EE.UU. vs Irán: ¿A la guerra por un dron?

El ataque sería en represalia por el derribo de un dron estadounidense que los iraníes alegan, y parecen haber probado, violaba su espacio aéreo, en medio de la tensión generada días antes por un extraño incidente con dos buques petroleros del que Estados Unidos culpa a Irán pero que tiene demasiadas coincidencias con otros que han terminado desatando guerras interesadas con Washington a la cabeza (Maine, Ton Kin, armas de destrucción masiva en Irak…)

Fragmento de dron derribado.

Toda la prensa y hasta el propio presidente norteamericano Donald Trump coinciden en que este había autorizado un bombardeo a Irán que detuvo en el último momento diciendo que “morirían 150 iraníes”.

El ataque sería en represalia por el derribo de un dron estadounidense que los iraníes alegan, y parecen haber probado, violaba su espacio aéreo, en medio de la tensión generada días antes por un extraño incidente con dos buques petroleros del que Estados Unidos culpa a Irán pero que tiene demasiadas coincidencias con otros que han terminado desatando guerras interesadas con Washington a la cabeza (Maine, Ton Kin, armas de destrucción masiva en Irak…)

La cancelación del bombardeo no limitó el lanzamiento de un ciberataque del Comando Cibernético de Estados Unidos contra el sistema informático de la defensa iraní, pero es de suponer que después del ataque contra la central de las centrífugas de enriquecimiento de uranio efectuado conjuntamente por Israel y Washington con el virus Stuxnet años atrás, las infraestructuras y las redes de la defensa de Irán no estén conectadas a Internet.

La tensión entre Irán y Washington ha venido escalando desde que Trump llegó a la presidencia y canceló un acuerdo nuclear firmado durante el mandato de Barack Obama, en el que eran parte varios de los aliados europeos de EE.UU. y Rusia, con el obvio interés de complacer a Israel como hizo también con el traslado a Jerusalén de la embajada norteamericana en ese país.

Irán no trae buenos recuerdos para presidentes de EE.UU. en ejercicio que aspiran a relegirse desde que el intento de rescatar unos rehenes secuestrados en la embajada norteamericana en Teherán terminó en un desastre que costó la presidencia a James Carter, y Trump está iniciando la carrera hacia su reelección con una favorable situación económica que a pesar de sus bravuconadas no le hace necesario, por el momento, buscar en una guerra la salida a sus pretensiones electorales, lo que no hace imposible que ante una coyuntura en que crea puede sacar partido de ello opte por un conflicto militar cuyo fin exitoso para Washington no parece tener muchas posibilidades.

Los resultados en Siria y el papel creciente de Rusia allí, con un Putin que ya lanzó una advertencia bien explícita sobre lo que significaría una intervención norteamericana en Irán no debe ser muy estimulante para los militares norteamericanos.

A lo interno, la Cámara de Representantes controlada por los Demócratas, ha advertido no está interesada en una guerra y ha regañado al Presidente por no consultar al Congreso ante la decisión de un ataque que casi llega a efectuarse contra Teherán.

Todo esto en medio de mensajes contradictorios de Trump en los que lo mismo promete en su cuenta en Twitter prosperidad a Irán si renuncia a tener armas nucleares -cosa a la que ya se habían comprometido los iraníes en el acuerdo que el magnate considera “terrible”- que dice sobre la situación con los iraníes en una entrevista con  la NBC: “No estoy buscando una guerra, pero si la hay, será una destrucción como nunca antes se ha visto. Pero no estoy buscando hacer eso”.

Tomando en cuenta todo lo anterior, ¿hizo mal Irán en derribar el dron? En una situación como la actual, caracterizada por la alta tensión militar, renunciar a ejercer la soberanía sobre el espacio aéreo y permitir el uso por Estados Unidos de vehículos con un ya largo historial de usos en el espionaje, el asesinato a distancia y el bombardeo selectivo, no hay error más grave que enviar una señal de debilidad.

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro.

“Medios, redes y paredes”, nace una Universidad para la comunicación liberadora

Al control de las principales plataformas por grandes empresas subordinadas a las políticas de...

Un demócrata llamado Evo Morales

Indefensas ante su enemigos de clase, con las instituciones armadas al servicio de la oligarquía...

Cuba a la oscura luz del mundo

Una amiga brasileña que como periodista ha estado unos días en Cuba me comentaba su asombro...

La maquinaria perfecta de la guerra trumpista vs Cuba

"El socialismo y el comunismo solamente quieren una cosa: el poder para la clase que ocupa el...

Qué pasa en Cuba que el mundo no debe saber

Desde marzo de 2013 la maquinaria mediática que funciona como las brujas de Macbeth, fabricando...

“Se busca”, el ¿último? invento trumpista para asfixiar a Cuba

En la concepción de las relaciones internacionales que preconiza la Casa Blanca todo es bussines...

Temas relacionados

Pence culpa al personal médico de EE.UU. por crisis del Covid-19

Pence negó que Trump haya minimizado la crisis desde el principio, a pesar de que el inquilino...

Pentágono prepara búnker para transferir a la alta oficialidad por...

El Pentágono ordena la preparación del cuartel general secreto para la transferencia allí de...

Vladimir Padrino: EEUU cometió un error al señalarnos como...

Confesiones para Al Mayadeen del Ministro de la Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López....

Salami: EE.UU. finalmente tuvo que cerrar su embajada en Iraq

A Estados Unidos le resultó imposible controlar las incesantes protestas contra la sede, así...

Frente al despliegue militar estadounidense, Maduro moviliza las FANB...

La fuerza armada venezolana movilizará en las próximas horas piezas de artillería para estar...