Luis Beatón

Periodista cubano, ex corresponsal de PL en Estados Unidos

Estados Unidos: un “invento chino” divide a estadounidenses

El cambio climático certificado por científicos y diversos estudios, y que el presidente Donald Trump considera como “un invento chino” para afectar a Estados Unidos, divide y a la vez junta a los estadounidenses.

Estados Unidos: un “invento chino” divide a estadounidenses.

El cambio climático certificado por científicos y diversos estudios, y que el presidente Donald Trump considera como “un invento chino” para afectar a Estados Unidos, divide y a la vez junta a los estadounidenses.

En los últimos meses el asunto ocupó la atención tanto de republicanos como de demócratas como muestra una carta enviada al presidente por docenas de ex militares y oficiales de inteligencia quienes le advirtieron a Trump que no establezca un panel de la Casa Blanca para contrarrestar los hallazgos de científicos gubernamentales sobre las amenazas del cambio climático.

Los funcionarios describieron el fenómeno como un "multiplicador de amenazas" que podría empeorar los problemas de seguridad existentes.

"No hay un solo problema que los republicanos y los demócratas estén más divididos ahora que sobre el cambio climático", estima Dan Cox, un analista del American Enterprise Institute.

Una reciente encuesta mostró que el 71 por ciento de los demócratas estiman que el fenómeno es un "problema grave" que requería la adopción de medidas, mientras que el 15 por ciento de los republicanos dijo lo mismo, según el informe.

Asimismo el 47 por ciento de los consultados independientes señaló que consideraría el cambio climático como un problema grave e indicó que era necesario tomar medidas.

Algunos analistas consideran que Trump ayuda a una división partidista en el tema en momentos que el mismo emerge en el centro de plataformas políticas para los comicios presidenciales de 2020 como mostró el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, al anunciar su postulación a la presidencia.

Pero en el lado republicano el líder del partido, Trump, sale y dice que “esto es un engaño, que es un engaño chino".

El mandatario expresó repetidamente sus dudas sobre la investigación sobre el cambio climático y el calentamiento global. Recientemente sugirió en un tweet que las temperaturas de congelación en el medio oeste no podrían haber ocurrido frente al calentamiento global.

Las apelaciones en contra de lo que propaga el mandatario no faltan y son muchos los que llaman a dejar de lado la política y permitir a las agencias de ciencia y seguridad nacional hacer su trabajo.

Pero, al parecer, la Casa Blanca se atrinchera tras la ignorancia y anuncia la creación de un grupo ad hoc de científicos federales para reevaluar y contrarrestar las conclusiones sobre el problema ambiental.

Trump siempre ha puesto en duda la existencia y los efectos del cambio climático. A fines del año pasado, restó importancia a un informe del gobierno sobre el tema, y dijo a los periodistas que no cree en sus advertencias sobre los impactos económicos del cambio climático.

Según sondeos, el apoyo público a programas ambientales a mayor escala aumentó en los últimos años.

Una encuesta Gallup de marzo de 2018 encontró que el 62 por ciento de los adultos encuestados opinó que creía que el gobierno federal estaba haciendo "muy poco" para proteger el medio ambiente, un aumento de 14 puntos comparado con una encuesta similar en 2010.

El asunto tocó las puertas del Senado cuando hace pocos días el líder de la minoría, el demócrata Charles Schumer, anunció que esa bancada presentará un proyecto para crear un comité en ese órgano sobre el cambio climático.

Este comité, si pasa la oposición republicana, deberá celebrar audiencias sobre el asunto y elaborar una legislación para enfrentar el problema, apuntó.

El diferendo crece cuando incluso algunos republicanos como la senadora Lisa Murkowski (R-Alaska) plantean un desafío a Trump al afirmar que el problema ambiental está "impactando directamente" en el modo de vida de su estado natal.

"Está impactando la subsistencia. Está impactando la seguridad alimentaria. Sin duda, está afectando nuestra economía con nuestras pesquerías ", dijo Murkowski, presidenta del Comité Senatorial de Energía y Recursos Naturales, en la primera audiencia del panel dedicada este año al cambio climático.  

Recientes estudios muestran que la población de peces disminuye a medida que los océanos se calientan, lo cual pone en riesgo una importante fuente de alimentos e ingresos para millones de personas en todo el mundo. 

Un estudio publicado el 28 de febrero en la revista Science reveló que la cantidad de alimento marino que los humanos podrían capturar de manera sustentable entre una amplia gama de especies disminuyó un 4,1 por ciento de 1930 a 2010, un efecto del cambio climático ocasionado por el ser humano.

El pescado constituye el 17 por ciento del consumo de proteína animal de la población mundial, y hasta el 70 por ciento en el caso de las personas que viven en países costeros o isleños, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). 

Estas opiniones y guarismos no son un “invento chino” como plantea Trump, son realidades que se abren paso en el mundo y Estados Unidos, país situado entre los principales emisores mundiales de gases de efecto invernadero y también víctima del fenómeno.