Nasrallah: El Líbano está sólo al comienzo de batalla contra propagación de la Covid-19

“Debemos enfatizar el compromiso general y firme con los procedimientos generales de la movilización en el país. La adhesión a los procedimientos generales de la movilización debe ser precisa y continua”, subrayó el líder de Hizbullah.

  • El líder de Hizbullah, Sayyed Hassan Nasrallah, durante su discurso televisivo para analizar la situación libanesa en el combate contra el Covid-19.

“Estamos al comienzo de la batalla contra la propagación de la pandemia, y este inicio es un desafío. La propagación del coronavirus se puede controlar, declaró el líder de Hizbullah, Sayyed Hassan Nasrallah, durante su discurso televisivo para analizar la situación libanesa en el combate contra el Covid-19.

"El costo de ese combate no se mide como el costo de una guerra militar. Es una situación muy compleja que necesita del concurso y colaboración de todos”, dijo.

"Necesitamos más planificación e implementación estricta de las medidas para combatir la propagación de coronavirus. Debemos enfatizar el compromiso general y firme con los procedimientos generales de la movilización en el país. La adhesión a los procedimientos generales de la movilización debe ser precisa y continua”, agregó.

“Los inicios del trabajo social y la solidaridad social son muy prometedores y se deben construir planes a largo plazo”, añadió.

En ese sentido, solicitó la integración de las diversas fuerzas en todas las ciudades para proporcionar ayuda a todos los que lo merecen.

Asimismo, instó al gobierno prohibirles a los comerciantes que aumenten los precios y la avaricia para con sus familias, parientes y vecinos. “Invito a los comerciantes honestos a ingresar al mercado rompiendo el monopolio de los comerciantes codiciosos”, expresó.

Nasrallah subrayó que gobierno libanés debe asumir la responsabilidad del regreso de todos los libaneses, y la gente debe ayudar en ello.

“Cualquiera que sea el desafío, debemos responder a la angustia de los emigrantes, y podemos hacerlo con la cooperación de todos nosotros”, agregó.

Lo que se requiere –subrayó– es el regreso inmediato y seguro de los libaneses que viajaron al exterior y desean regresar.

Precisó que el gobierno ha comenzado a trabajar para devolver a los expatriados a través de los ministerios pertinentes, y esa tarea necesita la cooperación de todos libaneses.

Nasrallah convocó a todo aquel libanés que tenga dinero, personal médico o lugares vacíos a ayudar y aportar para combatir la pandemia, pues este es un tema que supera la capacidad del gobierno.

“Todos estamos obligados a ayudar y contribuir de manera efectiva al retorno de libaneses del exterior. Es normal que los libaneses que retornan al país se sometan a exámenes médicos y a la cuarentena, y nadie ha dicho lo contrario”, apuntó.

Por otra parte, indicó que muchos gobiernos están confundidos y perdidos frente a la pandemia, incluidos los gobiernos de los grandes países.

Declaró que el gobierno libanés le está yendo bien en su confrontación a la pandemia.  “Las acciones tomadas hasta ahora son buenas y razonables, y nuestra situación en generalmente aceptable y buena”, destacó.

Por otro lado, señaló que resolver el problema de los pequeños depositantes con los bancos se ha convertido en una urgente necesidad moral y humanitaria.

“Los bancos deben devolver los fondos de los pequeños depositantes a sus propietarios. Lo que está sucediendo hoy es más difícil que la guerra de julio de 2006, y los bancos deben ayudar al país”, dijo.

Al respecto subrayó que la donación realizada por los bancos fue vergonzosa.

“Los propietarios de los bancos con facilidad pueden resolver la crisis. Ya no es posible tolerar las restricciones bancarias para con los fondos de los pequeños depositantes”, declaró.

Señaló que es el momento para que los ricos aprovechen su dinero para hacer el bien por la vida de los libaneses. Después que derrotemos la pandemia, entonces podemos enfrentar el nuevo orden mundial, aseveró.

“Lo que está sucediendo hoy puede ser más grande que la Segunda Guerra Mundial. Hay sistemas y países que pueden estar al borde de la desintegración, y el debate ha comenzado sobre su destino”.

“Estamos viviendo una experiencia nueva como ninguna otra, y el mundo se ha transformado en nuevas realidades. Hoy no se sabe si la Unión Europea se mantendrá o si Estados Unidos se desintegrará también. Todo el sistema capitalista liberal está en discusión”, dijo.

“Un pequeño virus microscópico mantiene a miles de millones de personas en sus hogares. A las mentes del mundo no les ha sido fácil decodificar el nuevo coronavirus. Esto también es una lección. Así que consideremos eso. Recurrir a Dios es una de nuestras armas más poderosas, especialmente las personas cuyos corazones están rotos”, manifestó.

Observó que la administración estadounidense, pese a todo su poderío, tal como se presenta, se ha visto impotente y confusa al enfrentar a la pandemia.

“Renuevo mi llamado a todos los que mantienen la agresión contra Yemen, especialmente a Arabia Saudita, a detener la guerra. Por razones humanitarias, todo el mundo debería exigir a Arabia Saudita y a quienes la acompañan que detengan la guerra en Yemen”, concluyó.