Ejército de EE.UU. declara haber matado a 23 civiles en todo el mundo en 2020 y observadores refutan

La conclusión de un informe del Pentágono, cuyas partes se han hecho públicas, dice que las operaciones estadounidenses en Afganistán, Somalia e Iraq, Yemen y Nigeria, mataron a 23 civiles e hirieron a aproximadamente otros 10, durante 2020.

  • Ejército de EE.UU. declara haber matado a 23 civiles en todo el mundo en 2020 y observadores refutan.
    Ejército de EE.UU. declara haber matado a 23 civiles en todo el mundo en 2020 y observadores refutan.

El ejército estadounidense dice que sus operaciones mataron a casi dos docenas de civiles en países extranjeros en 2020; un reconocimiento que los observadores califican de "lamentablemente inadecuado".

La conclusión de un informe del Pentágono, cuyas partes se han hecho públicas, dice que las operaciones estadounidenses en Afganistán, Somalia e Iraq, Yemen y Nigeria, mataron a 23 civiles e hirieron a aproximadamente otros 10, durante 2020.

La mayoría de las víctimas civiles se registraron en Afganistán, donde el Pentágono dijo que era responsable de 20 muertes.

Un civil murió en Somalia en febrero de 2020 y otro en Iraq en marzo, afirmó.

Observadores independientes cifran el número de víctimas civiles en las operaciones militares estadounidenses en una cifra mucho mayor de lo que el Pentágono está dispuesto a admitir.

El grupo de control Airwars, que elabora una lista de víctimas civiles de los ataques aéreos, ha cifrado el número en cinco veces más que las cifras oficiales del Pentágono. Calcula que al menos 102 civiles murieron en operaciones estadounidenses en Afganistán, Iraq y Siria.

Citando a la Misión de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), Airwars dijo que al menos 89 murieron y 31 resultaron heridos en operaciones militares estadounidenses en Afganistán.

En Somalia, la ONG estimó el número de muertos en siete, y en Siria e Iraq fuentes locales informan de 6 muertos.

Chris Woods, director de Airwars, expresó su preocupación por el hecho de que las "estimaciones del Pentágono sobre los daños a los civiles vuelven a estar muy por debajo de las estimaciones públicas creíbles".

Pidió "a los funcionarios que revisen por qué estos recuentos inferiores siguen siendo tan comunes".

"Los civiles seguramente se merecen algo mejor", añadió.

El propio informe, que el Pentágono publica anualmente, reconoció que hay muchas más denuncias de personas inocentes muertas de las que el propio ejército considera creíbles.

"Está claro que las investigaciones del Departamento de Defensa y el reconocimiento de los daños a los civiles siguen siendo lamentablemente inadecuados", dijo Hina Shamsi, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

También denunció que el Pentágono se niega a "ofrecer o realizar ningún pago de reparación a los civiles y familias afectados a pesar de la disponibilidad de fondos del Congreso".

El documento decía que el Congreso asignó 3 millones de dólares al Pentágono en 2020 para compensar económicamente a las familias de las víctimas civiles, pero no se ha hecho ninguna compensación.

A principios de este año, una familia yemenita presentó una petición contra Washington por el asesinato "ilegal" de 34 familiares, entre ellos 17 niños, en sus ataques aéreos en el país árabe.

Las familias yemenitas perdieron a sus parientes y propiedades entre 2013 y 2018 en seis ataques aéreos con drones de EE.UU. y una incursión de operaciones especiales llevada a cabo por las fuerzas estadounidenses, dijo el grupo de derechos humanos Reprieve, que presentó la petición a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en nombre de las familias afectadas.

La cifra de 2020 muestra un fuerte descenso respecto a años anteriores. En 2017, los militares reconocen la muerte de casi 500 civiles, en zonas de guerra extranjeras.

Según el informe, el descenso en el número de muertos se debe a una reducción significativa de las operaciones militares estadounidenses durante la pandemia de coronavirus.

El ejército estadounidense lanza ocasionalmente ataques con aviones no tripulados y ataques aéreos contra supuestas posiciones de militantes afiliados al grupo terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), en Yemen.

En Afganistán, los ataques con drones han matado también a decenas de civiles.

Estados Unidos atacó Afganistán en 2001, alegando que los talibanes albergaban a Al Qaeda. La invasión apartó del poder al régimen talibán, pero provocó una militancia e inseguridad generalizadas en todo el país asiático.

La guerra se ha cobrado innumerables vidas, entre ellas las de miles de civiles afganos.