El mundo no debe olvidar la masacre de Sabra y Chatila

Entre el 16 y el 18 de septiembre de 1982, milicias armadas libanesas y las fuerzas de ocupación israelíes cometieron la masacre de los campamentos de Sabra y Chatila, allí había dos de los 12 campamentos palestinos en territorio libanés.

  • La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años
    La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años

La masacre de Sabra y Chatila no fue un mero accidente en la historia del Líbano, que en ese momento vivía una guerra civil entre facciones y milicias armadas y rivales.

La misma tuvo lugar en solo 62 horas, en medio de un  silencio árabe e internacional. Escenas documentadas de cadáveres sin cabeza, sin ojos, aplastadas, y como consecuencia cayeron  4 000 mártires hombre y mujeres, además de  miles de heridos.

La decisión de cometer la masacre fue emitida por Rafael Eitan, el Jefe de Estado Mayor israelí, y Ariel Sharon, entonces ministro de Guerra, en el gobierno de Menachem Begin, a las que las fuerzas de ocupación se aliaron con la milicia del partido de las Falanges Libanesas (en árabe, Hizb Al-Katā'ib Al-Lubnaniya).

  • La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años
    La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años

 

El campamento quedó completamente rodeado por la ocupación israelí, lo que facilitó y apoyó el ingreso de las milicias, quienes entraron de madrugada y comenzaron a llevar a cabo la masacre a sangre fría, utilizando armas blancas y otras herramientas en la brutal liquidación de los indefensos residentes del campamento.

  • La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años
    La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años

Testigos oculares que estaban en el campamento dicen que uno de los tanques israelíes avanzó  varios metros hacia el campamento al otro lado de la calle principal, y esto se interpretó como un intento de averiguar si había resistencia en el interior, pero dio la  vuelta sin exponerse a ningún fuego.

De esta manera, el terreno estaba bien preparado para la entrada de las milicias libanesas en él. De hecho, una fuerza de 150 hombres armados que se habían reunido en el aeropuerto de Beirut se trasladó hacia Ouzai y de allí al cuartel Henry Shehab del ejército libanés, donde se estaban reuniendo las Fuerzas de las Falanges Libanesas, y un poco al norte del cuartel, las de ocupación israelíes habían establecido un centro de vigilancia y seguimiento.

  • La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años
    La masacre de Sabra y Chatila cumple 39 años

Tres divisiones, cada una de 50 hombres armados, entraron en el campo, cercaron  a los residentes del campo y comenzaron a matar a civiles.

Los atacantes rompieron las puertas de las casas y mataron a los que estaban dentro sin decir nada. Estaban implementando un plan estricto que se trazó con el objetivo de matar y nada más. Según los sobrevivientes de la masacre, los milicianos  no solo mataron ,  también realizaron  violaciones, practicaban saqueos y robos, y cortaban las muñecas a las mujeres para quitarles las joyas de las manos.

Los testimonios de los supervivientes cuentan cómo los hombres armados destruyeron todas las formas de vida en el campo. Los niños, incluso los bebés, no se salvaron de la matanza, incluso las mujeres embarazadas.

La masacre continuó hasta el segundo día, cuando los atacantes llamaron a los pobladores de los campamentos a que se rindieran para que no fueran asesinados. Cuando las personas se rindieron, grupos de hombres armados los llevaron en camiones a destinos desconocidos, y nada se sabe de ellos desde entonces.

Los investigadores y narradores orales clasificaron las nacionalidades de las víctimas de la masacre de Sabra y Chatila: 75 % palestinos, 20 % libaneses, 5 % de otras nacionalidades (sirios, iraníes, bengalíes, turcos, kurdos, egipcios, argelinos y paquistaníes), y otros no las especificaron.

Testimonios de testigos y supervivientes

Fuentes palestinas y otras afirmaron que el número de muertos llegó a miles, incluidas mujeres, ancianos y niños.

El palestino Muhammad Sorour (56 años), uno de los supervivientes,  recuerda algunos capítulos de la masacre y los terribles días, y dice "perdí a toda la familia….  el abuso, la matanza y el tiroteo  eran los títulos de la escena, incluso los animales  no se salvaron, mataron un caballo para alguien".

Agrega que "la masacre estalló en la madrugada del 16 de septiembre de 1982, alrededor de las 5:30 am, y los agresores tomaron un camino desde las inmediaciones de los dos campamentos para atacar, donde la tortura, la matanza, los disparos y la violación eran los amos de la escena, y el número de víctimas en ese momento llegó a 3 500 personas, entre desaparecidas y asesinadas, y algunas de ellas fueron arrestadas.

El periodista estadounidense Thomas Friedman del New York Times dijo: “Vi principalmente grupos de hombres jóvenes de entre veinte y treinta años, alineados contra las paredes, esposados, y luego fueron matados con una ráfaga de ametralladoras al estilo de una banda criminal ".

El movimiento era normal en las cercanías de los dos campamentos y nadie creía que se estuviera produciendo una masacre. Pero con el inicio del flujo de heridos a los hospitales de Acre y Gaza, su charla sobre las atrocidades y los horrores que tuvieron lugar, las noticias se volvieron realistas y todos empezaron a creer que algo estaba pasando en los terrenos del campamento y que esto era algo relacionado con una masacre.

En consecuencia, los refugiados comenzaron a huir a toda prisa, y algunos de ellos se reunieron en el patio del hospital de Acre, creyendo que este lugar sería seguro y que los milicianos  no atacarían allí, pero esto no sucedió, ya que los miembros de las Fuerzas de las Falanges Libanesas agredieron la institución sanitaria y cometieron asesinatos y violaciones no menos que los que llevaron a cabo en los callejones de los campamentos.

Según lo expresado en otros documentos, la exterminio sugiere, sin lugar a dudas, que estuvo bien preparado para ser uno de los más horrendos ataques, con el objetivo de intimidar a los palestinos residentes en los dos campamentos, y detrás de ellos el entorno geográfico libanés que se extiende desde los suburbios del sur de Beirut, hasta llegar a lo que se conocía como Beirut oeste, y también como represalia contra el campamento de Chatila en particular.