Informe: "Israel" ha comenzado a prepararse para un ataque a Irán

De acuerdo con un artículo publicado por Ynet, los preparativos del ataque están siendo dirigidos por el ministro de Defensa, Benny Gantz, el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid y el ministro de Finanzas, Lieberman.

  • Informe:
    Informe: "Israel" ha comenzado a prepararse para un ataque a Irán.

El establishment de la Defensa de Tel Aviv está discutiendo actualmente la posibilidad de que "Israel" tenga que atacar las instalaciones nucleares de Irán en un futuro próximo. De acuerdo con un artículo publicado por Ynet, esta vez no se trata sólo de una charla, sino de los preparativos preliminares para la ejecución de algunos de los planes de ataque elaborados en el Estado Mayor dirigido por el Jefe del Estado Mayor Aviv Kochavi.

La publicación israelí ha sabido que los preparativos, dirigidos por el ministro de Defensa, Benny Gantz, el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid y el ministro de Finanzas, Lieberman.

Gantz y Lieberman están discutiendo actualmente un aumento significativo del presupuesto de defensa para los próximos cinco años, cuyo objetivo es financiar la infraestructura y los preparativos para un movimiento ofensivo israelí que impida las armas nucleares de Irán. Además de los preparativos prácticos, esta semana se ha desarrollado una batalla de acusaciones entre Bennett y el líder de la oposición Netanyahu sobre la cuestión nuclear iraní.

Bennett y el ministro de Defensa Gantz, así como el ministro Lieberman, afirman que Netanyahu no aprovechó su influencia sobre la anterior administración estadounidense encabezada por el presidente Trump, ni su capacidad para hablar con la administración Biden sobre la ayuda estadounidense que podría permitir a "Israel" desarrollar una opción militar independiente eficaz contra Irán. Como primer ministro ha insistido en movimientos políticos que a la postre han provocado y provocan que Irán esté hoy más cerca que nunca de una "bomba".

El trasfondo de este discurso, según Ynet,  es el hecho de que en los últimos dos años Irán ha desarrollado y acelerado los procesos de enriquecimiento de uranio y ha acumulado material fisible (el principal componente de un artefacto explosivo nuclear) en diversos grados de enriquecimiento, en una cantidad suficiente para tres cabezas nucleares. 

El Organismo Internacional de la Energía Atómica informa que Irán dispone actualmente de unas cuatro toneladas de uranio de bajo grado de enriquecimiento, entre el 5 y el 4 por ciento, unos 130 kg de uranio enriquecido al 20  por ciento (250 kg de uranio enriquecido al 20 por ciento son los necesarios para fabricar una ojiva nuclear) y algunas decenas más de kilogramos de uranio metálico enriquecido al 60 por ciento. Todas estas cantidades, cabe señalar, han sido acumuladas por Irán desde la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear en mayo de 2018.

A juicio de Ynet, tras la retirada, los iraníes esperaron un año. Al ver que los europeos no eran capaces de aliviar su angustia, decidieron romper el acuerdo con las superpotencias y "avanzar hacia la producción de la bomba". El resultado es que Irán está ahora muy cerca del estatus de "estado umbral nuclear", es decir, un país capaz de ensamblar una cabeza nuclear y probarla en cuestión de semanas -como mucho, unos meses.

De hecho, lo único que actualmente frena a Irán del estatus de estado umbral nuclear o incluso de las propias armas nucleares es la acumulación de otra cantidad no demasiado grande de uranio enriquecido de alto grado y el diseño de un dispositivo explosivo nuclear. A este respecto, los servicios de inteligencia occidentales andan a tientas en la oscuridad, pero en "Israel" se da por sentado que Irán ya tiene un prototipo de cabeza nuclear, pero aún no es capaz de ensamblarla con una cabeza de misil. Irán ya dispone de misiles balísticos y de crucero capaces de transportar cabezas nucleares.

Para Ynet, si los iraníes siguen esforzándose en los próximos meses, podrán producir la bomba y enriquecer el uranio en las instalaciones subterráneas que ya tienen, utilizando un número menor de centrifugadoras y a mayor velocidad. Esto significa que las instalaciones de desarrollo y producción nuclear serán más resistentes que antes a los golpes y ataques.

