ONU advierte sobre inminente escalada en el noroeste de Siria

El enviado especial de las Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, advirtió sobre la inminente escalada militar en el noroeste de Siria, que incluye a países extranjeros, en referencia a Rusia y Turquía.

  • Geir Pedersen, enviado especial de las Naciones Unidas para Siria.

El Enviado Especial de las Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, advirtió sobre la inminente escalada militar en el noroeste de Siria, que incluye a países extranjeros, en referencia a Rusia y Turquía.

Durante la sesión del Consejo de Seguridad, Pedersen pidió el cese del fuego en Idleb para poner fin al sufrimiento de los civiles, pero Vasili Nebenzia, representante permanente de Rusia ante el organismo internacional, se burló de las “lágrimas de los países occidentales” sobre los civiles y de los intentos de usar el sufrimiento humano como excusa para implementar agendas políticas.

"La magnitud de la destrucción de estructuras civiles en respuesta de las fuerzas sirias a la actividad terrorista en Idleb, no es comparable al daño causado a Raqqa como resultado de las operaciones de la llamada coalición internacional", precisó el delegado ruso.

El diplomático ruso preguntó sobre el armamento confiscado en los depósitos de grupos terroristas en Siria, y sobre la falta de interés de Occidente por saber cómo llegaron a tales grupos. 

Por su parte, Turquía consideró que tenía derecho a defender los puntos de observación dentro de Siria, lo que requería una respuesta dura del lado sirio.

Según informes, la brecha se mantuvo amplia entre los miembros del Consejo de Seguridad sobre la evolución de la situación en Idleb y sus aspectos, y lo que es seguro es que los países occidentales consideran el proceso Astana como algo del pasado.

Al respecto, el enviado especial del Presidente de la Federación de Rusia para Medio Oriente y los países de África, y viceministro de Asuntos Exteriores, Mijail Bogdanov, anunció una próxima cumbre tripartita que comenzará el próximo marzo en Teherán entre Rusia, Irán y Turquía para discutir la crisis siria.