Rusia comienza a bombear suministros de gas a China

China y Rusia inauguraron este lunes el gasoducto “Fuerza de Siberia” que suministrará gas ruso al gigante asiático.

  • El presidente de Rusia, Vladimir Putin, habla con el presidente de China, Xi Jinping, a través de un enlace de video, 2 de diciembre de 2019. Foto: Xinhua

Rusia comenzó a bombear gas a China este lunes, a través del gasoducto Power of Siberia, también conocido como la Ruta Oriental. Mediante teleconferencia, el presidente ruso Vladimir Putin, y su homólogo chino Xi Jinping, participaron en la ceremonia de lanzamiento, según explicó el Kremlin en un comunicado publicado en su web oficial.

“Doy permiso” para abrir el grifo, dijo el presidente ruso, durante la videoconferencia. Xi Jinping, por su parte, exclamó: “Vámonos”.

Putin, quien catalogó el evento como "realmente histórico” para ambos países dijo que “llevará la cooperación estratégica ruso-china a un nuevo nivel”.

Al tiempo que Xi Jinping destacó que "el desarrollo de las relaciones chino-rusas es y será una prioridad de la política extranjera de cada uno de nuestros países”.

La infraestructura requirió una inversión de 55.000 millones USD.

"Este año es el aniversario 70 del establecimiento de relaciones diplomáticas (entre Rusia y China). Y este año comenzaremos a suministrar gas ruso a China", aseguró el mandatario ruso.

El lanzamiento del oleoducto marca una nueva etapa en las relaciones bilaterales entre los dos países.

El mantario chino apuntó que "la ruta oriental del gasoducto ruso-chino es un proyecto histórico en la cooperación energética bilateral, sirve como modelo de integración profunda de la cooperación mutuamente beneficiosa entre nuestros países".

En mayo de 2014, el consorcio energético ruso Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) firmaron un acuerdo para el suministro de gas ruso durante 30 años al gigante asiático a través de la ruta oriental, que abarca una sección de 3 mil kilómetros en Rusia y otra que atraviesa 5 mil 111 kilómetros en China.

El gasoducto transfronterizo prevé suministrar más de un billón de metros cúbicos de gas natural en los próximos 30 años.

A partir de 2020, el proyecto proporcionará 5 mil millones de metros cúbicos de gas y esta cifra subirá a 38 mil millones de metros cúbicos de gas natural por año a partir de 2024.

Para Pekín, el proyecto servirá para alimentar sus enormes necesidades energéticas, como el mayor consumidor e importador mundial de recursos energéticos, y diversificar su cartera energética para una transición hacia fuentes “menos contaminantes”. Mientras que, para Moscú, concreta la voluntad de acercarse a Asia frente a un Occidente considerado hostil.

Hasta ahora, los ingresos rusos por gas exportado provenían de facturaciones a Europa y Turquía, clientes tradicionales de Gazprom.

 

LE RECOMENDAMOS LEER

Rusia y China bloquean resolución de la ONU sobre la provincia siria de Idleb