Opinión - Artículos

Agreguemos otro dato duro, en doble acepción. En pocos años se sucedieron golpes de estado en Paraguay, Brasil y ahora Bolivia. El más reciente llega desnudo de disfraz institucional. No hay juicio político exprés como contra el expresidente paraguayo Fernando Lugo ni impeachment fundado en delitos inexistentes como contra Dilma Rousseff. Hay violencia pura, ataques armados con protagonismo policial y militar, amenazas de muerte, linchamientos, viviendas quemadas, una alcaldesa vejada a niveles inhumanos.

Aunque he traducido y distribuido este documento lo más ampliamente posible, considero que las preguntas que se hacen hoy en nuestra región distan de ser conceptos y estrategias claras, escritas y publicadas.

Lula Libre es un festejo y un aliento, para los que pelean en Chile, en Haití, en Honduras, en Panamá y en Palestina.

"Nosotros nunca perdimos las esperanzas de la salida de Lula, primero porque es inocente y nosotros creemos que la verdad puede estar enfermar, pero no muere, entonces ella prospera", declaró a Prensa Latina la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann.

El caos que se trata de imponer durará hasta que terminen las elecciones presidenciales en Estados Unidos y Washington reorganice su agenda preparándose para importantes y grandes arreglos y compromisos.

Los modelos neoliberales sucumben y tambalea el imperio. En este escenario los pueblos en sus conocimientos de más largo alcance, hacen parte de modelos de civilización sincréticos. Que son respuesta para el integrismo político del capitalismo en quiebra.

El autodenominado líder de la “revuelta popular”, Luis Fernando Camacho, esconde un oscuro pasado de violaciones éticas, oculta evasiones de impuestos al fisco, es salpicado por los llamados Panama Papers, un entramado donde poderosos de muchos países ocultan sumas de malversaciones y lavado de dinero de procedencia dudosa, en la mayoría de los casos, el robo a sus compatriotas.

Hizbullah también teme los intentos de Estados Unidos, además de las Fuerzas Libanesas, Walid Jumblatt y varios partidos para desviar el rumbo de las manifestaciones en contra de la Resistencia. Cree que un gobierno tecnócrata significa su salida del gobierno y la incapacidad de controlar el trabajo del gobierno, especialmente en lo que respecta a la Resistencia y la ecuación clave de "Ejército-Pueblo-Resistencia".

La lucha de hoy, como la de todas las épocas, es por otro mundo que sea la antítesis de este que ofrece el capitalismo. En ese aspecto, Cuba es algo más que un ejemplo.

Cargar Más