Opinión - Artículos

Ochocientos mil es un número grande y si se trata de personas puede ser la cantidad de habitantes de una ciudad y hasta de un país, o la cifra de miembros de un movimiento social o político. Es de esperar que en una democracia, que se cancele abruptamente, por decisión unipersonal de un gobernante, algo que ochocientas mil personas se habían propuesto hacer, debería generar encendidas protestas en las calles y largos debates en los medios de comunicación y en el parlamento.

El hoy presidente nació en Placetas, Villa Clara, en 1960. Al igual que el vicepresidente que fuera electo junto a él, Salvador Valdés Mesa, son los primeros dirigentes cubanos en alcanzar las máximas responsabilidades del gobierno sin haber participado en la guerra de liberación. Ello no significa que no sean personas probadas y muy experimentadas como líderes revolucionarios. Constituyen el núcleo de la renovación generacional que se produce en la isla y debe culminar en 2021, cuando Raúl Castro deje el cargo de primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC).

El mundo sería un lugar más tranquilo si John Bolton dejara de hablar al oído del impredecible Donald Trump. No nos apuremos. Parecería que esto está sucediendo.

Hoy día, los estadistas prefieren creer que un conocimiento funcional del Corán puede resultar más útil. En verdad, la historia puede ser un mejor indicador de los asuntos de los hombres y mujeres que eligen decidir el futuro de la región. Pero eso sería demasiado pedir, cuando los sucesores de Woodrow Wilson prefieren las dádivas de dinero, un “trato del siglo”, y hablan de “problemas” y “negatividad” en los pasillos de un hotel de Bahréin.

Hace apenas tres días la relatora especial de Naciones Unidas para Birmania, Yanghee Lee, quien tiene prohibida la entrada a ese país, informó que la situación de unos 128 mil miembros de rohingyas que son mantenidos en campos de concentración, aldeas y guetos urbanos en el estado de Rakhine está empeorando día tras día.

El presidente ha insistido en que el cambio climático es una farsa y un complot chino, no obstante las evidencias mostradas por los científicos, incluso, sus Fuerzas Armadas lo toman muy en serio, aunque por razones militares.

Estados Unidos ha anunciado que continuará incrementando sus ataques, tanto a Venezuela como a sus aliados. La última medida unilateral de fuerza tuvo lugar el jueves con la sanción a la empresa cubana Cubametales por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros por comerciar petróleo con Venezuela. Esta medida se suma a lista de, entre otras acciones, robos de activos, bloqueos de cuentas, sanciones a empresas, que comenzó años atrás y durante este 2019 se incrementó mes a mes ante el silencio de gobiernos y organismos internacionales.

Si bien la responsabilidad de Occidente en el drama libio es incontrastable, tanto Europa que lucha para impedir la llegada de nuevos refugiados y Estados Unidos que parece beneficiarse de la crisis europea producida por estos flujos humanos, nadie parece recapacitar que hay un millón 200 mil seres humanos entre el mar y la sangre.

Las fuerzas armadas israelíes refuerzan sus políticas represivas con el objetivo de detener las crecientes protestas de los palestinos.