Presidentes de Rusia y Bolivia conversan sobre acuerdo para suministro de Sputnik V

Ambas partes expresado su satisfacción por el desarrollo progresivo de los lazos ruso-bolivianos en varios aspectos como el comercial, económico, energético y humanitario.

  • Presidentes de Rusia y Bolivia cnversan sobre acuerdo para suministro de Sputnik V
    Presidentes de Rusia y Bolivia conversan sobre acuerdo para suministro de Sputnik V

Vladímir Putin y Luis Arce conversaron telefónicamente cuestiones de cooperación en la lucha contra la propagación de la Covid-19, teniendo en cuenta los acuerdos existentes sobre el suministro de la vacuna rusa Sputnik V al país latinoamericano.

Según detallan desde el Kremlin, la conversación entre los mandatarios e Rusia y Bolivia tuvo lugar por iniciativa de la parte boliviana. "Ambas partes han expresado su satisfacción por el desarrollo progresivo en muchos otros ámbitos, como el comercial, económico, energético y humanitario", se indica en el comunicado publicado este martes.

En Bolivia se han administrado un total de 4 585 576 de dosis de las vacunas Sputnik V, AstraZeneca, Sinopharm y Pfizer. Las autoridades sanitarias afirman que en el país no se ha detectado la presencia de la cepa Delta.

A finales de diciembre pasado, Bolivia firmó un contrato para la adquisición de 5,2 millones de dosis del antídoto creado por Centro Gamaleya de Moscú. Se estimaba que para marzo iban a recibir 1,7 millones de dosis, una cantidad similar en abril y el resto en mayo, hasta completar la cantidad establecida.

Sin embargo, no todas llegaron según lo acordado y experimentó una escasez del segundo componente de Sputnik V, lo que produjo descontento popular. El pasado martes, la viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Renee Castro, pidió tener paciencia y aseguró que "las vacunas van a ir llegando".

Por su parte, el ministro de Salud, Jeyson Auza, señaló que aún no tenían fecha para la llegada de más dosis del inmunólogo ruso, pero aseguró que hasta el 20 de agosto en el país quedarían unas
200 000 personas a la espera de su última inyección y expresó la esperanza de contar con los componentes faltantes antes de ese día.