Senador Graham emerge como "patrocinador" de la resistencia afgana

No hay indicios de que la administración Biden esté dispuesta a ayudar, pero el senador republicano no está solo en su partido.

  • Senador estadounidense Lindsey Graham.
    Senador estadounidense Lindsey Graham.

El senador estadounidense, Lindsey Graham, conocido por sus incursiones en el Capitolio y su apoyo a Donald Trump, tiene una nueva causa célebre estos días: afirma ser el presidente legítimo de Afganistán.

Después de que los Talibán se hicieran con el poder en Kabul, el senador republicano de Carolina del Sur empezó a trabajar entre bastidores para conseguir apoyo en los círculos de política exterior de Washington para Amrullah Saleh, líder de la oposición afgana que encabeza la resistencia antitalibán con base en la provincia nororiental de Panjshir.

En un intento de legitimar la oposición talibán, Graham ha estado trabajando para poner en contacto a Saleh y a Ahmad Massoud, el comandante de 32 años de las fuerzas de la resistencia de facto, con diplomáticos de alto rango del Reino Unido e India, así como con influyentes figuras de los medios de comunicación.

Graham le consiguió a Saleh un espacio el 27 de agosto en el programa de Sean Hannity en Fox News, donde suplicó la ayuda estadounidense mientras sus fuerzas intentan reforzar los restos del gobierno afgano respaldado por Estados Unidos que se derrumbó el mes pasado.

Varios legisladores y grupos de presión informaron a POLITICO de los esfuerzos de Graham, y el propio senador confirmó su trabajo con su característico estilo desenfadado.

Este tipo de relaciones públicas independientes de un senador del partido minoritario subraya el precario estado del debate en Washington sobre el compromiso con el gobierno dirigido por los Talibán en Kabul. También muestra que, incluso con Trump fuera del poder, el gregario Graham tiene una capacidad única para influir en la maquinaria política de la capital.

"Quiero que su voz salga", dijo Graham sobre Saleh en una entrevista esta semana. "Voy a ir a por todas. Los Talibán tienen a nuestro pueblo como rehén. Son un grupo terrorista. Son un grupo yihadista radical. Y si les damos poder, nos perjudicará en todo el mundo".

Graham cuenta su trabajo con el diputado Michael Waltz (republicano de Florida), un ex boina verde con experiencia de combate en Afganistán que consiguió que Massoud fuera contratado en otro programa de Fox News la semana pasada.

Segíun POLITICO, la prisa de los talibanes por cortar el servicio de telefonía móvil e Internet en la región echó por tierra esa aparición.

Lo cierto, según la publicación, es que hasta ahora no hay indicios de que la administración de Biden esté dispuesta a ayudar a la resistencia de Panjshir, sobre todo teniendo en cuenta su tambaleante situación tras ser invadida por los Talibán.

Prestar el apoyo de Estados Unidos a las fuerzas de Saleh y Massoud significaría volver a meterse en una guerra de la que el presidente Joe Biden ha dejado claro que quiere salir, y podría arriesgar unas relaciones aún más tensas con los Talibán, con los que Estados Unidos necesita ayudar a facilitar las evacuaciones restantes. Biden también ha dejado claro que los Talibán deben trabajar para evitar que el país se convierta de nuevo en un refugio seguro para los grupos terroristas que buscan atacar la patria de Estados Unidos, indica POLITICO.