¿Quién generó la crisis diplomática, Jordania o “Israel”?

No está claro si la crisis diplomática es sólo el resultado de un mal juicio israelí, o si Jordania realmente la generó, señala columnista de Al Monitor.

  • Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí.
    Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí.

De acuerdo con un artículo escrito por el columnista de Al Monitor, Ben Caspit, se suponía que el 11 de marzo iba a suponer una importante victoria diplomática para el primer ministro Benjamín Netanyahu a menos de dos semanas de las cruciales elecciones del 23 de marzo. 

.- Jordania: Príncipe Heredero cancela visita a Al-Aqsa 

En horas de la mañana estaban se produciría una visita de dos horas a los Emiratos Árabes Unidos (EAU), donde debía reunirse con el príncipe heredero emiratí, Mohammed bin Zayed Al Nahyan. 

De vuelta a “Israel”, detalla Caspit, le esperaba una reunión por la tarde con los primeros ministros Viktor Orban, de Hungría, y Andrej Babis, de la República Checa, exactamente una semana después de haber recibido una breve visita de los primeros ministros de Dinamarca y Austria. La diplomacia de alto riesgo de Netanyahu, apunta el columnista, pretendía reflejar su eslogan electoral: los políticos son una docena, pero sólo hay un Netanyahu. Está en una clase propia.

Sin embargo, los planes se torcieron. Y lo que es peor, el contratiempo puso de manifiesto las profundas tensiones existentes entre “Israel” y Jordania, lo que avergonzó a Netanyahu en un momento especialmente inoportuno. 

Jordania se negó a aprobar la ruta de vuelo sobre su territorio. Los sauditas rechazaron las peticiones de permitir que el avión sobrevolara su territorio, y Netanyahu decidió finalmente posponer su viaje, llamando al príncipe heredero para disculparse.

En opinión de Caspit, el desencadenante de este embarazoso incidente se produjo la víspera por una visita prevista del príncipe heredero de Jordania, Hussein, para asistir a una oración especial en Haram al-Sharif, en Jerusalén, el tercer lugar más sagrado del Islam, venerado también por los judíos en el lugar de su antiguo Templo. 

Jordania notificó a “Israel” la visita sólo dos días antes, alegando el carácter espontáneo de la decisión del príncipe. En cualquier caso, cuando la delegación de docenas de jordanos -muchos de ellos guardaespaldas- llegó en autobús desde Jordania, surgió un profundo desacuerdo entre su equipo de seguridad y la agencia israelí Shin Bet, encargada de proteger el evento.

Los jordanos esperaron con la esperanza de que el problema se resolviera rápidamente. Al no ser así, se dieron la vuelta y regresaron a Ammán, donde el Palacio Real emitió una furiosa declaración. Esto, a su vez, preparó el terreno para que una serie de funcionarios jordanos explicaran hasta qué punto se habían deteriorado las relaciones bilaterales en los últimos años y la finalidad del boicot que el palacio ha impuesto a cualquier contacto con Netanyahu. "Ni el rey ni ninguna otra figura de alto nivel han devuelto las llamadas telefónicas de Netanyahu desde hace años", dijo a Al-Monitor una fuente relacionada con el palacio de Ammán bajo condición de anonimato.

Mientras que las relaciones entre el rey Abdullah y Netanyahu son frías en el mejor de los casos, las relaciones jordanas con los rivales políticos de Netanyahu -el ministro de Defensa, Benny Gantz, y el ministro de Asuntos Exteriores, Gabi Ashkenazi- aparentemente siguen siendo cordiales. 

"Gantz es el único que habla con el rey de vez en cuando", admitió la fuente en Ammán. Es más, los organismos de defensa de ambas partes mantienen una estrecha coordinación y cooperación, independientemente de las tensiones diplomáticas y políticas.

Cuando Jordania acabó cediendo a la presión israelí y aprobó el sobrevuelo de Netanyahu a los EAU, ya era demasiado tarde. Mientras tanto, los funcionarios israelíes criticaron al Shin Bet por su inflexible gestión de la visita del príncipe heredero a Jerusalén y por no haber suavizado la disputa y haber evitado avergonzar a Hussein. La agencia de seguridad rechazó las afirmaciones.

