Una Cuba firme, amargura en Estados Unidos: Del fracaso de Bahía de Cochinos a un hilo de tuits

No faltan las turbias organizaciones, los vagos organizdores  y otras cuentas que son claramente el fruto de la inversión de Estados Unidos.

  • Una Cuba firme, amargura en Estados Unidos: Del fracaso de Bahía de Cochinos a un hilo de tuits
    Una Cuba firme, amargura en Estados Unidos: Del fracaso de Bahía de Cochinos a un hilo de tuits

Aunque el COVID estuvo bien contenido en Cuba durante casi toda la pandemia, el impacto de las condiciones económicas actuales pasó factura. En 2021, Cuba se vio obligada a abandonar el sistema de doble moneda, y a principios de este año, sus exportaciones experimentaron un importante descenso del 40% y su economía en total del 11%.

Las sanciones, además de los problemas de liquidez causados por la caída después de que el país impusiera un estricto cierre a los extranjeros debido a la pandemia, han profundizado la escasez, agravando el golpe financiero, perjudicando a la creciente industria turística que proporcionaba a Cuba las reservas extranjeras necesarias para estabilizar su moneda. 

En los últimos días se produjeron disturbios espontáneos en La Habana, atacando vehículos policiales e infraestructuras, tras la presión añadida de la pandemia y las sanciones impuestas a la pequeña isla. Algunos de los disturbios agravaron las difíciles condiciones debido al bloqueo tras el inicio global de la COVID-19 global; no hay duda de que fue en gran medida resultado de una operación intencionada en medio de la pandemia, aprovechando las condiciones actuales para impulsar los esfuerzos respaldados por Estados Unidos contra Cuba.

En respuesta a las agitaciones intencionadas y largamente planificadas contra La Habana, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel movilizó a su pueblo a las calles, alentando a los revolucionarios a "enfrentar desafiantemente" las provocaciones, afirmando que las calles cubanas son para el pueblo cubano. Esto se vio reforzado por la asistencia masiva a las manifestaciones pro-revolucionarias que respondieron a las concentraciones y disturbios relativamente marginales de unos pocos miles.

Sin embargo, en medio de las difíciles condiciones económicas, de las que no se libra ningún país, la más reciente campaña en las redes sociales contra Cuba, acompañada del hashtag #SOSCuba, fue apenas más convincente en la red.

Una simple búsqueda del hashtag #SOSCuba revela la disposición habitual de las operaciones, cuentas que van desde individuos con mensajes a favor del cambio de régimen que representan a organizaciones "promotoras de la democracia" con sede en EE.UU. y Canadá (algunos defensores de la "libertad de Internet") los habituales gusanos de Miami o directamente bots de cuentas falsas. 

 

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, identificó los disturbios como causados por una coordinada e intencionada "operación comunicacional que ha sido preparada desde hace mucho tiempo" con millonarios "fondos del gobierno [estadounidense]", informó TeleSUR.

No faltan las turbias organizaciones, los vagos organizadores y otras cuentas que son claramente  fruto de la inversión de Estados Unidos. Entre ellas, mencionamos el llamado "Movimiento San Isidro", que se hace pasar por un grupo de artistas pro-democráticos, residentes en el barrio de San Isidro de La Habana, cuya participación, seguidores y retweets incluye a funcionarios del gobierno estadounidense y europeo y a miembros de la embajada de Estados Unidos.

Una comprobación reveló la identidad de los usuarios: "Cuba Decide", "Voices of Cuba" (un Museo de Historia Natural de Estados Unidos), "CubaNet" y "CiberCuba" (un medio de comunicación basado en datos de Florida); todos ellos publican, postean y retuitean contenidos coincidentes de funcionarios estadounidenses, haciéndose eco de llamamientos al cambio de régimen y puliendo infografías sobre los supuestos abusos de los derechos humanos en Cuba o los manifestantes desaparecidos.

Como era de esperar, los funcionarios estadounidenses respondieron "justo" en el momento oportuno, como el alcalde de Florida, Francis Suárez, que expresó su preocupación "humanitaria" por esas misteriosas cuentas de activistas digitales que piden una "intervención militar" en Cuba.

Por otro lado, el representante republicano Anthony Sabatini amenazó en Twitter a "altos funcionarios comunistas" con un ultimátum: "O ayudan inmediatamente a la transición del gobierno lejos del comunismo o serán procesados y ejecutados después. #SOSCuba".

