Rusia y China reescriben el sistema cibernético global

Para China y Rusia, las Naciones Unidas son cada vez más el escenario de juegos de poder poco sutiles, a menudo ignorados por Estados Unidos, que podrían dar forma al nuevo orden mundial que está surgiendo, se lee en The Washington Post.

  • Rusia y China reescriben el sistema cibernético global. Foto: Rebelión.
    Rusia y China reescriben el sistema cibernético global. Foto: Rebelión.

El máximo diplomático de China tuvo una interesante réplica al llamado del Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, en Anchorage, este mes, para "fortalecer el orden internacional basado en reglas". “Tal orden ya existe, se llama Naciones Unidas”, respondió el diplomático Yang Jiechi, señala una publicación de The Washington Post.

El artículo refiere el hecho de que muchas personas piensan en las Naciones Unidas como una molesta tienda de charlas, creada con las más nobles intenciones, pero cada vez más como un pantano de burocracia y de mutuo rascado en la espalda.

The Washington Post: "Para China y Rusia, las Naciones Unidas son cada vez más el escenario de juegos de poder poco sutiles, a menudo ignorados por Estados Unidos, que podrían dar forma al nuevo orden mundial que está surgiendo".

La respuesta de Yang del 18 de marzo en Anchorage, es como para ser estudiada, ya que revela un diseño estratégico más amplio: “Lo que China y la comunidad internacional siguen o defienden es el sistema centrado en las Naciones Unidas y el orden internacional respaldado por el derecho internacional, no lo que defiende un pequeño número de países del llamado orden internacional basado en reglas".

Las Naciones Unidas pueden ser un dolor, como una de esas reuniones comunitarias que se vuelven dominadas por intransigentes que están dispuestos a quedarse más tarde y hablar más alto que sus vecinos, señala Washington Post, al tiempo que apunta: es un juego que Estados Unidos tiene que jugar, y hábilmente, para que nuestros adversarios no se apropien de las instituciones globales que conservan cierta legitimidad.

El ciberespacio es el mejor ejemplo de un dominio en el que naciones autoritarias, lideradas por China y Rusia, están utilizando a las Naciones Unidas para elaborar nuevas reglas que podrían socavar las normas occidentales de apertura y democracia.

Un proceso que es ilustrado de la siguiente manera: en diciembre de 2019, mientras un mundo distraído por Donald Trump miraba hacia otro lado, Rusia obtuvo la aprobación de la Asamblea General de la ONU para comenzar a redactar un tratado global para combatir el ciberdelito. Estados Unidos dijo en ese entonces que tenía "preocupaciones muy serias" de que tal tratado "se opusiera a las libertades estadounidenses fundamentales", pero perdió la votación, 79 a 60.

El trabajo en el nuevo tratado de la ONU aún no ha comenzado debido a la pandemia de coronavirus. 

La primera reunión de redacción está prevista para mayo y si se completa y ratifica, el Tratado reemplazaría al Convenio de Budapest de 2001 sobre el delito cibernético. Ese documento fue elaborado por el Consejo de Europa y ratificado por 65 países, incluidas todas las principales democracias, pero nunca fue respaldado por Rusia o China porque consideraron sus disposiciones demasiado intrusivas.

Otro ejemplo de juego con el sistema de la ONU es la creación en Rusia (con el apoyo de China) de un organismo de discusión cibernética de la ONU llamado Grupo de Trabajo de Composición Abierta, con los 193 estados miembros de la ONU, destinados a trabajar en paralelo con los más pequeños, de 25 miembro del Grupo de Expertos Gubernamentales que había estado publicando informes sobre cuestiones tecnológicas complejas.

Andrei Krutskikh, uno de los principales asesores cibernéticos del presidente ruso Vladimir Putin, se jactó en una reunión del OEWG el mes pasado de que el grupo representaba "el éxito triunfal de la diplomacia rusa", según un informe del 13 de marzo de Tass, el servicio de noticias estatal ruso. 

Acusó a naciones no identificadas de "agitar la situación internacional en el campo de la información", presumiblemente una referencia a las acusaciones estadounidenses sobre la piratería rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, 2018 y 2020 y el papel de Moscú en el devastador ataque a SolarWinds.

Rusia puede esperar que el Grupo de Trabajo de Composición Abierta eventualmente suplante al grupo de expertos más pequeño, lo que podría convertir lo que deberían ser discusiones técnicas sobre Internet y seguridad de las telecomunicaciones en un estancamiento político.

El periódico norteamericano explica que los rusos (nuevamente con la ayuda de China) habían intentado hacerse cargo de la gobernanza de Internet a través de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en enero. Este golpe de estado para deponer al consorcio privado de expertos conocido como la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números, o ICANN, fue respaldado por el ex presidente ruso Dmitry Medvedev, quien afirmó en una declaración del 12 de agosto de 2020 que “Estados Unidos controla completamente el Sistema de nombres de dominio utilizado para resolver direcciones IP". La UIT, afortunadamente, ignoró la propuesta rusa.

En tan oscuros campos de batalla de la ONU se encuentra el triste pero esencial trabajo de proteger el "orden basado en reglas" para promover una Internet abierta y segura. Los asaltantes se están movilizando. El 26 de marzo, Vladimir Putin anunció la intención de Rusia de dominar la supervisión del ciberespacio.

"En gran parte gracias a nuestros esfuerzos, la seguridad de la información se ha convertido en un tema en la agenda de la Asamblea General de la ONU", dijo Putin en una declaración ante el Consejo de Seguridad de Rusia. 

“Creemos que es necesario concluir acuerdos legales internacionales universales diseñados para prevenir conflictos y construir una asociación mutuamente beneficiosa en el ciberespacio global”. 

Es impresionante, de verdad. Las naciones que han subvertido Internet de manera más agresiva ahora quieren controlarlo - señala The Washington Post-, estableciendo sus propios estándares. Contraatacar en este caso requiere paciencia y persistencia, y voluntad.