Congresistas republicanos presentan el mayor paquete de sanciones contra Irán

El proyecto de ley, encabezado por el Comité de Estudios Republicanos, pretende obligar a la administración del presidente estadounidense Joe Biden a presentar cualquier acuerdo nuclear renovado con Irán al Congreso para su revisión antes de que sea aprobado.

  • Congreso estadounidense.
    Congreso estadounidense.

Los republicanos del Congreso han presentado un proyecto de ley de sanciones contra Irán que pretende impedir la eliminación de las sanciones a Teherán en medio de las conversaciones en la capital austriaca, Viena, sobre la reactivación de un acuerdo de 2015 que levantó las prohibiciones contra Irán pero que fue abandonado por Estados Unidos.

La legislación, bautizada como Ley de Máxima Presión y presentada el miércoles, ha sido descrita por el Partido Republicano del Congreso como el mayor paquete de sanciones a Irán de la historia, informó el Washington free Beacon.

El proyecto de ley, encabezado por el Comité de Estudios Republicanos, pretende obligar a la administración del presidente estadounidense Joe Biden a presentar cualquier acuerdo nuclear renovado con Irán al Congreso para su revisión antes de que sea aprobado.

Además de ampliar las sanciones sobre el programa de misiles balísticos de Irán, el proyecto de ley obligaría al Congreso a aprobar cualquier acuerdo que la administración de Biden pudiera acordar durante las conversaciones de Viena. También limitaría la capacidad del presidente de suavizar unilateralmente las sanciones mediante una orden ejecutiva.

También codificaría en ley las 12 duras condiciones del ex secretario de Estado Mike Pompeo para cualquier nuevo acuerdo con Irán que se presentaron mientras estaba en el cargo, y que incluían el cese total del programa nuclear iraní.

El proyecto de ley es, sin embargo, un movimiento en gran medida simbólico, ya que tiene pocas posibilidades de ser aprobado por el Congreso, controlado por los demócratas. Sólo pretende enviar un mensaje de que los republicanos están unidos en la oposición a la eliminación de las sanciones que proporcionarían a Irán activos potencialmente multimillonarios en efectivo.

Pompeo, que dirigió la llamada campaña de máxima presión del expresidente Donald Trump contra Irán, y el representante Jim Banks, miembro del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes y presidente del Comité de Estudios Republicanos, dijeron que la legislación busca enviar un mensaje a la Casa Blanca y a Irán de que el Congreso no acatará ningún acuerdo que no se someta primero a votación. 

Banks dijo en un comunicado que si el presidente Biden pasa por alto el Congreso y se reincorpora al acuerdo con Irán, "nuestros adversarios deben saber que los conservadores en el Congreso seguirán luchando para apoyar la exitosa campaña de máxima presión del presidente Trump y trabajarán para aprobar esta legislación que reimpondría todas las sanciones" hasta que Irán cierre su programa nuclear y deje de apoyar lo que llamó grupos terroristas en todo Oriente Medio. 

El proyecto de ley llega en un momento en el que Irán y las partes restantes del JCPOA -el Reino Unido, Francia, Rusia y China más Alemania-, junto con el representante de la UE, van a reanudar la semana que viene otra ronda de conversaciones en Viena sobre el destino del acuerdo avalado por la ONU, tras las consultas en sus respectivas capitales.

El JCPOA fue abandonado por Trump en 2018, quien calificó el acuerdo como el peor de la historia y pidió un nuevo acuerdo mejor.

El exmandatario también restableció las sanciones que se habían levantado en el marco del JCPOA.

Biden criticó a su predecesor por haber abandonado el acuerdo y expresó su voluntad de reincorporarse a él. Sin embargo, su administración afirma que Irán debe suspender sus medidas nucleares antes de que Washington vuelva a cumplirlo.

Irán ha rechazado cualquier renegociación del JCPOA, argumentando que es un acuerdo cerrado. Teherán también dice que EE.UU. fue la parte que abandonó el acuerdo y, por lo tanto, debería eliminar incondicionalmente todas sus sanciones sobre el país de manera verificable.  

La administración iraní también ha objetado la posibilidad de hacer concesiones más allá de las ofrecidas en el marco del acuerdo nuclear de 2015.