Iraq: muertos y heridos durante enfrentamientos entre manifestantes y simpatizantes de Al-Sadr

A seis aumentó este sábado la cifra de fallecidos por los enfrentamientos en la sureña ciudad iraquí de Nassiriya, mientras otras localidades adoptaron medidas de seguridad en previsión de más disturbios.

  • Protestas en Iraq.
    Protestas en Iraq.

La violencia entre partidarios del Movimiento Sadrista y lo que queda en pie de una sublevación popular antigubernamental iniciada en octubre de 2019 estalló este viernes.

En Nassiriya, activistas de las protestas antigubernamentales acusaron a los sadristas de disparar con munición real e incendiar tiendas de campaña en la plaza Habboubi.

Los choques continuaron hasta la noche que, según fuentes médicas citadas por la agencia iraquí de noticias, dejaron un saldo de seis muertos, cinco de ellos por heridas de bala y al menos 60 heridos.

Al respecto, las fuerzas de seguridad iraquíes impusieron un toque de queda general en la zona. El primer ministro iraquí Mustafá al-Kazemi, despedió al  jefe de policía en la gobernación de Dhi Qar, y ordenó la formación de un comité para investigar los hechos y declarar un toque de queda en la ciudad y cancelar las licencias para portar armas.

También adoptaron medidas excepcionales los directivos de los centros urbanos de Kut y Amara.

El Ministerio del Interior anunció el nombramiento del general de brigada de Policía, Odeh Salem Abboud, como comandante de la policía de Dhi Qar, según un comunicado del Director del Departamento de Medios y Relaciones del Ministerio del Interior, Mayor General Saad Maan.  

El viernes, miles de seguidores del movimiento sadrista acudieron en masa a la plaza Tahrir, en el centro de Bagdad, para participar en la oración unificada y la manifestación convocada por el Comité Central para supervisar las protestas populares en Bagdad y varias provincias iraquíes.  

Los medios iraquíes informaron que la "oración unificada" fue testigo de estrictas medidas de seguridad y salud, mientras que las fuerzas de seguridad tomaron medidas para brindar protección a los fieles.

Nassiriya ocupó un lugar importante dentro de las protestas masivas que comenzaron en octubre de 2019 contra un gobierno, al cual consideran corrupto, inepto y en deuda con el vecino Irán.

El 28 de noviembre de 2019, allí ocurrió uno de los incidentes más sangrientos del levantamiento popular, cuando alrededor de tres docenas de personas murieron como resultado de la violencia.

Las muertes provocaron indignación en todo Iraq y ocasionaron la renuncia del primer ministro Adel Abdel Mahdi.

Temas relacionados