Empleados de Google y Amazon rechazan contratos con “Israel”

Empleados de Google y Amazon recabaron de sus jefes que renuncien al Proyecto Nimbus y corten todos los lazos con el ejército israelí. Hasta el momento, más de 90 trabajadores de Google y unos 300 de Amazon firmaron una carta con esa petición de modo anónimo porque temen represalias.

  • Empleados de Google y Amazon rechazan contratos con “Israel”
    Empleados de Google y Amazon rechazan contratos con “Israel”

Esos dos gigantes de la tecnología persiguen contratos con instituciones como el Departamento de Defensa de EEUU, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (Ice) y departamentos de policía estatales y locales. 

Esos convenios son parte de un patrón perturbador de militarización, falta de transparencia y para evitar supervisión.

Con ese patrón, nuestros empleadores sellaron un contrato llamado Proyecto Nimbus para vender tecnología al ejército y al gobierno israelí, dice el documento difundido por las redes sociales. 

Ese trato se firmó durante la misma semana en que el ejército israelí atacó a los palestinos en la Franja de Gaza y mató a casi 250 personas, incluidos más de 60 niños. 

La tecnología que nuestras empresas han contratado para construir hará que la discriminación y el desplazamiento sistemáticos llevados a cabo por el ejército y el gobierno israelíes sean aún más crueles y mortíferos para los palestinos.

El Proyecto Nimbus es un contrato de 1.200 millones de dólares para proporcionar servicios en la nube para el ejército y el gobierno israelíes. 

Esa tecnología permite una mayor vigilancia y recopilación ilegal de datos sobre los palestinos y facilita la expansión de los asentamientos ilegales de “Israel” en territorio ocupado.

No podemos mirar para otro lado, ya que los productos que construimos se utilizan para negar a los palestinos sus derechos básicos, obligarlos a salir de sus hogares y atacarlos en la franja de Gaza, acciones que han provocado investigaciones de crímenes de guerra de la corte penal internacional.

Visualizamos un futuro en el que la tecnología una a las personas y mejora la vida de todos. 

Para construir ese futuro más brillante, las empresas en las que trabajamos deben dejar de contratar a todas y cada una de las organizaciones militarizadas en los Estados Unidos y más allá. 

Esos contratos perjudican a las comunidades de trabajadores y usuarios de tecnología por igual. 

Si bien prometemos mejorar y ayudar a nuestros usuarios, contratos como estos facilitan en secreto la vigilancia y la focalización de esos mismos usuarios.

Condenamos la decisión de Amazon y Google de firmar el contrato del Proyecto Nimbus con el ejército y el gobierno israelíes, y les pedimos que rechacen ese contrato y los contratos futuros que perjudicarán a nuestros usuarios y hacemos un llamamiento a los trabajadores de la tecnología global y a la comunidad internacional para que se unan a nosotros en la construcción de un mundo donde la tecnología promueva la seguridad y la dignidad para todos.