"Israel" valora escenario de ataque al Líbano para frenar misiles de su Resistencia

 “Hizbullah nos ve tal como nosotros lo vemos, como aquellos que conspiran para atacarlo", afirma el profesor Eyal Zisser de Mizrahi, de la Universidad de Tel Aviv. 

  • "Israel" valora escenario de ataque al Líbano para frenar misiles de su Resistencia.

La decisión de "Israel" de comprar más armamento para la Fuerza Aérea y otros sistemas de defensa (junto con aviones de combate, helicópteros de asalto y aviones de reabastecimiento de combustible) incluye una mirada hacia el Norte, el Líbano, según el diario hebreo "Israel" hayom.

.-En su informe anual, el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional colocó la probabilidad de guerra con Líbano en primer lugar, más alta que la amenaza iraní.      

El último nombre dado por los expertos a ese probable conflicto en publicaciones y ejercicios, es "Primera Guerra del Norte", Siria (y posiblemente Iraq) también: la propia Siria puede actuar contra "Israel" para tomar represalias por Irán e Hizbullah.   

Aquellos que visitaron el área de Rosh Hanikra o Metula vieron los altos muros que se elevan a lo largo de la frontera, cuya intención es reducir la ventaja topográfica de los libaneses y dificultar los disparos de Hizbulah hacia territorio ocupado por el régimen de Tel Aviv.

   En el punto de vista del Ejército israelí  se incluye un asunto tan serio que el jefe de gabinete y su adjunto se encargan de abordarlo ellos mismos en discusiones continuas, planes y un seguimiento cercano de lo que está sucediendo en ambos lados de la frontera. 

   La opinión que prevalece en el ejército es que la amenaza de cohetes de precisión de Hizbullah es tolerable y se puede abordar, aunque algunos misiles golpeen a territorio ocupado, la pregunta es qué daño causarán.

   Todo esto debería conducir a un número mágico, que debería ser la línea roja de "Israel". 

   Una cifra más allá de la cual "Israel" no puede completar, y su cruce debería lanzar a las FDI a un ataque preventivo, con el criterio que su precio será menor que el de una guerra futura. 

   Hasta ahora, "Israel" lo ha evitado, aunque algunos expertos estiman en 500 los misiles de Hizbullah que apuntan a territorio ocupado y otros dicen que unos mil.   

La opinión predominante en el ejército y entre los expertos es que "Israel" debe definir sus propias líneas rojas, y el hecho de que aún no lo haya hecho es una falla grave que debe corregirse pronto. 

   El jefe de Gabinete dijo recientemente en discusiones cerradas que tiene la intención de hacerlo con el próximo gobierno. 

   "Hizbulah quiere alcanzar tal masa de precisión, que nos disuadirá de lidiar con él”, dice el general de brigada Eran Niv, jefe de la División Shiloah (Métodos de combate e innovación), cuya área de responsabilidad también incluye analizar la amenaza de los cohetes de la Resistencia libanesa. 

   Su división conecta los tres sistemas: el BMB (la campaña entre guerras, que es responsabilidad conjunta de la División de Operaciones, la División de Inteligencia y la Fuerza Aérea); "Estamos corriendo un sprint de 100 metros y un maratón al mismo tiempo", dice.

   "Aparte del programa nuclear iraní, esta es la mayor amenaza para 'Israel' en la actualidad", dice Niv. 

   Si Hizbullah cruza el umbral de la cantidad o calidad, se nos requerirá actuar. Es una decisión difícil, pero no podemos escapar de ella. Mientras tanto, estamos tratando de actuar de otras formas creativas que no les permitan llegar allí”.

   El periódico reseña  que "Israel" nunca lanzó un ataque preventivo contra un edificio de fuerzas enemigas con excepción de los bombardeos a reactores nucleares de Iraq, en 1981, y de Siria, en 2007, como parte de la Doctrina Begin, según la cual un estado enemigo no puede desarrollar armas atómicas, aunque Tel Aviv las posee. 

  Por el contrario, determinar una línea roja cuando se trata de cohetes de precisión es más difícil y esa amenaza existencial no existe en su forma clásica. 

   “Hizbullah nos ve tal como nosotros lo vemos, como aquellos que conspiran para atacarlo", afirma el profesor Eyal Zisser de Mizrahi, de la Universidad de Tel Aviv.