EE.UU. gana más a las buenas que a las malas con China

Para que la política estadounidense en Asia Pacífico tenga alguna posibilidad de éxito en el control de la influencia china, deberá tener en cuenta las variadas condiciones locales que prevalecen en cada país, y deberá aprender a respetar su soberanía e independencia.

  • EE.UU. gana más a las buenas que a las malas con China.
    EE.UU. gana más a las buenas que a las malas con China.

Contraria a lo que fue la Unión Soviética, la República Popular de China está abierta a Occidente, abandona doctrinas esquemáticas, aceptó la autonomía personal y adoptó un concepto de libertad económica muy diferente a aquel Moscú, afirma The American Conservative.

Beijing está conectado al mundo, a la altura de la cultura actual y llena de oportunidades económicas. Es un líder tecnológico y un lugar de esperanza para las personas ubicadas a solo unas décadas de la pobreza empobrecedora. 

No prohíbe a su gente viajar, excepto aquellos considerados políticamente poco fiables.

Por lo tanto, aunque el poder blando estadounidense sigue siendo sustancial, Estados Unidos no puede contar con poseer la misma superioridad en atractivo exterior que disfrutó sobre la Unión Soviética. 

Además, el torpe gobierno de Donald Trump ha hecho todo lo posible para ofender a prácticamente todas las naciones del mundo, excepto a unos pocos autoritarios favorecidos como Mohammed bin Salman de Arabia Saudita. 

Entre los estados democráticos con los que Estados Unidos cooperaría normalmente, las relaciones en su mayoría varían de tensas a abismales.

En ese entorno, la Casa Blanca de Trump trabaja horas extra para vilipendiar a la República Popular China. 

En una reciente reunión de Seguridad, el secretario de Estado Mike Pompeo declaró que "ahora es más crítico que nunca que colaboremos para proteger a nuestra gente y socios de la explotación, corrupción y coacción del Partido Comunista de China". 

Aunque hay poco amor por Beijing entre de India, Japón y Australia, siguen siendo más circunspectos a la hora de abordar el desafío chino. 

Después de todo, viven en el vecindario y no quieren convertirse en enemigos como puntales de campaña de Washington. 

A principios de este año, los miembros del G-7 rechazaron una demanda estadounidense de utilizar el comunicado oficial de los miembros para culpar a la República Popular China por la propagación del "virus de Wuhan".

Aún más problemática es la campaña contra China en el sudeste asiático. 

China fortaleció su influencia económica, diplomática y cultural en toda la región y sus vínculos con las minorías étnicas chinas en muchos de esos países.  

Hoy, las naciones del sudeste asiático quieren una cooperación económica continua con China y no están interesados en sumarse a la rivalidad que prefiere Estados Unidos. 

Muchos de ellos están abiertos a cooperar con Washington, pero quieren ser carne de cañón como parte de un gran enfrentamiento de poder. 

Para que la política estadounidense en esa parte del mundo tenga alguna posibilidad de éxito en el control de la influencia china, deberá tener en cuenta las variadas condiciones locales que prevalecen en cada país, y deberá aprender a respetar su soberanía e independencia.

El ostentoso intento de Trump de separar al gobierno chino del pueblo ha sido particularmente ineficaz. 

Un estudio reciente del Ash Center de la Escuela John F. Kennedy observó: “Descubrimos que, en primer lugar, desde el inicio de la encuesta en 2003, la satisfacción de los ciudadanos chinos con el gobierno ha aumentado prácticamente en todos los ámbitos. Desde el impacto de las políticas nacionales generales hasta la conducta de los funcionarios locales, los ciudadanos chinos califican al gobierno como más capaz y eficaz que nunca".   

Eso podría cambiar, pero no probablemente como resultado de la difamación de los funcionarios de Washington.

En tiempos recientes, la imagen de la República Popular China se ha desmoronado, apunta The American Conservative.

Según una encuesta del Pew Research Center: Las opiniones sobre China se han vuelto más negativas en los últimos años y la opinión desfavorable se disparó durante el año pasado. 

Hoy, una mayoría en cada uno de los países encuestados tiene una opinión desfavorable de China. Y en Australia, Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Suecia, Estados Unidos, Corea del Sur, España y Canadá, las opiniones negativas han alcanzado su punto más alto.

