Alianza Ruso-China clave para la paz mundial

Es probable que Estados Unidos trate de impedir el acercamiento entre China y Europa cuya ocupación militar y avasallamiento es la base de su Supremacía Mundial.

  • Alianza Ruso-China clave para la paz mundial
    Portaavión estadounidense.

 

Los especialistas en Política Internacional saben bien que los Estados Unidos son el mayor peligro para la Paz Mundial. La incógnita es saber hasta qué punto de agresividad está dispuesto a llegar el Deep State (mafia financiera/industrial que, de modo permanente, gobierna allí) para evitar la pérdida de la hegemonía.

La supremacía mundial la adquirieron con la Conquista militar de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Territorio era y sigue siendo la mayor potencia industrial, científica y el mercado con mayor poder adquisitivo del Mundo.

Después de la batalla de Kursk (julio 1943), la mayor de la historia, no había nada sustancial que pudiera impedir el avance de las tropas rusas hasta los Pirineos. De la enorme potencia de la Wehrmacht sólo quedaban fragmentos dispersos que no podían frenar el avance del ejército ruso.

El criminal bombardeo con 3 000 aviones que sufrió la ciudad de Dresde durante tres días, que provocó 250 mil muertos; y en la que ya no estaba el ejército ruso, cuyas tropas se encontraban a pocos kilómetros de allí; parece que tenía el propósito de demostrar a Stalin el poder destructivo de la supremacía aérea de los angloamericanos; en caso de que se sintiese tentado a usar la innegable superioridad terrestre de Rusia para liberar primero a Paris. 

El desembarco en Normandía tenía como propósito llegar a Paris primero que los rusos; eso explica la abstención de Von Rustedt en cuanto a usar las 12 divisiones de infantería que tenía en reserva para rechazarlo. Esto explica la petite histoire que hay detrás de la súbita Supremacía Mundial de Estados Unidos.

La OTAN no es otra cosa que la ocupación militar de Europa por la Casa Blanca y el modo de hacer pagar a Europa por la ocupación extranjera y obligarla a gastar un 2 % de su Producto Interno Bruto (PIB) en compras de armamento al Complejo militar-industrial que, en Estados Unidos mantiene en pie la economía de guerra que dura desde que Roosevelt la usó como la receta keynesiana para salir de la Gran Depresión.

El panorama europeo ya está cambiando y con ello la base de la supremacía de Estados Unidos. La Unión Europea no es más que la máscara política de la OTAN; pero por mucho que Bruselas se esfuerce, no puede impedir el acercamiento económico entre la China y el Viejo Continente, porque es un asunto dictado por la Ley Universal de la atracción gravitacional. 

Washington hace ya un rato que dejó de ser el mercado con mayor poder de compra. Ahora son en ese orden Europa y China. Es natural que, por la ley universal de gravedad, ambas economías se atraigan. Beijing está consciente de eso; por lo cual desarrolla el megaproyecto de conexión conocido como la Iniciativa de la correa de transporte o como la Nueva Ruta de la Seda. 

Es probable que EE.UU. trate de impedir el acercamiento entre ambas partes cuya ocupación militar y avasallamiento es la base de su supremacía mundial. De ahí el cultivo mediático de puntos de conflicto entre Estados Unidos y China, con la sólita charlatanería sobre democracia y libertad en territorios que pertenecen a China: Hong Kong, Tauwan, Xinjiang, etc.

Por muy fuertes que se sientan en el Pentágono saben muy bien que, sus costosísimos porta aviones (17 millardos por unidad) no pueden prevalecer contra la superioridad misilística de los adversarios en caso de una alianza entre China, Rusia y digamos Irán. Lo de Irán es porque el eje de la política norteamericana en el cercano Oriente es proteger a “Israel”.

Como en Washington o Tel Aviv no están tan locos como para desencadenar una guerra que van a perder, una alianza entre esos tres países frenaría en seco todas las provocaciones con potencial de convertirse en la chispa que provoque la guerra caliente que Estados Unidos perdería. Solo una Alianza entre la economía más dinámica y la potencia militar más moderna, pueden devolver la tranquilidad y garantizar la Paz Mundial.