Sigue alta incidencia de Covid-19 en Estados Unidos

En los estados que están haciendo relativamente pocas pruebas, es posible que sus recuentos diarios de casos sean bajos en parte porque los casos asintomáticos o de síntomas leves no se detectan.

  • Sigue alta incidencia de Covid-19 en Estados Unidos
    Sigue alta incidencia de Covid-19 en Estados Unidos

Una disminución de pruebas en Estados Unidos puede ofrecer un enmascaramiento de la propagación del virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, en algunos estados norteamericanos, precisa el diario The New York Times.

En los estados que están haciendo relativamente pocas pruebas, es posible que sus recuentos diarios de casos sean bajos en parte porque los casos asintomáticos o de síntomas leves no se detectan.

   La disminución de las pruebas de coronavirus en muchos estados del sur y las Grandes Llanuras hace que sea más difícil saber qué tan ampliamente se está propagando el virus, incluso cuando se eliminan las restricciones y los residentes regresan a la vida cotidiana, dicen los expertos.

   Los estados de ambas regiones están informando pocos casos nuevos en relación con su población, en comparación con los estados más afectados como Michigan o Nueva York. Pero también están examinando a mucha menos gente.

   Kansas, por ejemplo, está evaluando a unas 60 personas al día por cada 100 mil habitantes, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins, y Alabama solo un poco más. El panorama es similar en Iowa, Mississippi y otros lugares.

   Por el contrario, Nueva York tiene un promedio de mil 200 pruebas por día por cada 100  mil  y Rhode Island, mil 677 por cada 100 mil.

   Las pruebas disminuyeron en Kansas desde el 1 de enero, pese a que las hospitalizaciones por la pandemia estaban en su nivel más alto en ese momento, según Tami Gurley, copresidente del grupo de trabajo de virus en el Centro Médico de la Universidad de Kansas. 

   El estado ahora está haciendo menos pruebas en relación con su población que cualquier otro estado, excepto Idaho.

   Doce por ciento de las pruebas de coronavirus de Kansas están dando positivo. La tasa de positividad de Alabama es de 12,8 por ciento. La tasa en Idaho es del 27,3 por ciento, la más alta del país. En Nueva York, es solo de 3,5 por ciento.

   Entonces, en los estados que están haciendo pocas pruebas, es posible que sus recuentos diarios de casos sean bajos en parte porque los casos asintomáticos o de síntomas leves no se detectan.

   Gurley dice que está siguiendo de cerca las hospitalizaciones, como un mejor indicador de la propagación del virus que los informes de nuevos casos.

   “Creemos que la gente está más enfocada en recibir vacunas que en hacerse la prueba”, dijo. 

   “Ciertamente hace que sea más difícil averiguar hacia dónde vamos. Sentimos que estamos en el punto de otro repunte en los casos".

   Muchos estados en el sur y el medio oeste han relajado sus restricciones, incluidos los mandatos de máscaras, aunque los datos nacionales indican que podría estar llegando otro aumento en los casos, según Edward Trapido, epidemiólogo y decano asociado de investigación en la Escuela de Estudios de Salud Pública en la Universidad Estatal de Louisiana.

   Y muchos estados están alejando recursos de las pruebas para reforzar los esfuerzos de vacunación y cumplir con el objetivo del presidente Joe Biden de hacer que todos los estadounidenses adultos sean elegibles para una vacuna antes del 1 de mayo.

   Como resultado, dijo Trapido, en muchos lugares estos días, solo los pacientes con síntomas más evidentes buscan una prueba de coronavirus.

   “A medida que las vacunas se han generalizado, la gente se siente cómoda con no hacerse la prueba”, dijo. 

   “Se está llevando a cabo un experimento natural. Es una batalla entre vacunar a las personas y mantener bajo el porcentaje de positivos. Cuando veo un ligero cambio en la curva hacia arriba, me alarmo".

   Gurley dijo que el cambio en el énfasis de las pruebas hacia la vacunación puede deberse en parte a la fatiga generalizada del público con las precauciones pandémicas y el imperativo político en muchos estados de reabrir rápidamente.

   Si todo lo que quiere hacer es prevenir las muertes por el virus, eso puede tener sentido, dijo, pero "si su objetivo final es prevenir la propagación, entonces necesitamos más pruebas".