The American Conservative: poner fin a nuestra política exterior del "juego de la concha" en el Medio Oriente

Ninguna estrategia estadounidense puede ser la panacea, pero una estrategia de contención ofrece el mejor camino a seguir tanto para los EE.UU. como para la región, señaló la publicación norteamericana.

  • Medios estadounidense llama a poner fin a la política exterior del
    Medios estadounidense llama a poner fin a la política exterior del "juego de la concha" en el Medio Oriente.

Casi dos años después de que el presidente declarara que las fuerzas estadounidenses se irían de Siria, las tropas estadounidenses siguen en ese país ilegalmente en una misión que no tiene nada que ver con la seguridad de los Estados Unidos. Según el enviado saliente de Siria, James Jeffrey, los funcionarios estadounidenses han estado jugando un "juego de artillería" con el número de tropas para ocultar cuántas fuerzas estadounidenses permanecieron allí, y dijo que hay "mucho más" de 200 tropas operando en Siria ahora.

De acuerdo con The American Conservative, la conducta que Jeffrey describe no es tan sorprendente cuando recordamos lo desesperados que estaban los halcones y los militares sirios por mantener las fuerzas estadounidenses en Siria sin importar lo que pasara, pero es notable que admitiera este engaño públicamente.

El "juego de artillería" en Siria es un buen ejemplo de la doble naturaleza de las políticas de la administración Trump en el Medio Oriente: las falsas "retiradas" que enmascaran el aumento del número de tropas en la región, los acuerdos de "paz" que son sólo excusas para vender más armas, y la subordinación de los intereses de los Estados Unidos a las preferencias de los clientes en nombre de poner a los Estados Unidos en primer lugar. Si comparamos este enfoque con lo que sería una verdadera restricción de la política exterior, está claro que la brecha entre ellos es tan amplia como puede ser.

El exenviado también afirma que la orden original de retirarse de Siria en diciembre de 2018 fue "lo más controvertido en mis cincuenta años de gobierno". Muchas otras acciones de los Estados Unidos han sido mucho más controvertidas que esa decisión, por lo que la descripción de Jeffrey sugiere que o bien no tiene ni idea de lo que está hablando o bien es un ideólogo tan endurecido que realmente cree en una afirmación tan absurda.

Es aún más extraño, apunta The American Conservative, cuando el propio Jeffrey admite que la decisión no llevó a ninguna parte: "¿Qué retirada de Siria? Nunca hubo una retirada de Siria". Mientras que las fuerzas de los Estados Unidos no se retiraban de Siria, su número aumentaba en Arabia Saudita, donde se encuentran como posibles objetivos en caso de conflicto con el Irán.

Jeffrey defiende el historial de la administración como uno de éxito de la realpolitik, pero su giro no se mantiene bajo escrutinio. Se jacta de que muchos de los gobiernos de la región están satisfechos con los Estados Unidos, pero ¿por qué no lo estarían cuando los Estados Unidos han pasado los últimos cuatro años atendiendo sus caprichos y dándoles cheques en blanco a nuestra costa? No es una marca a favor de Trump que los anexionistas israelíes y los criminales de guerra sauditas lamentarán que se vaya. No hay duda de que muchas de las maniobras de la administración fueron cínicas, pero no hay evidencia de que hayan promovido los intereses de EE.UU. en ninguna parte. Los Estados Unidos siguen atrapados en los conflictos de la región sin final a la vista, y están implicados más profundamente que nunca en los abusos de sus clientes.

Jeffrey pretende, según la publicación estadounidense, que este enfoque ha dado como resultado una mayor estabilidad, pero eso requiere ignorar todo lo que ha sucedido desde 2017.

Sólo en los últimos años, la agresiva política antiiraní de la administración Trump ha visto un aumento de las tensiones regionales a niveles no vistos desde finales de la década de 2000. No sólo las fuerzas estadounidenses fueron atacadas directamente por misiles iraníes desde Irán por primera vez a principios de este año, sino que el territorio saudita fue atacado el año anterior.

Las fuerzas estadounidenses se enfrentaron repetidamente con las tropas rusas y sirias en los últimos años mientras continuaban con su misión no autorizada en Siria. Estados Unidos ha estado al borde de la guerra al menos dos veces en los últimos dos años, y todavía existe la posibilidad de que Estados Unidos o (Israel) aprovechen los últimos días de la presidencia de Trump para lanzar nuevos ataques contra objetivos iraníes. Estados Unidos sigue ayudando a Arabia Saudita a sangrar y hacer pasar hambre a Yemen, y tanto la guerra como la crisis humanitaria en ese país tendrán efectos destructivos en la población y la región circundante durante los próximos años.

