A 241 ascienden en Chile las personas con serias lesiones oculares por represión policial a protestas

En todos los casos ello corresponde a disparos directos de balines a la cara de los manifestantes, o el impacto de bombas lacrimógenas, lanzadas por la fuerzas de carabineros, acciones que han sido denunciadas reiteradamente por entidades nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos y el Colegio Médico, entre otros.

A 241 ascienden en Chile las personas con serias lesiones oculares por represión policial a protestas

A 241 ascienden en Chile las personas con serias lesiones de la vista por la fuerte represión policial contra los manifestantes, informó el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Esa entidad ofreció una actualización de sus observaciones desde que comenzaron las protestas populares el 18 de octubre último hasta el 29 de noviembre.

El INDH detalló que de esas 241 personas, dos presentan estallido ocular, otras 73 lesiones de diverso tipo, cinco por pérdida de un ojo y 161 con traumas oculares.

 

En todos los casos ello corresponde a disparos directos de balines a la cara de los manifestantes, o el impacto de bombas lacrimógenas, lanzadas por la fuerzas de carabineros, acciones que han sido denunciadas reiteradamente por entidades nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos y el Colegio Médico, entre otros.

Asimismo el INDH reportó ocho mil 165 personas visitadas en las comisarías y la presentación hasta el momento de 604 acciones judiciales contra las fuerzas policiales y militares, entre ellas seis por homicidio, nueve por homicidio frustrado y 88 por violencia sexual.

A ello se suman 458 querellas por torturas y tratos crueles, y 19 querellas por lesiones.

El INDH ha advertido reiteradamente que esas cifras solo responden a lo que sus observadores han comprobado en las comisarías y centros de salud que han podido visitar, y no al total real de lesionados y detenidos en el país.

Por su parte, la Comisión Chilena de Derechos Humanos (CChDH) se pronunció por una nueva constitución y llamó a esclarecer y sancionar las graves violaciones cometidas por agentes del Estado contra las manifestaciones populares.

La CChDH emitió un comunicado de ocho puntos en el cual señala la necesidad de establecer un nuevo orden social que se plasme en una constitución que garantice derechos sociales básicos, y que tenga "una incuestionable legitimidad social, tanto en su génesis como en su contenido".

Considera que la crisis actual sólo será superada si la nueva Constitución es expresión de un verdadero ejercicio de la soberanía popular, que respete genuinamente el derecho de libre determinación del pueblo, mediante un proceso constituyente inclusivo y democrático, en el cual todos los chilenos sean actores protagónicos.

Ello supone, añade, posibilitar el voto de los chilenos que viven en el extranjero, el de los mayores de 14 años, integración paritaria de género, representación garantizada para pueblos originarios, voto obligatorio y financiamiento público para que la elección sea libre e informada.

En el comunicado, la CChDH insiste en que la paz supone impedir la impunidad en materia de violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el período, y garantizar la debida reparación a las víctimas y/o familiares.

Asimismo señala que "las graves, masivas y sistemáticas" violaciones a los derechos humanos, deben ser debidamente esclarecidas y sancionados sus responsables, incluidas las autoridades, si se establece su responsabilidad penal en los hechos.