Razones escondidas en la normalización entre Monarquías Árabes e (Israel)

En muchos sentidos, los "Acuerdos de Abraham" equivalen a un trato de armas. EAU y otros estados que ahora se involucran con "Israel" se encontrarán armados con una mejor clase de armamento estadounidense.    

  • "Israel" firma con Emiratos y Bahréin los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca. Foto: EFE

Los Acuerdos de Abraham, como llaman en Estados Unidos a la normalización de relaciones entre (Israel), Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin, ni siquiera constituyen un tratado de paz que solo se firma entre partes en conflicto y ninguno de esos estados está en guerra, observa The Atlantic.

Mi preferencia personal, apunta el columnista de esa publicación estadounidense, habría sido que hubiera un tratado de paz entre israelíes y palestinos, que sería lo que realmente pondría fin al conflicto de Oriente Medio.

El acuerdo es una victoria para Mohammed bin Zayed, príncipe heredero de Abu Dhabi y gobernante de facto de los Emiratos; Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudita; Benjamin Netanyahu, el eterno primer ministro de (Israel); y el presidente Donald Trump. 

Cada uno de ellos hombres necesitaba este acuerdo con bastante urgencia y he aquí las razones:

  • Bin Zayed, porque se da cuenta de que EAU es profundamente impopular entre los demócratas (el liderazgo de los Emiratos Árabes Unidos se puso del lado malo del presidente Barack Obama y se sintió un poco aliviado cuando Trump asumió el cargo), por lo que comprende que necesita hacer que su país parezca útil y constructivo para Joe Biden, simplemente en caso.
  • Bin Salman, sin el cual estos estados del Golfo, Bahrein en particular, no se atreverían a hacer una movida tan audaz y pública, necesita este acuerdo por la misma razón: tiene que demostrar a los demócratas (y a los europeos) que es un líder constructivo y moderado, y no un mero asesino de disidentes.
  • Netanyahu se beneficia al menos de tres maneras: primero, desvía la atención de su miserable manejo de la pandemia de coronavirus (Israel) se está moviendo hacia un nuevo bloqueo de tres semanas). En segundo lugar, se las arregla para hacer la "paz" con los árabes que no son palestinos, el grupo particular de árabes que más le gustaría evitar. Y tercero, refuerza su reputación entre los votantes israelíes como estadista en el escenario mundial.
  • Donald Trump, porque puede decir a sus seguidores, particularmente a los más crédulos, que ha traído la paz al Medio Oriente. (No es que los votantes estadounidenses recompensen a los presidentes que traen la paz al Medio Oriente; pregúntele a Jimmy Carter).

En muchos sentidos, los "Acuerdos de Abraham" equivalen a un trato de armas. EAU y otros estados que ahora se involucran con "Israel" se encontrarán armados con una mejor clase de armamento estadounidense.    

Estados Unidos se ha comprometido durante mucho tiempo a mantener la ventaja militar cualitativa de (Israel), pero los Emiratos Árabes Unidos, en particular, podría haberse organizado una promesa similar.

El acuerdo es un triunfo para el embajador emiratí en Estados Unidos, Yousef Al Otaiba; el embajador de (Israel) en Estados Unidos, Ron Dermer; y Jared Kushner, el embajador de la administración Trump ante todo tipo de semitas. 

Fue Otaiba, más que cualquier otra figura, quien organizó la fiesta de presentación. Es el embajador más astuto e influyente en Washington, en parte porque tiene la confianza de bin Zayed, y cultiva con tanta asiduidad la imagen de su país como un estado árabe progresista (relativamente hablando), anti-extremista.    

Dermer, el confidente de Netanyahu desde hace mucho tiempo, logra reclamar una victoria diplomática, una que pasa por alto el núcleo del conflicto, la lucha israelí-palestina. 