La última campaña se produjo tras las repercusiones de la última Asamblea General de la ONU, que votó por abrumadora mayoría la adopción de medidas y la condena del bloqueo económico y financiero de Estados Unidos contra Cuba. 184 naciones votaron a favor de la resolución, con sólo dos blandiendo el veto: EE.UU. e "Israel".


En 2016, Obama flexibilizó algunas de las restricciones comerciales y de viaje del antiguo embargo económico de Estados Unidos contra Cuba, presionado por el contratista de la USAID Alan Gross. El contratista judío-estadounidense, detenido entre 2009 y 2014 por espionaje, fue enviado por la USAID para construir líneas de Internet sin restricciones para "la comunidad judía de Cuba".

La USAID lanzaría Zunzuneo, una red social secreta de Estados Unidos construida con textos para agitar el malestar y socavar el gobierno, en línea con las "iniciativas de transición política" de la USAID para 2008-2010 cuyo objetivo era "romper el bloqueo en la isla".


Trump, habiendo optado por tácticas más duras de sanciones y hostilidad abierta, hizo retroceder el acercamiento de Obama a Cuba en 2016, limitando el turismo a la isla mediante el fin de la categoría de viaje "pueblo a pueblo". Sus sanciones le costaron a Cuba más de 20.000 millones de dólares, con una pérdida de 5.570 millones de dólares entre abril de 2019 y marzo de 2020. Sus retrocesos también amenazaron la actividad de USAID hacia Cuba, ya que bajo su administración hubo propuestas de recortar miles de millones en fondos de ayuda. 

El gobierno de Biden, armado con activos de ONGs en su gabinete y en sus oficinas administrativas, como la exlíder de la NED Shanthi Kalathil del Consejo de Seguridad Nacional, ahora Coordinadora para la Democracia de los Derechos Humanos o las directoras de la CIA Andrea Kendall-Taylor, ahora Directora Senior para Rusia y Asia Central y Avril Haines, la Directora de Inteligencia Nacional que fue el consejo adjunto del Comité de Relaciones Exteriores del Senado cuando Biden era vicepresidente.

Como resumió un informe de la Rand de 2016, la comunidad de inteligencia estadounidense pasó a sustituir la guerra directa por el poder blando, permitiendo la propaganda, la militarización de la información, la subversión cultural, e incluso barajando equipos y armas con fines de cambio de régimen bajo los canales aparentemente pacíficos y diplomáticos de las embajadas y las organizaciones de la sociedad civil.

Hace apenas unas semanas, la USAID anunció que ofrecería subvenciones por valor de 2 millones de dólares durante un período de tres años a organizaciones asociadas, ya sea como ONG extranjeras o como organizaciones estadounidenses, para nuevos programas de "promoción de la democracia" destinados a impulsar "mayores derechos humanos y libertades" y a "ampliar el impacto de la sociedad civil". 

Para operar de forma encubierta y "mantener un perfil bajo, el último paquete de subvenciones de USAID también exime a las ONG asociadas de añadir "marcas de USAID a los materiales distribuidos en la isla".

Aunque Estados Unidos se mantiene firme en su negativa a levantar las sanciones, el 116º Congreso ha autorizado 20 millones de dólares adicionales para programas de "promoción de la democracia", incluyendo 12,973 millones de dólares para "programas de difusión" en la isla.

Para la primera sesión del 117º Congreso, que se reúne tras el inicio del 1 de julio de este año fiscal, se presupuestaron 9.700.000 dólares para el equipamiento de capital de esta infraestructura de radiodifusión. La última campaña contra Cuba era un proyecto en ciernes, que se preparaba para lanzarse en forma de dominó tras el golpe de Estado contra el lacayo de Haití, con la ayuda de agentes colombianos y de la Florida respaldados por Estados Unidos. 


En el verano de 2019, la USAID concedió 3 millones de dólares a cualquier organización que "investigara" el supuesto "trabajo forzado del personal médico cubano", apareciendo informes farsantes en la BBC, el Wall Street Journal y Human Rights Watch. La acusación fue impulsada en septiembre de ese año a través de un proyecto de ley del Congreso presentado a principios de ese año por los senadores Robert Menéndez y Marco Rubio, que buscaba tomar medidas contra Cuba y los médicos cubanos sobre estas falsas bases.