Los tan cacareados acuerdos de normalización entre (Israel), los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein han servido como poco más que un preludio para una mayor expansión de los asentamientos a expensas de los palestinos y la venta de armas adicionales a todos estos gobiernos. Estos acuerdos refuerzan y afianzan todo lo que está mal con las políticas de EE.UU. en el Medio Oriente, y preparan el camino para más abusos y crímenes de guerra que se cometerán con las armas y el equipo de fabricación estadounidense. No hace falta decir que esto no conducirá a la paz, pero sí a una mayor represión de los palestinos y a más aventuras militares imprudentes por parte de los Emiratos Árabes Unidos. Uno busca en vano cómo esto hará a los EE.UU. más seguros, porque no tiene nada que ver con nuestra seguridad.

Pero de acuerdo con The American Conservative, no tiene que quedarse así. Una política exterior que priorizara los intereses de EE.UU. no tomaría partido en las rivalidades regionales, y no respaldaría a los estados regionales en sus diseños agresivos sobre sus vecinos. Debido a que los EE.UU. no tienen intereses vitales en la región, los EE.UU. pueden permitirse el lujo de retirar sus fuerzas militares, y no es necesario complacer a los estados clientes con un apoyo no crítico. Una política exterior genuina de paz y contención terminaría con décadas de interferencia militarizada, y en su lugar buscaría relaciones constructivas con tantos estados como fuera posible.

Si los Estados Unidos no estuvieran tan profundamente metidos en los conflictos de la región, nuestros diplomáticos podrían entonces servir como mediadores eficaces para ayudar a resolver esos conflictos y prevenir otros. Si los Estados Unidos no estuvieran avivando activamente la inestabilidad inundando la región con armas, tal vez habría menos conflictos en general. En lugar de estrangular a las naciones con una guerra económica y llevar a la gente a la penuria y a la inanición por millones, los Estados Unidos podrían estar proporcionando asistencia y asesoramiento en el desarrollo económico. El Medio Oriente ha sido una de las regiones en las que la búsqueda de la dominación por parte de los Estados Unidos ha sido más descarada y dura, y no es casualidad que esta sea la región que ha sido asolada por los conflictos durante las últimas décadas.

En concreto, subraya, esto significaría no más ventas de armas a gobiernos despóticos como Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, y el fin de la ayuda militar a (Israel). Los EE.UU. no harían la vista gorda ante los horribles abusos de los derechos humanos cometidos por sus clientes porque ya no tendrían que fingir que los necesitan. Nuestro gobierno dejaría de lado su rencor de cuarenta años contra Irán y avanzaría hacia la normalización de las relaciones, y lo haría principalmente para salvaguardar mejor los intereses y los ciudadanos estadounidenses. Abandonaría las políticas de cambio de régimen, y dejaría de imponer sanciones drásticas a economías nacionales enteras. Y lo que es más importante, ya no reclamaría el derecho a interferir en los asuntos internos de ninguno de esos Estados, sino que cultivaría relaciones cordiales con todos los que lo desearan.

Los Estados Unidos han desperdiciado vastos recursos en su intento de "moldear" el Medio Oriente a su gusto durante los últimos treinta años, y todo fue para nada. Sería mucho más sabio y barato renunciar a la necesidad de "liderar" en una parte del mundo donde nuestro "liderazgo" nunca ha hecho mucho bien. Libraría a nuestro gobierno de ver a nuestros antiguos clientes por lo que son y no por lo que desearíamos que fueran, y aliviaría a los EE.UU. de gastos significativos que podrían ser mejor utilizados aquí en casa. En lugar de ser el proveedor de armas y protector de gobernantes opresivos, los EE.UU. podría poner fin a su complicidad en los muchos crímenes que sus clientes perpetran contra su propio pueblo y sus vecinos.

Ninguna estrategia estadounidense puede ser la panacea, pero una estrategia de contención ofrece el mejor camino a seguir tanto para los EE.UU. como para la región. Sería un cambio radical en la forma en que los EE.UU. interactúan con los países de esta parte del mundo, pero es un cambio que debe hacerse por el bien de todos los interesados, concluye el medio estadounidense.