Y crédito donde se merece el crédito: Kushner aportó energía e impulso a este proceso, y aseguró una victoria para su suegro y para la derecha israelí, a la que él es parcial. Fueron los jugadores regionales quienes hicieron que esto sucediera, pero Kushner fue lo suficientemente inteligente como para ayudar a poner la mesa.

Los israelíes ahora pueden viajar a Dubai y Abu Dhabi (y tal vez, pronto, a Marruecos, Sudán y Omán). 

La aplastante sensación de aislamiento que sienten los israelíes en su propio vecindario puede ser parcialmente eliminada por este acuerdo.

(Israel) y Emiratos Árabes Unidos (junto con otros estados del Golfo) cooperaron en secreto contra su enemigo común, la República Islámica de Irán, durante más de una década. La normalización de la fuerza de las relaciones da lugar a esta coalición, cuyos miembros ven a Irán y sus diversos apéndices como amenazas a su estabilidad e integridad territorial, e incluso a su existencia.

Una broma oscura y cruel que escuché una vez en Arabia Saudita: "¿Cuál es la diferencia entre los líderes del Golfo Árabe y el partido Likud de Netanyahu?"

Los estados del Golfo realmente desprecian a los palestinos. Una vez más, los líderes árabes están señalando a los palestinos que se han cansado de lo que ven como rechazo y obstinación palestina, y también que les gustaría mucho ser socios de (Israel) en el desarrollo de alta tecnología y en la lucha contra Irán. 

Hace dos años, bin Salman dijo en una entrevista:Creo que cada pueblo, en cualquier lugar, tiene derecho a vivir en su nación pacífica. Creo que los palestinos y los israelíes tienen derecho a tener su propia tierra”. 

Esa declaración fue vista, correctamente, como una invitación a los estados árabes a profundizar sus lazos con (Israel).

En este nuevo acuerdo, (Israel) obtiene algo a cambio de nada: relaciones con dos estados árabes más sin ni siquiera un congelamiento de asentamientos. (Los israelíes prometieron a los Emiratos Árabes Unidos que no anexarían formalmente ninguna tierra de Cisjordania, al menos por el momento. Pero Netanyahu no tenía el permiso de Trump para anexar esa tierra de todos modos, y ciertamente no obtendría permiso de Biden, si Biden gana la presidencia).

Es posible argumentar que este nuevo impulso hacia la normalización contribuirá a la causa del compromiso israelo-palestino. 

David Makovsky, del Washington Institute for Near East Policy, y Daniel Shapiro, embajador de Obama en (Israel), argumentaron en The Washington Post: La historia y el sentido común muestran que los estados árabes que mantienen relaciones diplomáticas con (Israel) juegan un papel más activo en el apoyo a las aspiraciones palestinas que los que no lo hacen". 

Un punto inteligente, y cierto, pero este acuerdo no hace nada en absoluto para convencer a la derecha israelí de que valdría la pena hacer gestos hacia los palestinos.

Mi punto de vista se alinea más estrechamente con el de Tamara Cofman Wittes, del Centro de Política de Oriente Medio de la Brookings Institution, quien me dijo: “La realidad de la política palestina es que el estancamiento general, la amenaza de anexión y ahora los emiratíes y los bahreiníes están haciendo sus arreglos separados, harán que los palestinos se atrincheren. Todo esto simplemente refuerza el instinto de resistencia”. 

Continuó diciendo que los emiratíes, conocidos en la región por su hostilidad hacia los palestinos, "no están en posición de influir en la política palestina a menos que esperen reemplazar a los líderes palestinos con otros palestinos más maleables de su propia elección".

Si los llamados "Acuerdos de Abraham" ponen a Irán y sus representantes terroristas en la retaguardia, entonces bien. 

Si hacen que (Israel) evite aceptar la realidad de que su control continuo sobre las vidas de millones de palestinos amenaza su naturaleza democrática, entonces tanto la aspiración palestina de la nacionalidad como el sueño israelí de un refugio democrático libre y fuerte en la tierra ancestral judía podría ser víctima de este acuerdo.