Al Nakhalah: No dejaremos a nuestros prisioneros como víctimas en manos de la ocupación

El secretario general del Movimiento Jihad Islámica, Ziyad al-Nakhalah, señaló que el movimiento apoyará con todo lo que tiene, incluso si esto requiere liberar una guerra por ellos. "Ningún acuerdo u otra consideración nos impedirá cumplir con tal fin", afirmó.

  • Ziyad al-Nakhalah, secretario general del Movimiento de la Jihad Islámica Palestina.
    Ziyad al-Nakhalah, secretario general del Movimiento de la Jihad Islámica Palestina.

El secretario general del Movimiento Jihad Islámica, Ziyad al-Nakhalah, enfatizó que el movimiento "no dejará a sus hijos en las cárceles sionistas como víctimas a manos del enemigo".

Por medio de un comunicado, Al-Nakhalah dijo que el movimiento "apoyará a los prisioneros  con todo lo que tiene, incluso si esto requiere liberar una guerra por ellos, y ningún acuerdo u otra consideración nos impedirá  cumplir con tal fin".

La declaración de Al-Nakhalah  fue precedida por el anuncio del movimiento de que unos 150 de sus prisioneros iniciaron una huelga de hambre abierta, considerando que la misma es un paso en la escalada gradual aprobada por los prisioneros  en las cárceles, en su batalla contra la la administración penitenciaria y el servicio de inteligencia israelí "Shin Bet".

El portavoz de la Jihad Islámica en Cisjordania, Tariq Ezz El-Din, dijo en un comunicado este miércoles que "la batalla de los prisioneros es la de cada palestino y persona libre en este mundo, y que apoyar a los prisioneros es un deber nacional sagrado ".

Hizo un llamado al pueblo palestino en todos sus lugares de residencia, y a las comunidades palestinas en varios países del mundo, para que desempeñen su papel de apoyo a los prisioneros".

En este contexto, el responsable del Club de Prisioneros Palestinos, Qaddoura Fares, informó que la ocupación ha aislado a más de 100 prisioneros en celdas como parte de sus medidas de represalia.

En entrevista con Al Mayadeen, Fares confirmó que la ocupación devolvió a algunos prisioneros a las habitaciones quemadas, describiéndolas como cuevas.