Ecuador: Lenín Moreno traslada sede de gobierno a Guayaquil, en las calles siguen las protestas (+Fotos)

En una corta alocución de 3,38 minutos, el primer mandatario, acompañado del vicepresidente, Otto Sonnenholzner; del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, y por altos mandos militares, dijo que no hay marcha atrás con las medidas, porque fue una decisión correcta.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, traslada a Guayaquil sede del gobierno
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decidió trasladar la sede del gobierno de Quito a Guayaquil, donde también se llevan a cabo marchas desde el pasado 3 de octubre, cuando entró en vigencia, por decreto, la eliminación del subsidio a la gasolina extra y el diésel, una de las medidas más rechazadas por las actuales protestas populares en el país.
 
En una corta alocución de 3,38 minutos, el primer mandatario, acompañado del vicepresidente, Otto Sonnenholzner; del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, y por altos mandos militares, dijo que no hay marcha atrás con las medidas, porque fue una decisión correcta.
 
Sobre los actos violentos a nivel nacional, dijo que no es una manifestación de descontento social. Los saqueos y el vandalismo demuestran que hay decisión para romper el orden democrático, aseguró. Aquellos que actúan con la intención de agredir son individuos pagados, dijo el presidente Moreno.
 
 
Organizaciones indígenas, campesinas, de estudiantes y trabajadores de Ecuador mantienen la protesta como instrumento central en rechazo a medidas económicas anunciadas por el gobierno nacional.
 
Cuando se cumplen seis días de movilizaciones, varias ciudades del país sudamericano viven momentos de tensión porque en las calles se exige el fin de las reformas tributarias y laborales consideradas neoliberales, mientras el ejecutivo insiste en que no habrá marcha atrás en las disposiciones.

 

En Quito, ante la cercanía de cientos de manifestantes y la llegada de representantes de pueblos y nacionalidades indígenas, para sumarse al paro, fue evacuado el Palacio de Carondelet, donde radica la presidencia de la república, que permanece bajo fuerte custodia de las Fuerzas Armadas.

 

El Estado de Excepción, declarado por el mandatario por 60 días y limitado a 30 por la Corte Constitucional, cuando los movilizados insisten en permanecer en las calles hasta la derogación de la disposición de liberar los precios de los combustibles, que ya provocó alzas en las tarifas del transporte público y en alimentos de la canasta básica.

Las protestas las marcan una represión policial, denunciada en las redes sociales por organizaciones y personas allegadas a las víctimas.

Por su parte, dirigentes sociales indican que los levantamientos responden al rechazo al paquetazo impuesto, a su juicio, para estar a tono con las recetas habituales utilizadas por el Fondo Monetario Internacional, con el cual el ejecutivo negoció un préstamo de más de cuatro mil millones de dólares este año.

La tensa situación ha afectado sectores como el turismo, la educación con la suspensión de clases desde el jueves último, la producción petrolera y de manera general la economía, ya resentida, por la inestabilidad en el funcionamiento de comercios.

En ese contexto, las autoridades dan cuenta de más de 400 detenidos, pero no se han publicado cifras oficiales de heridos o fallecidos por las protestas.

 

En contraste, en las redes sociales circulan videos donde se muestran incidentes entre manifestantes y efectivos policiales, con saldo de civiles muertos.

Las seis jornadas de movilizaciones son el preámbulo de una gran huelga nacional convocada mañana.

 

TEMAS RELACIONADOS

Rechazan violencia policial durante protestas en Ecuador

Protestas en Ecuador