Canciller de Irán insta a Estados Unidos a retomar acuerdo nuclear

La nueva administración de Washington tiene que tomar una decisión fundamental. Puede abrazar las políticas fallidas de la administración Trump y continuar por el camino del desprecio por la cooperación internacional y el derecho internacional.

  • Ministro de Exteriores iraní insta a Estados Unidos a retomar el acuerdo nuclear
    Ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, insta a Estados Unidos a retomar el acuerdo nuclear

Como candidato a la presidencia en 2016, Donald Trump prometió dejar de malgastar la sangre y el tesoro estadounidenses en guerras en Asia Occidental, escribió el canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif, en un artículo publicado en la revista Foreign Affairs.

Durante su mandato, Trump, en cambio, atrapó aún más a Estados Unidos en la región e inflamó las divisiones hasta el punto de que un incidente menor podría salirse rápidamente de control y conducir a una guerra mayor.

La nueva administración de Washington tiene que tomar una decisión fundamental. Puede abrazar las políticas fallidas de la administración Trump y continuar por el camino del desprecio por la cooperación internacional y el derecho internacional.

Un desprecio poderosamente evidente en la decisión de Estados Unidos en 2018 de retirarse unilateralmente del Plan de Acción Integral Conjunto, comúnmente conocido como el acuerdo nuclear con Irán, que había sido firmado por ese país, China, Francia, Alemania, Rusia, el Reino Unido y la Unión Europea apenas tres años antes.

O bien, la nueva administración puede desprenderse de los supuestos fallidos del pasado y tratar de promover la paz y la cortesía en la región.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, puede elegir un camino mejor poniendo fin a la fallida política de "máxima presión" de Trump y volviendo al acuerdo que abandonó su predecesor.

Si lo hace, Irán volverá igualmente a la plena aplicación de nuestros compromisos en el marco del acuerdo nuclear. Pero si, en cambio, Washington insiste en extraer concesiones, esta oportunidad se perderá.

Sin embargo, advierte la publicación que Algunos políticos y analistas occidentales siguen hablando de "contener" a Irán. Pero harían bien en recordar que, como actor poderoso en la región, Irán tiene preocupaciones, derechos e intereses legítimos en materia de seguridad, al igual que cualquier otra nación.

Deben reconocer esas preocupaciones en lugar de suscribir el manido engaño de que Irán no debe disfrutar de los mismos derechos que cualquier otra nación soberana. Siempre hemos dejado muy claro que responderemos positivamente a cualquier iniciativa de diálogo regional planteada de buena fe. "Para nosotros, la buena voluntad engendra buena voluntad", subrayó Zarif.

EN BUSCA DE UN NUEVO PARADIGMA

Las dos últimas décadas de implicación militar de Estados Unidos en nuestra región han causado un daño incalculable y han conseguido muy poco. Según el Instituto Watson de Asuntos Internacionales y Públicos, las guerras que siguieron a los atentados del 11-S se han cobrado directamente al menos 800 mil vidas, e indirectamente, muchas más. Desde 2001, al menos 37 millones de personas de la región se han visto obligadas a abandonar sus hogares.

Gracias a las invasiones de Estados Unidos y a la venta de armas, el vecindario de Irán se ha convertido en la región más militarizada del mundo.

Arabia Saudita, un país con una población nativa de solo 27 millones de habitantes, es el principal importador de armas del mundo, comprando principalmente a Estados Unidos. Los Emiratos Árabes Unidos (EAU), otro de los principales compradores de armas estadounidenses, no tiene más de 1,5 millones de ciudadanos, pero es el octavo comprador de armas del planeta. Estos países han utilizado las armas que han comprado para hacer llover muerte y destrucción sobre los civiles en Yemen, y la Casa Blanca les dio primero luz verde, bajo el presidente Barack Obama, y luego carta blanca, bajo Trump, para hacerlo.


Durante la presidencia de Trump, Washington llevó su predilección por el conflicto directamente a la puerta de Irán. El pasado mes de enero, Estados Unidos asesinó al general Qasem Soleimani, haciendo aún más inestable una situación ya de por sí tensa en una región plagada de violencia terrorista. El asesinato eliminó a un comandante líder en la lucha para hacer retroceder al llamado Estado Islámico (o ISIS) y a otros grupos militantes de Irak y Siria, y añadió un crimen imperdonable al ya largo registro de transgresiones de Estados Unidos contra Irán.

La presión contra Irán ha producido una y otra vez el resultado exactamente opuesto al que se pretendía.

Estados Unidos no puede deshacer fácilmente el daño que han causado sus acciones. Pero una nueva administración puede abordar un gran error de su predecesor, y es la retirada de Trump en 2018 del acuerdo nuclear con Irán.

El presidente estadounidense trató de torpedear un importante logro diplomático multilateral y luego inició una campaña de guerra económica contundente dirigida al pueblo iraní, castigando de hecho a Irán por su adhesión a un acuerdo respaldado por la ONU.

Las sanciones que la administración Trump impuso y reimpuso han hecho casi imposible que Irán importe incluso los artículos necesarios para hacer frente a la pandemia de la COVID-19. Pero estas dificultades no nos han obligado a rendirnos, ni han colapsado nuestra economía o cambiado nuestro cálculo estratégico.

Más bien, la presión contra Irán ha producido una y otra vez -y siempre producirá- exactamente lo contrario de su resultado previsto.

En 2005, por ejemplo, Estados Unidos y sus aliados exigieron que Irán renunciara al derecho a enriquecer uranio e impusieron injustamente sanciones a través del Consejo de Seguridad de la ONU.

Estados Unidos no puede insistir en que "lo mío es mío y lo tuyo es negociable" y esperar salirse con la suya con Irán.