A su vez, una fuente de seguridad familiarizada con el incidente dijo a Al-Monitor bajo condición de anonimato que el tiempo de preparación fue corto. "La noticia de sus planes sólo llegó un día o dos antes. Todo estaba coordinado entre su delegación y los funcionarios de seguridad israelíes; todo estaba acordado de antemano. Por desgracia, cuando llegaron, resultó que no se atenían a los acuerdos que habíamos alcanzado. “Israel” trató de acomodarse a ellos en la medida de lo posible y adaptar la mejor respuesta de protección, pero no olvidemos que estamos hablando del punto más explosivo del mundo que podría arder en cualquier momento e incendiar Medio Oriente”.

Al parecer, los jordanos querían rodear al príncipe con muchos guardias fuertemente armados, mientras que los israelíes temían que tal despliegue desatara tensiones. Los jordanos también se negaron a que se reforzara la presencia de seguridad del Shin Bet, alegando que violaría la soberanía de la monarquía y que Israel no tiene soberanía sobre las mezquitas del lugar en disputa.

Un antiguo funcionario del Shin Bet dijo a Al-Monitor bajo condición de anonimato: "Se trataba de una situación especialmente compleja, con un personaje real entrando en un lugar lleno de gente que no ha sido sometida a un control de seguridad y cuando cualquiera que quisiera arrojarle algo podría desencadenar otra intifada, como ocurrió tras la visita del difunto primer ministro Ariel Sharon al Monte del Templo en 2000". 

Esa visita al lugar desencadenó violentas protestas que culminaron en el segundo levantamiento palestino contra "Israel", que duró cinco años.

Una alta fuente diplomática israelí, que también habló bajo condición de anonimato, ofreció una explicación adicional para las acciones jordanas. "Hace tiempo que los jordanos se sienten frustrados por la política de Netanyahu, por la relativa frialdad con la que se ha dirigido al rey en comparación con los esfuerzos que ha invertido en los Estados del Golfo", dijo la fuente.

Asimismo, señaló otros incidentes que habían agriado las relaciones bilaterales, como la cálida bienvenida de Netanyahu a un guardia de seguridad que había matado a tiros a un jordano en la embajada israelí en Ammán en 2017, y la decisión de “Israel” ese mismo año de colocar detectores de metales por los que tendrían que pasar los fieles a la entrada de las mezquitas de Haram al-Sharif. "No descarto que todo el incidente del 10 de marzo fuera una trampa diseñada para provocar una explosión", dijo la fuente.

Un antiguo miembro de la seguridad israelí sugirió ver el incidente en un contexto más amplio de la creciente popularidad del príncipe, de 26 años, a medida que alcanza la plenitud y asume cada vez más funciones de liderazgo. 

"El hecho de que la solicitud de la visita llegara sólo dos días antes y justo un día después de que concediera entrevistas en los medios de comunicación jordanos y declarara que 'Jerusalén es una línea roja en lo que respecta al Reino Hachemita' demuestra que todo el asunto estaba planeado y que el príncipe quería un incidente. Incluso esperó en Jordania para obtener la luz verde de su gente de seguridad y no cruzó él mismo a “Israel”. Es posible que hayan buscado una explosión para aumentar la popularidad en casa", dijo la fuente de seguridad, que habló bajo condición de anonimato.

Una explosión diplomática es lo último que necesita Netanyahu mientras lucha por su futuro político de cara a las elecciones del 23 de marzo. Había invertido enormes esfuerzos en la organización de la foto de Abu Dhabi. Después que el asesor de seguridad nacional, Meir Ben-Shabbat, no lograra convencer a los emiratíes de que recibieran a Netanyahu poco antes de las elecciones israelíes, éste recurrió al director del Mossad, Yossi Cohen, y le pidió que utilizara todo su encanto para persuadir al príncipe heredero. 

El compromiso fue embarazoso, pero Netanyahu decidió morder la bala: En lugar de ser recibido con todos los honores en el Palacio Real, se reuniría con el príncipe heredero en el aeropuerto y regresaría a “Israel” justo después. Ahora todo lo que puede hacer es lamentar la reunión que nunca fue.