Una calle y una alianza

El condado de Miami Dade, en la Florida, Estados Unidos, bautizó una de sus calles con el nombre de Álvaro Uribe, ex presidente de Colombia entre los años 2002 y 2010.

  • La calle, que ahora lleva el nombre del expresidente de Colombia está ubicada en la SW 117th Avenue (entre SW 40th Street ‘Bird Road’ y SW 24th Street ‘Coral Way’).
    La calle, que ahora lleva el nombre del expresidente de Colombia está ubicada en la SW 117th Avenue (entre SW 40th Street ‘Bird Road’ y SW 24th Street ‘Coral Way’).

La historia de Uribe no alcanza ni para bautizar una acera. Pero en Miami todo es posible, pues esa ciudad se ha convertido en una extensión de lo peor de la política latinoamericana. De hecho, las calles en esa urbe, que para ser bautizadas y rebautizadas solo se necesitan unos pocos trámites, llevan nombres de libertadores, pero también de músicos y empresarios mediocres y hasta de narcotraficantes y bandidos.

Álvaro Uribe es de esas figuras que sirven de prototipo para describir la realidad de la política latinoamericana, en especial la colombiana, transversalmente mostrada en la macondiana obra de Gabriel García Márquez.

Caudillo cuasi ilustrado, macabro y perverso con sonrisa de ángel; capaz de tratar con criminales; aparentemente sensible, presto a los detalles más humanos; amigo de sus amigos, que son pocos; frío y milimétrico en las decisiones; ajedrecista en las traiciones; y ahora también “victorioso” ante la COVID-19.

Uribe es sin dudas un cultivador de masas. Conoce las ignorancias, creencias, violencias y dolores de un pueblo que no ha conocido la paz, al que le alimenta las más bajas pasiones. Pero Uribe también tiene miedo, miedo a la verdad y a la justicia.

 

La alianza

La relación de los grupos de poder colombianos con Estados Unidos está marcada por la sumisión, con muy pocos halos de dignidad en los últimos 120 años. Y el gobierno actual, presidido formalmente por Iván Duque y dirigido por Álvaro Uribe, no es la excepción.

El gobierno de Duque se ha caracterizado por su alineación ideológica y política con un sector republicano extremista que hoy tiene notable y decisiva influencia dentro de la administración de Donald Trump.

Duque rompió así la tradicional y pragmática relación bipartidista de Bogotá con Washington. Lo peor de la derecha colombiana se ha aliado con lo peor de la derecha estadounidense.

Uribe es consciente de que en Estados Unidos descansa suficiente información sobre su historia criminal. También le provoca insomnio los cambios democratizadores que, aunque muy lentos, experimenta la sociedad colombiana tras la firma del acuerdo de paz entre la guerrilla de FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos. 

La evidencia más palpable de esos iniciales cambios es el proceso judicial que se le ha iniciado al expresidente y los señalamientos, cada vez más fuertes, sobre sus vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo. Asegurar la impunidad es, por tanto, el objetivo central de Uribe; y para lograrlo pactaría hasta con el diablo.

El ascenso de Trump a la Casa Blanca y con él de un sector marcadamente anticubano y antivenezolano se combinó con la llegada al poder en Colombia del uribismo representado por los “Arboleda Boys”, un grupo de políticos y funcionarios de segunda línea graduados en la universidad Sergio Arboleda, centro de pensamiento derechista con reconocidos vínculos con agencias estadounidenses de influencia política. 

El propio presidente Duque fue alumno de ese centro, también el actual Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, un anodino funcionario, avieso admirador de Trump, amigo de varios de sus asesores, y profundo anticomunista.

La combinación de estos y otros factores, como los intereses puramente personales de estos mediocres funcionarios devenidos en políticos, le ha permitido a Uribe desplegar su estrategia de cara a sostenerse en el poder y garantizar su impunidad.

La estrategia tiene como línea central polarizar el país para mostrar a su partido como el único capaz de garantizar el orden y la paz. 

Para ello se ha empeñado en desmontar el Acuerdo de paz y sus posibilidades democratizadoras; se ha negado a dialogar con la guerrilla del ELN; ha soslayado, y de hecho estimulado, la ola de violencia criminal en el país; acentuó la ideologización de las fuerzas militares y policiales formadas en una lógica de guerra fratricida; enfrió las relaciones con Cuba y desplegó una sólida ofensiva contra Venezuela.

Solo así, en un país donde la neutralidad política camufla el miedo, y la ignorancia y la imperiosa necesidad de sobrevivir nublan los sentidos, el uribismo podría mantenerse con vida y luchar por conservar el gobierno en el 2022.

