Italia recurre a fuerza antimafia contra inmigración ilegal

Durante años, los esfuerzos del gobierno italiano y la Unión Europea para abordar la migración ilegal en el Mediterráneo central se concentraron en Libia y ahora con vista a desmantelar esas redes de contrabando acudió a un actor raro: la dirección italiana de lucha contra la mafia y el terrorismo, destaca The Intercept.

  • Italia recurre a fuerza antimafia contra inmigración ilegal (Foto: The Intercept/AP)
    Italia recurre a fuerza antimafia contra inmigración ilegal (Foto: The Intercept/AP)

Esa oficina de policía con sede en Roma ganó respeto en la década de 1990 y principios de la de 2000 por desmantelar gran parte de la mafia en Sicilia y otros lugares de Italia. 

Según documentos internos inéditos, la oficina, llamada Direzione nazionale antimafia e antiterrorismo, o DNAA, en italiano, asumió un papel central en la gestión de las fronteras marítimas del sur de Europa, en coordinación directa con la agencia fronteriza de la UE, Frontex y misiones militares europeas que operan frente a las costas libias.

En 2013, bajo el liderazgo de un antiguo fiscal antimafia llamado Franco Roberti, la dirección fue pionera en una estrategia que era única, o al menos nueva para los oficiales fronterizos involucrados. 

Comenzarían a manejar la migración irregular a Europa como lo habían hecho con la mafia. El enfoque permitiría a la policía, las agencias de guardacostas y las armadas italianas y europeas, obligadas por el derecho internacional a rescatar a los refugiados varados en el mar, al menos conseguir algunos arrestos y condenas en el camino.

La idea era arrestar a los operadores de bajo nivel y utilizar la coerción y los acuerdos de declaración de culpabilidad para que se burlaran de sus superiores. 

De esa manera, según el razonamiento, los investigadores de la policía podrían ascender en la cadena alimentaria y eventualmente desmantelar las redes de contrabando en Libia. 

En cada barco que desembarcaba en Italia, la policía realizaba algunas detenciones. Cualquiera que haya jugado un papel activo durante el cruce, desde pilotar hasta sostener una brújula, distribuir agua o rescatar una fuga, podría ser arrestado bajo una nueva directiva legal escrita por la dirección antimafia de Roberti. 

Para la policía, los fiscales y los políticos involucrados, los arrestos fueron una importante victoria política nacional. 

En ese momento, la opinión pública en Italia se estaba volviendo contra la migración, y las fotos policiales de los presuntos traficantes ocupaban un lugar habitual en las portadas de todo el país.

Pero de acuerdo con las actas de conversaciones a puerta cerrada entre algunos de los mismos actores que dirigen esos casos y obtenidas por The Intercept bajo la ley de libertad de información de Italia, la mayoría de los enjuiciamientos contra la mafia solo se enfocaron en conductores de botes de bajo nivel, a menudo migrantes que pagaron ellos mismos el viaje al otro lado. Pocos jefes de contrabando, si es que hubo alguno, fueron condenados. 

Los documentos de más de una docena de juicios revisados ​​por The Intercept muestran juicios basados ​​en investigaciones apresuradas e interrogatorios coercitivos.

En los años que siguieron, la dirección antimafia hizo todo lo posible para que los arrestos siguieran llegando. 

Según los documentos internos, la oficina coordinó una serie de investigaciones penales sobre las ONG de rescate de civiles que trabajan para salvar vidas en el Mediterráneo, a las cuales acusó de obstaculizar el trabajo policial. 

También supervisó los esfuerzos para crear y capacitar a una nueva guardia costera en Libia, con pleno conocimiento de que algunos oficiales de ese cuerpo estaban en connivencia con las mismas redes de contrabando contra las que se suponía que debían luchar los líderes italianos y europeos.

Desde sus inicios, la dirección antimafia ha utilizado herramientas de investigación incomparables y ha servido de puente entre los políticos y los tribunales. 

Los documentos revelan con meticuloso detalle cómo la agencia, junto con funcionarios italianos y europeos, capitalizó esos poderes para reprimir a los presuntos traficantes, la mayoría de los cuales sabían que eran personas desesperadas que huían de la pobreza y la violencia con recursos limitados para defenderse en los tribunales.

La dirección antimafia nació a principios de la década de 1990 después de una década de escalada de violencia mafiosa. 

Para entonces, cientos de fiscales, políticos, periodistas y policías resultaron baleados, explotados o secuestrados, y muchos más extorsionados por familias del crimen organizado.