Hanoune: la revolución palestina no murió y no morirá

“La escena de la firma del acuerdo de normalización en Washington entre (Israel), Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos es similar a la del Acuerdo de Oslo, una desviación peligrosa en relación con la causa palestina” sostuvo la jefa del Partido de los Trabajadores de Argelia (PT), Louisa Hanoune, en entrevista con Al Mayadeen.

  • Louisa Hanoune, jefa del Partido de los Trabajadores de Argelia (PT).
    Louisa Hanoune, jefa del Partido de los Trabajadores de Argelia (PT).

“La batalla que estamos dando es para recuperar cada centímetro de tierra palestina desde el mar hasta el río y la revolución palestina no murió y no morirá. A través de la unidad se logrará la victoria", expresó la jefa del Partido de los Trabajadores de Argelia (PT), Louisa Hanoune, en entrevista con Al Mayadeen.

“La escena de la firma del acuerdo de normalización en Washington entre (Israel), Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos es similar a la del Acuerdo de Oslo, una desviación peligrosa en relación con la causa palestina” sostuvo Hanoune.

La política argelina confirmó que "la firma llega en un momento en el que Trump está deambulando para encontrar la manera de mantenerse en su puesto, y lo mismo ocurre con Netanyahu, quien enfrenta casos de corrupción".

Señaló que "si no hubiera sido por la traición de los regímenes árabes y con ellos algunos medios árabes, la cuestión palestina no hubiera llegado a esta etapa de declive".

Hanoune agregó que "desde la agresión contra Iraq en 1991, el mundo árabe ha estado viviendo en declive y retroceso".

Afirmó que no le sorprendió el anuncio de la firma porque "se produjo a la luz de una crisis global que había desvelado la pandemia de Covid-19 y mostró la bancarrota de todos los regímenes, incluidos los que gobiernan el mundo".

El Acuerdo de Oslo es la segunda Nakba “catástrofe”

En otra parte de su entrevista, Hanoune consideró que "el acuerdo de Oslo abrió la puerta a lo que está pasando hoy en día porque el liderazgo palestino se vio obligado a hacer concesiones muy peligrosas.

Declaró que "el liderazgo palestino se vio obligado a hacer concesiones después que la causa palestina fuera abandonada por los regímenes vecinos que declararon lealtad a la administración estadounidense y a los imperialistas en general".

La titular del Partido de los Trabajadores de Argelia explicó que “el acuerdo de Oslo es para nosotros la segunda Nakba”.

Manifestó que “el paso emiratí no es nuevo y tiene casi 15 años y no será nuevo para el resto de regímenes árabes que también se normalizarán”.

Los regímenes árabes son responsables de la Nakba del 48

Señaló que "los regímenes árabes que impusieron su tutela al pueblo palestino están negociando para mantenerse en el poder y siempre están buscando apoyo externo, y esto fue declarado por Trump cuando dijo que el régimen saudita todavía sigue en el poder gracias a Estados Unidos".

Hanoune subrayó que "los regímenes árabes son responsables de la Nakba del 48".

Al respecto, explicó que "la firma que vemos unificó a las facciones palestinas y las hizo tomar posición sobre el acuerdo de Oslo".

La revolución es la solución a la causa palestina

Hanoune hizo hincapié en que "debemos volver a los principios sobre los que se fundó la revolución palestina en 1965 para luchar por un estado palestino unificado, y esto requiere unificación".

Agregó que "la revolución en todas sus formas y tipos es la solución al problema palestino y la revolución argelina es un ejemplo".

Explicó que "la causa palestina salió del marco árabe y existe una amplia solidaridad con ella en Estados Unidos, donde se lanzó una revolución contra el racismo".

Resaltó que "lo que está sucediendo no es un acuerdo de paz porque Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos nunca han luchado, y lo que pasó es un proceso de normalización".

"¿Qué esperamos de los regímenes que masacran al hermano pueblo yemenita, que contribuyeron a la destrucción de Iraq y Siria y quieren destruir El Líbano al servicio de los intereses estadounidenses y sus herramientas?", cuestionó.

Hanoune agregó que “no es posible hablar de una Liga Árabe a la luz de lo que estamos presenciando en términos de “israelización”, ya que dicha Liga se está transformando día a día en una Liga hebrea"

La Liga Árabe es una amenaza para los pueblos de la región

"La normalización no comenzó con los Emiratos Árabes Unidos, sino con otros países que controlaban la Liga Árabe", dijo Hanoune.

Consideró que "Argelia debe revisar su política exterior con respecto a los países que normalizaron sus lazos con (Israel), y la causa palestina debe ser la brújula para preservar nuestra identidad y nuestra revolución".

Hanoune enfatizó que lo que calificó como "Liga Hebrea" está tratando de convertir a Irán en enemigo en lugar de (Israel), porque Irán resiste al imperialismo y la entidad sionista".

Por lo tanto, dijo, "la Liga Árabe de hoy no representa una amenaza solo para el pueblo palestino sino para los pueblos de la región".

"Concluimos que no podemos esperar nada de la Liga Árabe después de las guerras destructivas contra Yemen e Iraq y el terrorismo internacional contra Siria y el papel que jugaron algunos países árabes en esto".

Señaló que "hay tensión en El Líbano y presiones después del incidente del puerto de Beirut para que ese país árabe renuncie a sus principios y posiciones en apoyo a la causa palestina y condene a Hizbullah".

La jefa del Partido de los Trabajadores de Argelia, expresó que "la apuesta hoy en día es por la solidaridad internacional y lo que vimos en términos de solidaridad entre Irán y Venezuela para enfrentar la piratería estadounidense es un destacado ejemplo".

Indicó que "a pesar de la persecución a la que está sometido el pueblo venezolano, no se han alejado de defender causas justas, incluida la causa palestina".

Hanoune declaró que está apostando por la "resistencia internacional" sobre el tema palestino.

Y dijo: Como argelina, declaró que me solidarizo con la causa palestina, es mi causa principal y está ligada a nuestra liberación nacional desde que estábamos bajo la ocupación francesa".

Detalló que "la fuente de nuestra preocupación con respecto a la penetración israelí es el continente africano en el que la entidad sionista ha estado tratando de irrumpir durante años con dinero debido a su difícil situación económica".