Servicio de seguridad yemenita revela detalles de célula espía vinculada a la inteligencia estadounidense y británica

La fuente confirmó que los espías fueron reclutados por oficiales de inteligencia estadounidenses antes de ser trasladados al servicio de inteligencia británico, y agregó que los espías confesaron haber enviado coordenadas e información a zonas de seguridad, lugares, sitios militares e instalaciones civiles y comerciales en varias gobernaciones, a cambio de un salario mensual.

  • Servicio de seguridad yemenita revela detalles de célula espía vinculada a la inteligencia estadounidense y británico.
    Servicio de seguridad yemenita revela detalles de célula espía vinculada a la inteligencia estadounidense y británico.

El Servicio de Seguridad e Inteligencia del gobierno de Saná difundió una cinta de video que muestra las confesiones de una célula espía afiliada a la inteligencia británica, detenida hace unos días.

.- Venta de armas a Arabia Saudita prolonga la guerra en Yemen

La fuente confirmó que los espías fueron reclutados por oficiales de inteligencia estadounidenses antes de ser trasladados al servicio de inteligencia británico, y agregó que los espías confesaron haber enviado coordenadas e información a zonas de seguridad, lugares, sitios militares e instalaciones civiles y comerciales en varias gobernaciones, a cambio de un salario mensual. 

Indicó que los miembros de la célula de espionaje se unieron a la llamada "Brigada de Misiones Especiales" bajo el mando de Fayez Al-Muntasir y recibieron entrenamiento militar.

Manifestó que la "Brigada de Misiones Especiales" se estableció para atraer elementos de las provincias del norte para el trabajo de inteligencia de los invasores británicos y estadounidenses.

El Servicio de Seguridad explicó que el foco de la inteligencia estadounidense y británica y de los países de la coalición de agresión estaba en las gobernaciones del norte, específicamente las provincias de Saada y Saná.

También indicó que la inteligencia estadounidense y británica se centró en buscar sitios de defensas aéreas y los drones en particular de las fuerzas del ejército y los comités populares y tratar de destruirlos.

Agregó que la inteligencia enemiga está trabajando en todas direcciones en Yemen, y están planeando una estadía permanente allí, con el pretexto de combatir el terrorismo y construir lo que fue destruido por la agresión.

Simultáneamente, los Emiratos Árabes Unidos comenzó a desmantelar partes de la base militar que operaba en Eritrea, en el este de África.

La agencia Associated Press, que mostró imágenes satelitales de este desmantelamiento, dijo que las fuerzas de los Emiratos Árabes Unidos comenzaron a enviar su equipo, cerraron los cuarteles y demolieron las instalaciones recién construidas, en un indicio del inminente fin de sus operaciones en Yemen.

El miércoles pasado, el enviado especial de Estados Unidos para Yemen, Timothy Lenderking, reveló que Washington estaba "activamente" utilizando canales secundarios para comunicarse con el movimiento Ansar Allah.

Esto llega en un momento en que el Departamento de Estado de Estados Unidos llamó a las fuerzas del gobierno de Saná a detener el avance hacia Marib y regresar a las negociaciones y al proceso político liderado por Naciones Unidas.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, anunció que la nueva administración está trabajando arduamente para tratar de poner fin a la horrible guerra en Yemen, que ha contribuido a la peor crisis humanitaria.

Por otro lado, un miembro del Consejo Político Supremo de Yemen, Muhammad Ali Al-Houthi, señaló que el presidente estadounidense, Joe Biden, se ofrecía un cordero amistoso, como si su país no tuviera nada que ver con lo que estaba sucediendo en Yemen.

Al-Houthi dijo que Biden es un socio en la agresión contra Yemen, y enfatizó que, si Washington y los países de la agresión quieren que haya pasos prácticos, entonces deberían comenzar por detener la agresión y poner fin al asedio.