Por tercera vez en una semana miles de israelíes protestan contra Netanyahu

La ira pública se ha intensificado en los últimos días, luego de la imposición de más restricciones para contrarrestar el regreso de la pandemia

  • Por tercera vez en una semana miles de israelíes protestan contra Netanyahu
    Por tercera vez en una semana miles de israelíes protestan contra Netanyahu

Miles de manifestantes protestaron la noche del sábado en la Jerusalén ocupada contra la corrupción y la mala gestión de la COVID-19 del gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

La ira pública se ha intensificado en los últimos días, luego de la imposición de más restricciones para contrarrestar el regreso de la pandemia, que impactó a la economía, donde los manifestantes acusan al gobierno de estar "separado" de la realidad.

Cientos de manifestantes que estaban presentes en la escena sostenían pancartas que decían "Democracia", " Mentiroso " y " Manipulador ", asimismo se organizó una agrupación en la Jerusalén ocupada, frente a la residencia de Netanyahu para exigir su renuncia.

Netanyahu enfrenta cargos en tres casos separados, relacionados con soborno, fraude y abuso de confianza.

En Tel Aviv, miles de manifestantes acudieron al Parque Charles Clore para protestar por el manejo  de la crisis económica y sanitaria, un día después de la imposición de nuevas restricciones destinadas a detener la propagación del nuevo coronavirus.

(Israel)  registró oficialmente más de 49 mil casos de COVID-19  y 400 muertes.

Por su parte, el exministro de defensa y jefe del partido Israel Beitenu y miembro de la Knéset, Avigdor Lieberman, advirtió  de una nueva "revolución" que azota a  (Israel).

El Canal 7 informó el sábado que Lieberman advirtió sobre el estallido de una "revolución civil" o un caso de "revuelta civil", como resultado del deterioro de las condiciones económicas y las malas condiciones sociales.

Los medios israelíes reportaron que la tasa de desempleo en (Israel) había aumentado al 21 por ciento desde la imposición de medidas de aislamiento parcial en marzo, y la lenta implementación de los paquetes de ayuda prometidos por el gobierno, lo que frustraba a los israelíes que temían estar al borde del colapso económico.