Dialogan en Moscú ministro ruso de Defensa y el mariscal libio Khalifa Hafar

Shoigu y Haftar abordaron el conflicto en Libia y destacaron la importancia de las pláticas de conciliación del pasado 13 de enero en esta capital para lograr el fin de las hostilidades y una solución al diferendo en la nación norafricana, indicó un comunicado del Ministerio de Defensa.

  • Dialogan en Moscú ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu (izquierda), y el mariscal libio Khalifa Hafar.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, se reunió este miércoles en Moscú con el mariscal Khalifa Haftar, al frente del Ejército Nacional Libio (ENL), enfrentado a fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional en el país norafricano.

Shoigu y Haftar abordaron el conflicto en Libia y destacaron la importancia de las pláticas de conciliación del pasado 13 de enero en esta capital para lograr el fin de las hostilidades y una solución al diferendo en la nación norafricana, indicó el comunicado del Ministerio de Defensa.

Ambos enfatizaron la necesidad de poner en prácticas decisiones e iniciativas manejadas en la reciente Cumbre Internacional sobre la paz en Libia, efectuada en Berlín, con presencia de delegados del ENL y el gabinete libio instalado en Trípoli, asediada ahora por tropas de Haftar.

En las pláticas se constató que no existe alternativa posible a una salida pacífica al diferendo en la nación norafricana, bombardeada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte en 2011, en una acción que derivó en el asesinato del líder libio Mohamed Ghadafi.

De su lado, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, estimó que los jugadores externos deben presionar para que las partes enfrentadas en Libia se sienten a la mesa de negociaciones para resolver esa crisis interna.

Estamos seguros de que, para garantizar un consolidado proceso de solución de crisis en Libia, es necesario que naciones con influencia en los enfrentados eviten posiciones encontradas y se concentren en cumplir resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia, afirmó.

Rusia fue anfitriona del encuentro entre partidarios de Haftar y el Gobierno de Conciliación Nacional de Libia. El mariscal abandonó esta capital, sin firmar un acuerdo para establecer una tregua y separación de fuerzas de la línea de confrontación, entre otras medidas.