Consulado de EEUU en Jerusalén, discordia entre Tel Aviv y Washington

El presidente estadounidense, Joe Biden, confirmó al primer ministro israelí, Naftali Bennett, que mantendrá su plan de reabrir el consulado de Estados Unidos en Jerusalén para una importante discordia entre ambos gobiernos, comentó Axios.

  • Consulado de EEUU en Jerusalén, discordia entre Tel Aviv y Washington
    Consulado de EEUU en Jerusalén, discordia entre Tel Aviv y Washington

La importancia de esa decisión obedece a que tal oficina manejó las relaciones con los palestinos durante 25 años antes de ser cerrada por Donald Trump. 

Los funcionarios de “Israel” ven el tema como una patata caliente política que podría desestabilizar su difícil coalición. Biden planteó el tema del consulado varias veces en su reunión bilateral con Bennett y en una ampliada con sus ayudantes, consignó Axios, basado en testimonios de fuentes cercanas al asunto.

El jefe del Estado norteamericano enfatizó en su promesa de campaña presidencial de reabrir el consulado y que el secretario de Estado Anthony Blinken ya había hecho público el compromiso de seguir adelante. Bennett se opone a esa decisión, pero propuso que los funcionarios de ambos lados se reunieran para trabajar hacia una solución.

Varios ministros de la derecha israelí, incluida la ministra del Interior Ayelet Shaked y el de Justicia Gideon Sa'ar, dicen que la reapertura sería una violación de la soberanía israelí. También es un punto de ataque principal para Benjamin Netanyahu, que ahora lidera la oposición.

El régimen de Tel Aviv tendría que aprobar la reapertura del consulado y si incluso un miembro del gobierno deserta sobre el tema, el gabinete podría colapsar. Los funcionarios israelíes reiteraron a sus pares norteamericanos sus preocupaciones sobre el potencial desestabilizador con el problema del consulado.

La Casa Blanca acordó retrasar la reapertura hasta después de la fecha límite del 4 de noviembre para que Bennett apruebe un presupuesto. Trump reconoció a Jerusalén como la capital de "Israel" en 2017 y luego fusionó el consulado en la nueva embajada de Estados Unidos allí.

Los palestinos también consideran a Jerusalén como su capital. Bennett quiere una relación "sin drama" con Biden y resolver las cosas de la manera más silenciosa posible después de que se apruebe el presupuesto.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina dijo que el tema del consulado es una barrera para el proceso de paz y parte de los esfuerzos de “Israel” por cambiar el estatus histórico y legal de la ciudad.