Organización Internacional para las Migraciones urge ayuda humanitaria en el norte de Siria

"Todas las partes en conflicto deben adherirse al derecho internacional humanitario. Se debe permitir el acceso para brindar asistencia médica urgente y salvar vidas", expresó el director general de la OIM, António Vitorino.

Organización Internacional para las Migraciones urge ayuda humanitaria en el  norte de Siria.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) urgió ayuda humanitaria en el norte de Siria, ante el desplazamiento de miles de personas motivada por la invasión turca.

"Todas las partes en conflicto deben adherirse al derecho internacional humanitario. Se debe permitir el acceso para brindar asistencia médica urgente y salvar vidas", expresó el director general de la OIM, António Vitorino.

La organización mostró preocupación por el deterioro de la situación y estimó que 190 mil civiles huyeron de sus hogares en el noreste del país árabe desde el comienzo de la invasión el pasado miércoles.

Equipos de Evaluación y Respuesta Rápida de la OIM se desplegaron este lunes en Sahela, en la región del Kurdistán de Irak, y atendieron a un grupo de 182 personas que dejaron sus casas por los enfrentamientos. El ente manifestó la disposición para ampliar su respuesta humanitaria en la región.

De acuerdo con Vitorino, "el ciclo de desplazamiento sucesivo es particularmente preocupante. Las continuas operaciones militares tendrán consecuencias devastadoras para los siete millones de personas que viven en el norte de Siria".

Muchos de los 6,1 millones de desplazados internos han sido forzados en reiteradas ocasiones a abandonar sus hogares, en algunos casos después de que regresaron a sus comunidades, según la OIM que reportó entre mayo y agosto el desplazamiento de 400 mil nacionales en el noroeste del país.

La OIM recordó que apoya a los sirios desplazados y sus comunidades de acogida desde el 2011.

Turquía insiste en justificar los bombardeos con la supuesta necesidad de neutralizar amenazas terroristas, en referencia a fuerzas kurdas, y permitir el regreso a Siria de refugiados, mientras Damasco afirmó que enfrentará con todos los medios legítimos cualquier operación en su espacio territorial.

Turquía ocupa más de seis mil kilómetros al norte de la provincia de Alepo, y mantiene más de una docena de puntos de control alrededor de Idleb que no evitaron ataques terroristas contra numerosas localidades.

El Ejército Árabe Sirio comenzó a desplegarse en las provincias nororientales de Raqa y Hasakeh, fronterizas con Turquía, según publicaron medios de prensa locales, al aludir a un acuerdo con mediación rusa entre el Gobierno y las milicias kurdas.

En virtud de ese pacto, estas cambiarán el nombre de Fuerzas Democráticas de Siria y se afiliarán a la quinta legión del Ejército sirio que asesoran los rusos.