​Un acuerdo que tiene dos elecciones, en lugar de la paz en Medio Oriente, como su enfoque

Como reconoció Trump, Washington ya no desempeñaría el papel de árbitro neutral, aunque prometiera ser la fuente de protección de Israel. En su lugar, Estados Unidos ha trazado las líneas en una serie de mapas que esbozan un futuro Estado palestino tan manipulado que requiere la construcción de un túnel gigante a través de Israel para conectar dos zonas de control palestino.

  • Para propósitos electorales, Trump no necesita un trato, simplemente necesita la impresión de que se está progresando.

Un presidente que intentaba prevalecer en un juicio político se enfrentó a un primer ministro israelí acusado el martes para anunciar un plan largamente demorado para resolver el conflicto israelí-palestino, y el resultado sonó más como un mapa de ruta para su propio futuro que para el Medio Oriente.

Para el presidente Trump es un plan que se basa en su decisión de trasladar la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén –un gran éxito político entre sus donantes judíos conservadores y evangélicos que, contrariamente a las predicciones, no provocó una reacción violenta en la región.

Trump entra ahora en el corazón de su campaña electoral declarando que ha llevado a cabo un plan que convierte a Jerusalén en la capital indivisa de (Israel) y relega la capital palestina a un suburbio, y que el Sr. Trump, en un triunfo de la marca inmobiliaria, de repente llama "Jerusalén Este".

Y la sincronización no es un accidente: En un momento en que la televisión por cable se centra en la impugnación y la perspectiva de que el ex asesor de seguridad nacional John R. Bolton pueda testificar, Trump tuvo la oportunidad de pararse en la Sala Este y presentarse como un pacificador. Con una rara autodisciplina, nunca mencionó la palabra impugnación.

Por su parte, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, marcha hacia sus elecciones de marzo esgrimiendo el poderoso argumento de que los israelíes deberían ignorar su acusación por cargos de corrupción y centrarse en el hecho de que él, por la fuerza de su relación con Trump, movió a Washington a dar legitimidad permanente a los asentamientos judíos en el territorio en disputa.

Para el domingo, el primer ministro dijo que, al salir de Washington, (Israel) se anexará esencialmente la parte estratégicamente vital del Valle del Jordán que sus militares ya controlan. A medida que se acercan las elecciones israelíes, esos movimientos le permiten venderse como el susurrador de Trump, el hombre indispensable que dobló la Casa Blanca a su voluntad.

"Despojen a los palestinos de las consideraciones políticas internas e israelíes que determinaron el momento de la liberación del plan", dijo Robert Malley, presidente del International Crisis Group y ex funcionario de la administración de Obama, "y el mensaje a los palestinos, resumido en su esencia, es: Has perdido, supéralo".

Ese mensaje, implícita o explícitamente, reescribe el arte del trato con Medio Oriente.  Al inclinar el mapa de un futuro Estado palestino tan precipitadamente en dirección a (Israel), Trump ha abrazado un plan que esencialmente desmantela 60 años de apoyo bipartidista a un proceso negociado entre israelíes y palestinos, en el que ambos hacen concesiones e intercambios de tierras que definirían las líneas de un nuevo mapa.

Como reconoció Trump, Washington ya no desempeñaría el papel de árbitro neutral, aunque prometiera ser la fuente de protección de Israel. En su lugar, Estados Unidos ha trazado las líneas en una serie de mapas que esbozan un futuro Estado palestino tan manipulado que requiere la construcción de un túnel gigante a través de Israel para conectar dos zonas de control palestino.

Para Trump, esta es la fusión de la elaboración de acuerdos, la planificación urbana de Medio Oriente y la política de los años electorales o, más bien, la posible elaboración de acuerdos.

Hace unos días, Trump dijo: "Creo que estamos relativamente cerca, pero tenemos que conseguir que otras personas lo acepten". En otras palabras, el "trato del siglo" no fue ningún trato. Y las otras personas fueron los palestinos, que rechazaron la propuesta y el mapa que la acompañaba el martes, horas después de su publicación.

Para propósitos electorales, Trump no necesita un trato, simplemente necesita la impresión de que se está progresando.

Y en la Casa Blanca el martes, los embajadores de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Omán -pero no de Arabia Saudita, el país que Trump y su yerno, Jared Kushner, han trabajado más duro para cortejar, estaban en la sala para el anuncio, un aparente respaldo a su enfoque, si no a los detalles.

Su presencia habría sido inimaginable en el pasado, especialmente para cualquier anuncio que no llegara a crear un verdadero Estado palestino.

Y éste ciertamente se queda corto en ese objetivo. El plan de 180 páginas de Trump requeriría que los palestinos aceptaran sólo una soberanía parcial sobre un futuro estado palestino, al menos durante un tiempo considerable, y que renunciaran a cualquier reclamación de territorio donde los israelíes ya han aceptado asentamientos. Y les pedía que aceptaran la apuesta de que, como prometió  Trump, se harían ricos en última instancia gracias a un fondo de inversión de 50 mil millones de dólares, pagado por los vecinos árabes.

