EE.UU. rechaza un mundo multipolar

En su primer gran discurso sobre política exterior en la Conferencia de Seguridad de Munich, Alemania, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, enfatizó un enfoque firme hacia los tres principales enemigos del país: el histórico, Irán; el cíclico, Rusia; y el nuevo, China, opinó el portal Middleeasteye.

  • EE.UU. rechaza un mundo multipolar
    EE.UU. rechaza un mundo multipolar

Al declarar que la alianza transatlántica de Estados Unidos estaba nuevamente en funcionamiento, Biden dijo que la nación norteña y Europa deben "prepararse juntos para una competencia estratégica a largo plazo con China". 

Dijo que el Kremlin atacó nuestras democracias, utilizó la corrupción como arma y trató de debilitar la alianza de la OTAN, mientras que aseguró que las actividades desestabilizadoras de Irán en el Medio Oriente deben ser "abordadas".

Biden definió a China como el principal competidor y desafío de Estados Unidos en los próximos años, en marcado contraste con las opiniones aparentes del público estadounidense. 

Según una encuesta reciente de CBS, 54 por ciento cree que la principal amenaza a su forma de vida es interna y ocho de cada 100 citó amenazas extranjeras.

Independientemente de lo que piensen los estadounidenses, ¿es realmente prudente que el gobierno de Biden involucre de manera asertiva a esas tres potencias rivales al mismo tiempo? 

Eso implica una comprensión tenue de la realidad que enfrenta Estados Unidos; o, para decirlo más sin rodeos, transmite la impresión de que la circunvalación se ve afectada por una inmunidad colectiva al pensamiento crítico.

En la cima de su debilidad interna y externa, todavía sobrecargado en varios campos de batalla, y bajo amenaza dos pilares clave de su supremacía en décadas, el dólar como moneda de reserva global y la superioridad tecnológica, Estados Unidos parece decidido a asumir esos poderes simultáneamente.

El exsecretario de Estado Henry Kissinger, que concibió la histórica apertura estadounidense de 1972 a China contra la Unión Soviética antes de la victoria de Estados Unidos en la Guerra Fría, debe estar rascándose la cabeza

El resultado plausible de un enfoque tan confiado y arrogante es que China, Rusia e Irán intensificarán su cooperación contra lo que perciben como un intento estadounidense de preservar su supremacía global a cualquier costo. 

Las consecuencias pueden ser desagradables para los aliados de Washington en Asia, Oriente Medio y Europa. 

Establecer esas líneas rojas implica estar dispuesto a hacerlas cumplir. ¿Es este el caso de Estados Unidos en 2021?

Pero para el presidente ruso, Vladimir Putin; el chino, Xi Jinping, y el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, este enfoque es una bendición.

Los intereses políticos y de seguridad de Rusia en Ucrania y Belarrús (independientemente de si son legítimos o no) han sido cuestionados por Estados Unidos, al igual que sus intereses en el Medio Oriente (Siria) y a nivel nacional, con respecto al líder opositor Alexei Navalny y las protestas que acompañaron su detención. 

Al aislar aún más a Rusia, Estados Unidos, por el momento, probablemente pueda contar con el apoyo de la Unión Europea, en medio de un empeoramiento de las relaciones entre Moscú y Bruselas. 

Sin embargo, pese a la insistencia de Washington, Alemania no parece estar dispuesta a abandonar el gasoducto Nord Stream 2. 

Además, la dura postura de Bruselas hacia Moscú podría revisarse si Armin Laschet sucede a la canciller federal alamena, Angela Merkel.

Aunque Biden confirmó su intención de volver al acuerdo nuclear con Irán, parece querer imponer la narrativa de que el acuerdo fue violado por Teherán, en lugar de por Washington, y que, por lo tanto, corresponde a Irán regresar primero a las cláusulas del acuerdo, antes de que EE. UU. elimine las sanciones.

La realidad es todo lo contrario. Estados Unidos fue el primero en violar el acuerdo, con la salida formal decretada por el expresidente Donald Trump en mayo de 2018.

Irán solo redujo su cumplimiento un año después, como lo permite el artículo 36 del acuerdo, mientras ha reiterado que está listo para volver al cumplimiento total cuando Washington haga lo mismo, pero también ha emitido un ultimátum: si no se levantan las sanciones antes del 23 de febrero, detendrá la implementación voluntaria del protocolo adicional del Tratado de No Proliferación y prohibirá la presencia de inspectores internacionales. 

