Deslegitimar a "Israel" se ha convertido en un pasatiempo habitual

El informe de Human Rights Watch que acusa al régimen israelí de apartheid podría tener un impacto negativo en el legado internacional para Tel Aviv, señala un reporte de Jerusalem Post.

  • "Israel" es un estado de apartheid.

La organización no gubernamental con sede en Estados Unidos "Human Rights Watch" acusó a "Israel "de ser un estado de "apartheid" institucionalizado. "Israel", según Human Rights Watch, es la nueva Sudáfrica, precisó un reporte de Jerusalem Post.

De acuerdo con el medio israelí, esta fea marca de "apartheid" es fundamental para la campaña más amplia para deslegitimar a "Israel".

A juicio de la fuente, el objetivo del ataque de Human Rights Watch es socavar la legitimidad internacional de "Israel", y aislarlo en la arena foránea.

"Esperan que convertir a "Israel" en un estado paria, al igual que la campaña contra el apartheid en Sudáfrica, lleve al estado israelí a flaquear y colapsar ante la abrumadora presión internacional", señala el texto.

"La palabra apartheid es una palabra cargada. Apartheid significa bancarrota moral. Supone una indiferencia voluntaria a las consecuencias de las acciones de uno. La acusación pública de apartheid de Human Rights Watch proporciona a la campaña para deslegitimar a "Israel" una posición y una base moral para negar el derecho a existir como estado judío", señala Jerusalem Post.

De acuerdo con el medio israelí, la ofensiva de deslegitimación ya no es solo un concepto marginal adoptado por un pequeño número de radicales progresistas de izquierda... No, no, no. Deslegitimar a "Israel" se ha convertido en una forma de pensar.