Trump ordenó quemar campos de trigo en Siria

El portal estadounidense International Business Times (IBT), en un informe publicado el viernes, indicó que la quema de grandes áreas de campos de cultivo de trigo sirio fue realizada por orden directa del presidente de Estados Unidos.

  • Trump ordenó quemar campos de trigo en Siria.

El presidente estadounidense Donald Trump ordenó personalmente a las fuerzas norteamericanas que incendien grandes áreas de campos de trigo en Siria.

El Gobierno sirio denunció el domingo pasado que varios helicópteros Apache de la llamada coalición internacional, liderada por EE.UU., incendiaron unas 20 hectáreas de trigo en la ciudad de Al-Shadadi, en el sur de la provincia siria de Kasakeh, lanzando bombas térmicas cerca de las zonas de cultivo de los agricultores sirios.

El portal estadounidense International Business Times (IBT), en un informe publicado el viernes, indicó que la quema de grandes áreas de campos de cultivo de trigo sirio fue realizada por orden directa del presidente de Estados Unidos.

“Las fuerzas estadounidenses cumplieron las órdenes decretadas por la Casa Blanca”, afirmó el reporte bajo el título: “Confirmado: Trump ordenó la quema de cultivos de trigo de Siria durante la pandemia” de la Covid-19.

El Gobierno sirio denunció además actos provocativos de aeronaves estadounidenses, que volaron a baja altura y se aproximaron a las casas y campos agrícolas, causando pánico y miedo, entre los pobladores, especialmente entre los niños.

El acto criminal se produce mientras el país está sufriendo escasez de alimentos debido a las sanciones estadounidenses y europeas, así como al largo conflicto que sufre desde 2011, por presencia de grupos terroristas y armados que, según Damasco, reciben todo tipo de apoyo desde ciertos países extranjeros, encabezados por Washington.

Además, la quema de trigo sirio viene en momentos en los que el Gobierno de Siria ha estado esforzándose al máximo para prevenir la propagación del coronavirus, causante de la COVID-19, en su país. La coincidencia ha provocado gran ira e indignación entre activistas pro derechos humanos a lo largo y ancho del mundo.