El resultado de todos estos aparentes detalles técnicos, sugiere Ynetes que es muy probable que Irán "irrumpa" rápidamente en el programa nuclear, quizá en unas pocas semanas o meses, y ponga a Occidente, y especialmente a "Israel" y a los países de la región, ante un hecho. De hecho, los iraníes están intentando repetir el logro de Corea del Norte, que ha desarrollado y probado armas nucleares de largo alcance y misiles balísticos a pesar de las sanciones estadounidenses, un logro que dio inmunidad al régimen de Kim Jong Un frente a Estados Unidos.

El temor a que Irán nos "convierta en Corea del Norte" por sorpresa -quizás pronto- priva en los capitanes, en los altos cargos del ejército israelí y en los expertos civiles en la cuestión de las armas nucleares. El temor no es sólo que Irán nos sorprenda con armas nucleares, si lo sabemos con unos meses o semanas de antelación.

2012 frente a 2021: La situación es mucho más peligrosa

Recuerda Ynet, que entre 2010 y 2012, el entonces primer ministro Netanyahu, el ministro de Defensa, Ehud Barak, y el ministro de Asuntos Exteriores, Lieberman, planearon atacar las instalaciones nucleares de Irán para destruir el plan. Esta intención se basaba en la suposición de que los iraníes no rehabilitarían las instalaciones que serían demolidas, lo que llevaría al abandono del plan. Si hubiera habido un ataque, se estimó entonces en "Israel", el programa nuclear iraní se habría retrasado cinco años.

En la práctica, hubo varias ocasiones en las que Netanyahu y Barak quisieron atacar, pero los jefes de Estado Mayor y los altos cargos de la defensa se opusieron por diversas razones. Al final, los ataques no se materializaron, porque tanto Estados Unidos como los altos cargos de la defensa se opusieron.

Sin embargo, apunta la publicación, la amenaza israelí, que era práctica y real, dio resultados: La administración del presidente Obama impuso severas y "mordaces" sanciones económicas a las exportaciones de petróleo de Irán, lo que llevó a las autoridades iraníes a la mesa de negociaciones con Estados Unidos, la Unión Europea, China y Rusia. Así nació el acuerdo nuclear firmado en julio de 2015. El mismo acuerdo, que tenía muchos "agujeros", debía dejar a Irán a un año de la capacidad de producir armas nucleares durante diez años, mucho más tiempo del que podría conseguirse mediante un ataque militar.

Hoy, el estado del programa nuclear y de misiles de Irán es muy diferente y más peligroso que en el pasado. La primera razón es que Irán se encuentra en una situación en la que sólo tiene que decidirse a convertirse en un "estado umbral nuclear" en un plazo de tres meses.

Además, los iraníes han dispersado las instalaciones e infraestructuras nucleares y relacionadas con los misiles en una zona muy extensa, de cientos e incluso miles de kilómetros a lo largo de Irán, de forma que se requiere que un factor de ataque alcance docenas de objetivos distantes en poco tiempo y los destruya. El atacante también debe ser capaz de volver a hacerlo si los resultados no le satisfacen.

Otra razón es que los iraníes se defendieron, endurecieron el hormigón y colocaron sus principales instalaciones nucleares y misiles en suelo rocoso-montañoso a una profundidad de decenas de metros, de modo que pudieran sobrevivir a un fuerte ataque aéreo. En una instalación de enriquecimiento de uranio en Purdue, por ejemplo, las salas de centrifugado para el enriquecimiento de uranio están situadas a una profundidad de 80 metros bajo el duro lecho de roca. Incluso la gran bomba desarrollada por los estadounidenses, que pesa 16 toneladas, es incapaz de penetrar a esta profundidad.

La cuarta y última razón son los últimos sistemas antiaéreos de Irán, que pueden interceptar aviones y misiles a más de cien kilómetros de distancia. El Líbano, aliado de Irán, tiene unas defensas aéreas muy potentes, e incluso Hizbullah ha recibido de los sirios baterías de misiles SA-6 y SA-8, considerados ligeros y portátiles, capaces de sorprender y poner en grave peligro a los aviones de la Fuerza Aérea en los cielos del Líbano y Siria.

En pocas palabras: la libertad de acción aérea de la que gozaba "Israel" entre 2010 y 2012 en los cielos de la región, incluidos Irán y El Líbano, se ha visto muy reducida. Cualquier movimiento aéreo u ofensivo con misiles en los cielos de la región requiere hoy en día una gran inversión en sistemas electrónicos auxiliares y en diversos tipos de cibernética, para garantizar su eficacia. La información de inteligencia que tiene "Israel" hoy es mejor, pero la capacidad de destruir los objetivos cinéticamente y de forma que se impida su rehabilitación es ahora más difícil que en el pasado.

