Arabia Saudita seguirá estableciendo relaciones con (Israel) debajo de la mesa, asegura embajador de EE.UU.

David Friedman espera que Biden apoye a la entidad sionista y trabaje para avanzar en los Acuerdos de Abraham, firmados entre (Israel) y cuatro países.

  • David Friedman, embajador de Estados Unidos en (Israel).
    David Friedman, embajador de Estados Unidos en (Israel).

“Arabia Saudita continuará estableciendo relaciones con (Israel) debajo de la mesa”, expresó el embajador de Estados Unidos en (Israel), David Friedman, quien espera que Biden apoye a la entidad sionista y trabaje para avanzar en los Acuerdos de Abraham, firmados entre (Israel) y cuatro países.

En una sesión informativa a puerta cerrada, Friedman indicó al Comité de Asuntos Exteriores y Seguridad en la Knesset israelí que, si el presidente Donald Trump hubiera ganado las elecciones, la normalización entre (Israel) y Arabia Saudita se habría logrado en un año", según el sitio web israelí I24 News.

"Será más difícil para Biden hacer esto debido al enfoque de los demócratas en el tema de los derechos humanos en Arabia Saudita", señaló el referido medio.

El periódico israelí Jerusalem Post informó que con el comienzo de 2021, se está discutiendo la caída de más fichas de dominó, y más países se unen a los Acuerdos de Abraham para la normalización con (Israel).

Por otro lado, Friedman dijo que (Israel) debería mantener un diálogo tranquilo con la nueva administración estadounidense encabezada por Joe Biden junto con otros países árabes sobre Irán", según el mismo medio.

También indicó que "Biden presionará sobre temas de asentamientos en Cisjordania", pero aconsejó a la nueva administración que no esté en desacuerdo sobre este tema.

Esto se produce después que el gobierno israelí decidiera construir 800 nuevas unidades de vivienda en Cisjordania.

Esto llevó al Ministerio de Relaciones Exteriores palestino a acusar al gobierno de ocupación de "aprovechar el tiempo restante del mandato del presidente estadounidense Donald Trump para aprobar sus proyectos", y esta decisión fue condenada por las facciones palestinas.