Este esfuerzo fue un intento obvio de difamar a Cuba como una "potencia médica mundial" cuyos servicios médicos orientados al pueblo han ganado premios Nobel y elogios de la Organización Mundial de la Salud. No sólo la atención sanitaria es gratuita, accesible y está al alcance de todos los ciudadanos cubanos, sino que las brigadas médicas cubanas se han desplegado en todo el mundo para responder mejor a las pandemias mundiales, demostrando que han aumentado los resultados sanitarios en las naciones receptoras. 

Sin embargo, las farsas del gobierno anticubano culpaban a la falta de inversión del gobierno en el sector de la salud, y no a las sanciones, pretendiendo que las sanciones no incluyen alimentos o medicinas.

Por supuesto, la subvención era una forma obvia de sobornar a los periodistas y a las organizaciones en una narrativa que iba directamente en contra de la realidad. Hubo una suma adicional de 2 millones de dólares, otorgada en julio de 2019 a grupos encargados de difundir (o fabricar) "la conciencia sobre las realidades que enfrentan los ciudadanos cubanos y los fracasos de la revolución cubana." 

Colombia, el centro regional de la financiación de las ONG y de la influencia militar y de poder blando de Estados Unidos, ha sido, junto con Haití, el principal lugar de exportación de operaciones de inteligencia y de poder blando contra los antagonistas de Estados Unidos en la región.

El golpe de Estado en Haití de la semana pasada barrió con el antiguo gobierno neoliberal, lacayo de EE.UU. que ya no era útil, a cambio de movilizar una mejor respuesta al movimiento  de activos contra Cuba. 

Durante 6 décadas, Estados Unidos ha lanzado ataques de guerra militar, biológica y económica sin parar contra el pueblo de Cuba para desacreditar los éxitos del socialismo y socavar su compromiso social y político con la cooperación, la soberanía y los verdaderos compromisos con la democracia y la igualdad. Es gracias al socialismo que Cuba sigue prosperando.

Hubo 638 intentos de asesinato contra Fidel Castro durante su vida y, entre 1959 y 1997, se produjeron 5.780 ataques terroristas contra el pueblo cubano por parte del gobierno estadounidense que han costado 3478 vidas.

Sin embargo, la nueva "Bahía de los Tweets" trata de movilizar un consenso nacional e internacional para el cambio de régimen, facilitado por las farsas de las preocupaciones y abusos de los "derechos humanos". Cuba está acostumbrada a los desafíos, y hoy está preparada para resistir y derrocar los intentos fallidos.

Es más bien EE.UU. quien se encuentra debilitado: su imagen de salida se redujo en Bahía de Cochinos, y apenas pudo mantener un hilo de Tweets. 

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
Julia Kassem

Escritora e investigadora

Ver cobertura completa

Muere voluntario de la policía israelí en operación de atropello en Nahariya.

Muere policía israelí en operación de atropello en Nahariya

EE.UU. carece de autoridad moral para impulsar iniciativas a favor de la paz

EE.UU. carece de autoridad moral para impulsar iniciativas a favor de la paz

Mensaje estadounidense en la venta de submarinos nucleares a Australia

Mensaje estadounidense en la venta de submarinos nucleares a Australia

Biden defiende alianzas militares en Asamblea general de la ONU

Biden defiende alianzas militares en Asamblea General de la ONU

EE.UU. desplegará 2 mil soldados en Iraq durante nueve meses.

EE.UU. desplegará 2 mil soldados en Iraq durante nueve meses

¿Hacia un nuevo orden mundial?
OMS recibe resultados de ensayos clínicos de vacunas cubanas anticovid-19

OMS recibe resultados de ensayos clínicos de vacunas cubanas anticovid-19

Asesinato de Fakhrizadeh se llevó a cabo mediante disparos por vía satélite

Asesinato de Fakhrizadeh se llevó a cabo mediante disparos por vía satélite

Combustible iraní en El Líbano es golpe de la Resistencia a EE.UU. y aliados locales.

Combustible iraní en El Líbano: un golpe de la Resistencia a EE.UU. y aliados locales

EE.UU. no retirará sus fuerzas del este del Éufrates, Siria

Temas relacionados

México y Cuba en la geopolítica regional

Estamos ante un mensaje contundente y ante un curso geopolítico que México intenta abrir en la...

Casi tres millones de estadounidenses optan por seguro sanitario

El miércoles el presidente Joe Biden dijo en un comunicado que reabrió el mercado de seguros de...

EEUU, Reino Unido y Australia, nueva alianza de seguridad para el...

La cooperación trilateral, que llevará el nombre de AUKUS, prevé que Estados Unidos ayude a...