En este contexto se estrecharon las relaciones entre el uribismo y los sectores derechistas de EE.UU. al converger sus agendas en diversos puntos. Uribe necesita alimentar el discurso de la guerra, mientras que Trump y sus asesores anticubanos y antivenezolanos quieren destruir las revoluciones cubana y chavista.

Esta alianza explica la ofensiva visceral y tardía del uribismo contra Venezuela, y digo tardía porque en el 2012, a una fanfarrona expresión de Uribe respecto a que le faltó tiempo para derrocar la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez respondió que más que tiempo le faltó otra cosa.

Igual ha pasado con Cuba. Aunque Uribe mantuvo una relación tranquila y oportunista con ese país durante sus gobiernos, ahora, desde las sombras del poder, ha iniciado una ofensiva anticubana sin precedentes en Colombia, a pesar de que La Habana ha sido un sincero aliado de los esfuerzos colombianos por alcanzar la paz.

La abyecta postura de Iván Duque y el desespero de Álvaro Uribe en sus ansias de impunidad y en su empeño por complacer a Trump, han llevado a la diplomacia colombiana a cotidianos pasos en falsos representados en los estruendosos fracasos frente a Venezuela y Cuba.

Por eso, en tiempos de elecciones en Estados Unidos, Miami bautiza una de sus calles con el nombre del “Gran Colombiano”, como llaman a Uribe sus acólitos. El empeño de los trumpistas por ganar la Florida los obliga a hacer lo necesario para ganar el voto de una parte de la emigración cubana, colombiana y venezolana. Si una vez Trump dijo que Duque no había hecho nada por Estados Unidos, ya es hora de que reconozca que en la Casa de Nariño tiene un comité de campaña.

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Wafica Ibrahim

Asesora de Al Mayadeen y Especialista de América Latina.

Lecciones bolivianas

La triste saga boliviana parece que entra a un nuevo y esperanzador capítulo. Atrás va quedando...

Latinoamérica: Covid y tragedia

América Latina es hoy el epicentro de la pandemia. Diversos factores han incidido en el...

Venezuela: elecciones y salto al vacío

Aun cuando se reitere que Juan Guaidó es reconocido por más de 50 gobiernos en el mundo, todas...

Colombia: La simulación macabra

Colombia es un país curioso y su vida política es sin dudas interesante. El académico Renán Vega...

La tragedia colombiana

Tras la firma de la paz entre el Gobierno y la mayor guerrilla del continente americano, y tras...

Colombia y su puñalada contra Cuba

La política exterior de Colombia parece que ha tocado fondo. Y digo parece porque en ese...

(Israel) y EEUU extenderán su cooperación científica a los territorios ocupados.

(Israel) y EEUU extenderán su cooperación científica a los territorios ocupados

El canciller ruso, Serguei Lavrov.

Canciller ruso se pone en aislamiento tras contacto con paciente de Covid-19

Turquía tiene derecho a tomar nuevas medidas en Siria, según Erdogan

Turquía tiene derecho a tomar nuevas medidas en Siria, según Erdogan

El ministro del Petróleo de Irán, Bijan Namdar Zanganeh.

Ministro iraní desestima sanciones de EE.UU. contra sector petrolero y funcionarios

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía.

Turquía responderá a las caricaturas de Erdogan en Charlie Hebdo

Jeanine Áñez pide a EEUU 350 visas para sus ministros

Bolivia: ¿Tiempo de fuga? Áñez pide a EEUU 350 visas para sus ministros

Jeanine Áñez, exgobernante de facto de Bolivia.

Aprueban juicio contra presidenta de facto en Bolivia por masacres

La joven de 18 años, Hallel Rabin.

Apresan a una joven israelí por negarse a ser soldado del ejército

Mercenarios israelíes participaron en fallida invasión a Venezuela

Mercenarios israelíes participaron en fallida invasión a Venezuela

Mufti de Damasco y su campo, Cheikh Adnan Afiouni.

Muere el Mufti de Damasco al estallar una bomba en su coche

Temas relacionados

Colombia se acerca al millón de casos confirmados de Covid-19

En las últimas 24 horas registra 8 mil 672 contagios.

Vaticinios si Trump lograra un segundo mandato en EE.UU.

En un segundo mandato, Donald Trump socavaría el estado de derecho por el capricho presidencial,...

¿Habrá una guerra civil en Estados Unidos?

El miedo pone sus garras sobre los estadounidenses a escasas jornadas de las elecciones...

Lecciones bolivianas

La triste saga boliviana parece que entra a un nuevo y esperanzador capítulo. Atrás va quedando...

Irán toma medida recíproca y sanciona al embajador de EE.UU. en Iraq

Las medidas de Teherán se producen después que la Oficina de Control de Activos Extranjeros...