Rusia y Turquía preparan nueva ronda de pláticas sobre Siria

Rusia y Turquía preparan una nueva ronda de conversaciones sobre la confrontación en la provincia siria de Idleb, indicó este lunes el ministro de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov, poco antes de partir a Ginebra.

  • Rusia y Turquía preparan nueva ronda de pláticas sobre Siria.

Rusia y Turquía preparan una nueva ronda de conversaciones sobre la confrontación en la provincia siria de Idleb, indicó este lunes el ministro de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov, poco antes de partir a Ginebra.

Se hace necesario resolver varios asuntos, en los cuales se trabajó, tanto en consultas en Ankara y en Moscú, como en pláticas telefónicas entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su similar turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó el titular.

Ahora se prepara una nueva ronda de consultas para logras acuerdos que permitan contar con una verdadera zona de distensión en Idleb y no, precisamente, un área donde señoreen los terroristas, afirmó el jefe de la diplomacia rusa.

Erdogan consideró que Moscú debería aplicar todas las medidas para contener al ejército sirio, mientras que esta nación se refiere al incumplimiento por Ankara de las condiciones del acuerdo de septiembre de 2018.

El mandatario turco se refirió la semana pasada a la preparación de una reunión el próximo 5 de marzo, en Estambul, con los máximos dirigentes de Rusia, Francia, Turquía y Alemania, para analizar la situación en Siria.

Ante las aseguraciones de Erdogan de efectuar la referida cita, la televisión capitalina recordó que Putin le expresó su profunda preocupación por las acciones terroristas en la provincia de Idleb, durante una reciente conversación telefónica.

En la referida región, las formaciones extremistas reciben cobertura de la artillería turca en sus ataques contra posiciones del ejército sirio y contra los civiles en varias localidades de las vecinas provincias de Alepo y Hama.

Las fuerzas armadas sirias, finalmente, decidieron poner fin a las provocaciones de los extremistas en Idleb, donde Turquía debió crear una zona de distensión.

Al respecto, Lavrov constató en su momento que a Ankara le fue imposible cumplir con varias de las disposiciones del acuerdo pactado en Sochi, en septiembre de 2018, tras una reunión de Putin y Erdogan en ese sureño balneario.

Recordó que, de acuerdo con la referida avenencia, Turquía debió encargarse de crear una zona desmilitarizada de 20 kilómetros y de la división entre los llamados grupos armados moderados y las formaciones terroristas, así como de lograr el trabajo de la zona de distensión.