Por lo tanto, el tiempo se acaba para que Estados Unidos se reincorpore al acuerdo nuclear con Irán.

Al mismo tiempo, Biden ha enviado señales importantes al liderazgo iraní al detener el apoyo de Estados Unidos al esfuerzo bélico de Arabia Saudita en Yemen, al suspender las ventas de armas a Riad y Abu Dhabi, y revisar la designación de terror contra los hutíes de Yemen, movimientos que no deben ignorarse.

Es de esperar que los canales secundarios entre los dos lados ya estén funcionando para encontrar una hoja de ruta para salir del estancamiento

Pero la pregunta sigue siendo: entre Washington y Teherán, ¿quién necesita más una escalera para bajar del árbol?

Si bien la postura de Estados Unidos sobre el acuerdo nuclear con Irán es lógicamente cuestionable, es poco probable que los países europeos se distancien de él; después de todo, ni siquiera lo hicieron bajo Trump. 

Pero para Teherán, la posición europea es irrelevante. Rusia y China, por el contrario, parecen más inclinados a suscribir la lógica iraní. Es difícil decir si, y cómo, tales divisiones afectarán la efectividad futura del grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China más Alemania) que sellaron el acuerdo nuclear con Irán en 2015.

El patrón seguido con China es similar. Los asuntos que Beijing considera internos, como Xinjiang, Hong Kong, Taiwán y asuntos relacionados con su seguridad nacional, como el Mar de China Meridional, son abordados con firmeza por Washington, lo que corre el riesgo de dañar aún más una relación bilateral cada vez más difícil.

Se ha instado a Washington a una postura más dura hacia Beijing a través de un informe del Atlantic Council ampliamente leído, el Longer Telegram, que parece emular el telegrama de George Kennan en 1946 desde Moscú, que sentó las bases para la política estadounidense de contención hacia la Unión Soviética.

Lamentablemente, se trata de un análisis y recomendación cuestionables y, en algunos casos, peligrosos. 

Estos incluyen una lista de líneas rojas que China no debe cruzar: cualquier acción de armas nucleares, químicas o biológicas contra Estados Unidos de Corea del Norte donde se cree que China eludió adoptar medidas decisivas para prevenirlo; cualquier bloqueo económico chino o un gran ciberataque contra Taiwán; y cualquier acción hostil china importante en el Mar de China Meridional para reclamar y militarizar las islas, entre otros elementos.  

Establecer esas líneas rojas implica estar dispuesto a hacerlas cumplir. ¿Es este el caso de Estados Unidos en 2021? Las líneas rojas suelen restringir las opciones diplomáticas y políticas, corren el riesgo de desencadenar una escalada peligrosa o de perder credibilidad. 

La "línea roja" en el mandato de Obama sobre el uso de armas químicas en Siria en 2013 habla por sí sola.

De sus tres enemigos, Estados Unidos puede enfrentar las mayores dificultades con respecto a China, que es mucho más poderosa que Rusia o Irán. 

Además, la solidaridad de los aliados europeos y asiáticos de Washington en este caso parece mucho menos obvia.

Estados Unidos no parece dispuesto a aceptar un mundo multipolar; persevera en la creencia de que su lugar como líder mundial es el mismo que tenía después de 1945.

En noviembre pasado, con Biden ya elegido, China y otras 14 naciones de Asia y el Pacífico firmaron la Asociación Económica Integral Regional, el acuerdo de libre comercio más grande de la historia. 

Aliados históricos de Washington, incluidos Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur, sin importar cuán preocupados estén por las políticas supuestamente agresivas de Beijing, no dudaron en unirse al acuerdo

Los miembros de la UE firmaron recientemente un acuerdo igualmente importante con China sobre protección de inversiones.

Los aliados europeos y asiáticos de Estados Unidos están preocupados por el ascenso de China, pero no parecen inclinados a suscribirse al camino aparentemente asertivo que está adoptando la administración Biden. 

Por lo tanto, el problema es mucho más profundo que las políticas fallidas de Trump, ni puede resolverse ingenuamente rebobinando la película a la era de Obama. 

La política exterior de Estados Unidos necesita una profunda revisión cultural y es desconcertante que, hasta ahora, el equipo de Biden no parece inclinado en esa dirección.