Gobierno de Biden advierte a China que aplicará sanciones a los envíos de petróleo de Irán

Desde que el presidente Joe Biden asumió su cargo, se han incrementado los informes de que las importaciones chinas de petróleo iraní se han disparado.

  • Joe Biden, presidente de Estados Unidos.
    Joe Biden, presidente de Estados Unidos.

De acuerdo con un informe de la edición digital Axios, desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo, han aumentado los informes de que las importaciones chinas de petróleo iraní se han disparado.

.- Biden renueva la emergencia nacional de EE.UU. y las sanciones contra Irán 

Parece que la nueva administración tratará de tomar medidas considerables en ese tema en particular, ya que le ha dicho a Pekín que aplicará las sanciones de la era Trump contra el petróleo procedente de Irán, dijo un alto funcionario estadounidense al Financial Times.

"Hemos dicho a los chinos que seguiremos haciendo cumplir nuestras sanciones", se citó al alto funcionario de la administración. "No habrá luz verde tácita".

En 2019, la administración de Donald Trump tomó medidas para imponer sanciones a una empresa estatal china de energía y a varias otras compañías de buques tanque, acusándolas de comerciar con petróleo iraní en violación de las restricciones de Estados Unidos.

Según la empresa de investigación energética Kpler, China importó de media unos cuatrocientos ochenta mil barriles de petróleo al día en febrero. Se prevé que esa cifra alcance el millón de barriles diarios en este mes. Los analistas energéticos han señalado que Irán ha estado ofreciendo grandes descuentos en su petróleo.

El funcionario, sin embargo, indicó que las sanciones podrían ser eliminadas durante las conversaciones para reactivar un acuerdo nuclear multinacional. Irán y Estados Unidos permanecen actualmente en un tenso enfrentamiento, ya que ambos países han indicado su deseo de volver al Plan de Acción Integral Conjunto de 2015, que fue el acuerdo nuclear iraní que dio al país de Oriente Medio un alivio económico de las sanciones a cambio de límites a su floreciente programa nuclear.

El gobierno de Biden ha reconocido que no levantará las sanciones a menos que Teherán revierta sus incumplimientos del acuerdo nuclear. Mientras tanto, Irán ha exigido que Estados Unidos levante primero sus sanciones antes de entablar más conversaciones.

Irán también quiere que Estados Unidos firme un acuerdo que devuelva miles de millones de dólares en fondos iraníes congelados que actualmente están retenidos en Corea del Sur.

"Este es precisamente el tipo de asunto que creemos que deberíamos discutir en el contexto de una forma mutua de volver a cumplir el acuerdo", señaló el funcionario.

"Mucho mejor que centrarnos en el cumplimiento de las sanciones y que China se centre en la evasión de las mismas sería tomar un rumbo más productivo, que es que Estados Unidos levante las sanciones e Irán dé marcha atrás en sus pasos nucleares".

La semana pasada, un grupo bipartidista de cien representantes envió una carta al Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, instando a la administración Biden a abordar rápidamente la creciente amenaza militar de Irán.

"Como demócratas y republicanos de todo el espectro político, estamos unidos en la prevención de un arma nuclear iraní y en el tratamiento de la amplia gama de comportamientos ilícitos de Irán", escribieron los legisladores.

"Desde que entró en vigor el Plan de Acción Integral Conjunto, Irán ha seguido probando tecnología de misiles balísticos que podría aplicarse a misiles con capacidad nuclear, ha financiado y apoyado el terrorismo en todo Medio Oriente y ha participado en ciberataques para perturbar la economía mundial", indicaron.