La confianza en Xi también se ha desplomado. Pew reportó: La desaprobación de cómo China ha manejado la pandemia también influye en la confianza de la gente en el presidente chino, Xi Jinping. 

El 78 por ciento de los consultados dice que no tiene mucha o ninguna confianza en él para hacer lo correcto con respecto a los asuntos mundiales.   

Esa falta de confianza en Xi está en máximos históricos en todos los países para los que se dispone de datos de tendencias, excepto Japón y España. 

En la mayoría de los Estados, el porcentaje dice que no tiene mucha o ninguna confianza en él aumentó en dos dígitos desde el año pasado. 

Por ejemplo, en los Países Bajos, mientras que alrededor de la mitad desconfiaba de Xi el año pasado, hoy siete de cada 10 dice lo mismo, un aumento de 17 puntos porcentuales.

Todavía existe un respeto internacional generalizado por la considerable fuerza económica de la República Popular China. Sin embargo, eso no fue suficiente para salvar la reputación de Beijing, que no es probable que se recupere en el corto plazo. 

Minxin Pei, de Claremont McKenna College, citó que "cuatro albatros engorrosos" arrastraban a Xi, por lo que podría "enfrentarse a una coalición occidental cada vez más unificada que amenaza la supervivencia de su régimen".

Pei sostiene que la militarización de las disputas territoriales del mar de China Meridional unificó la opinión regional contra la República Popular China.    

La Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda se ha convertido en una extralimitación financiera con retroceso político.    

La represión en Xinjiang y en Hong Kong ennegreció la imagen de China, de acuerdo con The American Conservative.    

En opinión de Pei, "la respuesta de China transformó dos problemas manejables en desastres de relaciones públicas que seguirán siendo obstáculos para mejorar los lazos con Occidente hasta que haya un cambio de política".

Desafortunadamente, Estados Unidos está mal posicionado para aprovechar la angustia de Beijing.

Pew descubrió que otras naciones tenían una visión aún más negativa de la respuesta de Estados Unidos a la Covid-19 y que había menos confianza en el presidente Donald Trump.  

Entre los líderes extranjeros, el secretario de Estado Mike Pompeo probablemente no reciba más afecto.    

Los europeos rechazan abierta y con regularidad los ruegos de Washington como los de unirse en la campaña de máxima presión contra Irán y de confrontación contra la República Popular China.

Hay muchas razones para esto, y no todas las quejas extranjeras contra el presidente son válidas. Obviamente, los europeos prefieren una América preparada para subvencionar defensa y defender prioridades del viejo continente.

Sin embargo, el gobierno de Trump se entregó por su propia forma a la llamada diplomacia de Wolf Warrior (Lobo Guerrero.

Desde que Donald Trump asumió la presidencia, la imagen de Estados Unidos ha sufrido en muchas regiones del mundo.  

Como ilustra una nueva encuesta del Pew Research Center en 13 países, la reputación de Estados Unidos disminuyó aún más durante el año pasado entre muchos aliados y socios clave.    

La participación del público con una opinión favorable de Estados Unidos es tan baja como en cualquier otro momento desde que el Centro comenzó a realizar encuestas sobre este tema hace casi dos décadas.

Enfrentar a la República Popular China seguirá siendo un desafío, probablemente el más serio que enfrentará Estados Unidos en las próximas décadas.    

Sin embargo, es imperativo evitar la militarización innecesaria de las disputas: la guerra sería un desastre, vaticina The American Conservative.

Y la primera pelea probablemente no sería la última. Incluso sin guerra, parece inevitable una prolongada lucha diplomática, económica y social entre Beijing y Washington. 

Ganar el apoyo de otras naciones y especialmente de los pueblos será fundamental.

Los estadounidenses podrían aprovechar los beneficios de una sociedad libre y abordar con confianza el desafío de China; demonizarla y promover una nueva guerra fría son estrategias perdidas. 

Es más probable que sea más efectivo trabajar por un futuro positivo en el que otros, incluido el pueblo chino, puedan unirse.

Los estadounidenses deben prepararse para jugar un juego largo al tratar con Beijing en los años y décadas venideros.