Tiene un giro brillante: Los palestinos no tienen que decir sí o no durante cuatro años. Eso significa que su respuesta no llegará hasta el final del próximo mandato de Trump, si es reelegido. Mientras tanto, (Israel) congelaría los asentamientos en el territorio que Trump ha reservado para los palestinos, muchas de las cuales son áreas en las que los israelíes tienen poco interés.

Esa condición aplaza todas las cuestiones difíciles durante varios años de negociaciones, con sus inevitables fracasos y crisis. Sin embargo, le da a Trump el punto de vista de la campaña de que ha cumplido una promesa de 2016 y ha propuesto una solución real, en lugar de un simple proceso.

La propuesta, por supuesto, ayuda a Netanyahu moviendo los postes de la meta. El estatuto de Jerusalén se establece en el documento Trump, en lugar de ser objeto de negociación. Y mientras los ex presidentes sermoneaban a Netanyahu sobre su creación de asentamientos judíos en territorios que son objeto de negociación, el plan de Trump los convierte en una característica permanente.

Para los críticos, esa es la falla fatal.

El senador Christopher S. Murphy, demócrata de Connecticut, que estuvo entre los legisladores a quienes Kushner informó en la Casa Blanca, lo calificó como "un abandono total de décadas de política estadounidense en el Medio Oriente".

Se refería al apoyo estadounidense de larga data a un acuerdo que incluiría sólo modestos ajustes en las fronteras israelíes trazadas en 1967, año de la guerra árabe-israelí, y por un proceso creado en los Acuerdos de Oslo, que comenzó en 1993 y terminó en gran parte con la cumbre fallida de 2000 en Camp David. La premisa de esas conversaciones era que los israelíes y los palestinos establecerían un proceso complejo y se abrirían paso a través de acuerdos sobre fronteras, asentamientos, derechos políticos y la retirada del ejército israelí de tierras palestinas.

Hubo años de conversaciones, estancamientos, "hojas de ruta hacia la paz", negociaciones colapsadas e intifadas.

Trump, el perturbador, ha dejado claro que no cree que ese enfoque funcione. El martes, señaló que todos los presidentes desde Lyndon B. Johnson habían intentado y fracasado en la negociación de un acuerdo de paz. Siempre el magnate de los bienes raíces, Trump ha declarado que está más interesado en trabajar con los hechos existentes sobre el terreno que en crear procesos.

Así que su plan, de tres años de duración, no se trata tanto de futuras negociaciones como de cimentar lo que existe hoy en día y hacer tratos por los bordes. Si los palestinos lo toman, sugirió, las riquezas seguirán. Habría un millón de nuevos empleos, dijo, y la pobreza se reduciría a la mitad. Trump ha ofrecido un incentivo similar al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Era un lenguaje bastante familiar para Trump, nacido de la certeza de que los incentivos económicos superarán las diferencias étnicas, tribales y religiosas, a pesar de las considerables pruebas en contrario. Y para el primer ministro israelí, era un plan a medida para unas elecciones a cuatro semanas de distancia. Tan hecho a medida que una docena de senadores demócratas escribieron en una carta a Trump el martes que "el momento en que esta propuesta coincide con la acusación del primer ministro Netanyahu por soborno también plantea inquietantes cuestiones sobre su intención de intervenir en el proceso electoral israelí".

No es sorprendente que Netanyahu no esté de acuerdo. "Es un gran plan para (Israel)", dijo, con un entusiasmo que rara vez mostró durante sus visitas a la Casa Blanca en los años de Obama. "Es un gran plan para la paz".

 

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen
David E. Sanger

Corresponsal en jefe de Washington para The New York Times. Ha sido miembro de dos equipos que ganaron el Premio Pulitzer , y ha recibido numerosos honores por su cobertura de seguridad nacional y política exterior.

Temas relacionados

EE.UU. instruye a Netanyahu detener plan de anexión

Según la radio hebrea, la decisión obedece a que la Casa Blanca recibió mensajes enojados y...

Gobierno libanés niega haber adoptado la Ley César sobre sanciones...

El gobierno libanés confirma en un comunicado que está estudiando el impacto de la Ley César...

Siria condena “Ley César” que endurece sanciones estadounidenses en su...

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores y Emigrantes aseguró que la llamada “Ley César” se...

Campesinos y soldados sirios obligan a retroceder a un convoy de EE.UU....

Una caravana estadounidense, integrada por ocho vehículos, trató de acceder a la localidad siria...

EE.UU. espera fortalecer cooperación con Iraq

El embajador estadounidense en Bagdad, Matthew Tueller, afirmó la aspiración de su país de...