Movimiento popular de protestas continúa por noveno día en varias regiones libanesas

Las manifestaciones libanesas entran en su segunda semana, y el comando del ejército libanés declara que "la libertad de protesta está protegida, pero advierte a algunos manifestantes que no sigan expuestos a las libertades públicas y privadas".

El movimiento popular de protestas continúa por noveno día en varias regiones libanesas.

El movimiento popular de protestas en El Líbano entró en su segunda semana y si bien los manifestantes parecen insistir en continuar su movilidad, los participantes reiteran sus demandas de cambiar las políticas económicas y enjuiciar a los funcionarios corruptos que han llevado la situación financiera y económica al borde del colapso.

El comando del ejército libanés declaró que "la libertad de manifestación está protegida, pero advirtieron a algunos manifestantes que cesarán las prácticas contra las libertades públicas y privadas".

Por medio de una declaración, pidió "respeto por el derecho de movimiento y el cese de prácticas contra las libertades públicas y personales.

La mayoría de las carreteras principales, especialmente las entradas a la capital, continuaron siendo bloqueadas por los manifestantes.

Varios protestantes en la plaza Riad El Solh dijeron a Al-Mayadeen que "el terrorismo económico de Estados Unidos está tratando de entrar y explotar las manifestaciones, y exigieron la abolición del sectarismo político".

Los manifestantes se niegan a insultar a las figuras religiosas y modificar el camino del movimiento

Al demostrar que no están dispuestos a negociar antes de que se cumplan sus demandas, los manifestantes enfatizaron que "si no hubiera sido por la resistencia y el ejército, el príncipe de Daesh habría estado sentado en la casa del gobierno".

Los participantes en el área de Riad al-Solh se negaron a insultar a las figuras y referencias religiosas y modificar el camino del movimiento.

Por otra parte, se informó que “las fuerzas de seguridad atacaron a los manifestantes pro-resistencia en el distrito de Riad al-Solh”.

En Trípoli, un orador pretendió ofender al líder de Hizbullah, Hassan Nasrallah, pero el comité organizador se negó y le impidió hacerlo.

Asimismo, el presidente libanés, Michel Aoun, enfatizó que cualquier las personas que robaron dinero serán llevadas ante el poder judicial.

Consideró que el documento de reforma presentado por el primer ministro, Saad Hariri, es el primer paso de reforma para salvar a El Líbano del espectro del colapso económico.

A su vez, el primer ministro agradeció el llamado de Aoun "sobre la necesidad de reconsiderar la realidad del gobierno a través de los mecanismos constitucionales vigentes".

El exlíder del partido, Walid Jumblatt, señaló en su cuenta de Twitter: “Compartimos el temor de Aoun al colapso económico, y encontramos que la solución es acelerar la reorganización del gobierno y celebrar elecciones parlamentarias anticipadas".