Según Ynet, de esto se puede concluir que la tarea que se asignará principalmente al ejército israelí en Irán requerirá un pensamiento creativo, otros métodos de ataque y medios modernos, al menos algunos de los cuales todavía están en el tablero de dibujo. Y quizás también de Yemen. También hay que prepararse defensiva y ofensivamente. Y eso requiere muchos recursos, sobre todo presupuestarios.  

El sector de la defensa estima que Estados Unidos e Irán acabarán acordando la vuelta al acuerdo nuclear original. Pero los conocimientos y la capacidad de producción adquiridos por la República Islámica no le serán arrebatados. Por lo tanto, incluso si el renovado acuerdo nuclear con las potencias se firma en agosto, Irán estará como mucho a cuatro o seis meses de distancia de una capacidad nuclear militar inicial durante los próximos tres o cuatro años. En estos años, se estima en "Israel" que es posible utilizar los preparativos rápidos y los preparativos en caso de que Irán decida "irrumpir" hacia la bomba.

Apunta Ynet que el ex primer ministro Ehud Olmert reveló hace unos años que Netanyahu, Barak y Lieberman gastaron 11 mil millones de NIS en los preparativos de un ataque a Irán entre 2010 y 2012. Hoy en día, la cantidad es mucho mayor porque los medios militares son más caros y porque los iraníes están más dispersos y fortificados bajo tierra y con un eficaz arsenal antiaéreo, como se ha mencionado anteriormente. La seguridad neta (excluyendo la ayuda de EE.UU.) pasa de 55 mil 300 millones de NIS en 2019 a 60 mil millones de NIS al año durante cada uno de los próximos cinco años.

Este presupuesto quinquenal permitirá al ejército israelí preparar un plan de ataque en Irán, y además el ejército recibirá los principales componentes necesarios para implementar el plan de trabajo plurianual "Tnufa", que el Jefe del Estado Mayor Kochavi ya está implementando.

Ganz tiene la intención de pedir menos de 60 mil millones de NIS al año en los próximos años debido al déficit acumulado por la economía durante el periodo de Corona, pero a medida que la economía se recupere de la epidemia  en los próximos años, la cantidad aumentará - y la adición global iraní al presupuesto de defensa será de 25 mil millones de NIS en los próximos cinco años.

Al mismo tiempo, se llevarán a cabo los proyectos individuales de algunos de los planes de ataque a las instalaciones nucleares de Irán, como ya anunció el Jefe de Estado Mayor Aviv Kochavi. Mil millones no serán suficientes para financiar lo que "Israel" tiene que afrontar.

En cualquier caso, la sensación de urgencia en el sistema de seguridad en el contexto iraní es grande y se refleja en las discusiones presupuestarias que tienen lugar a puerta cerrada. A diferencia de lo que ocurría en el pasado, éstas se llevan a cabo sin luchas de barro entre el ejército israelí y los funcionarios de finanzas.

Las justas acusaciones contra Netanyahu

Para Ynet, dado que es imposible sin política, vale la pena señalar que el primer ministro Bennett y el ministro de Defensa Ganz tienen toda la razón en sus afirmaciones sobre la conducta de Netanyahu en la cuestión iraní durante los últimos tres años en que fue primer ministro. 

En primer lugar, porque no aprovechó sus buenas relaciones con Estados Unidos durante el mandato de Trump para avanzar en las capacidades ofensivas de "Israel" con Irán. Netanyahu, que aconsejó a Trump que se retirara del acuerdo nuclear, estaba convencido de que las "mordaces" sanciones a las exportaciones de petróleo iraní harían el trabajo, por lo que abandonó. Como resultado, "Israel" está recibiendo actualmente la ayuda militar de Estados Unidos en virtud de un plan aprobado por el presidente Obama durante su mandato (38 mil millones de dólares en diez años), más 500 millones para financiar la Cúpula de Hierro y otros sistemas de defensa antimisiles. 

En la práctica, Netanyahu no pidió y Trump no dio a "Israel" ayuda militar. Incluso cuando Netanyahu aceptó suministrar F-35 a los Emiratos Árabes Unidos, no pidió lo que podría haber hecho: una compensación de Estados Unidos por erosionar nuestra ventaja tecnológica militar de calidad...

Otra cosa que no hizo Netanyahu fue exigir al presidente Biden que se asegurara de que "Israel" mantuviera su ventaja militar cuando la actual administración estadounidense abriera negociaciones con Irán sobre una vuelta al acuerdo nuclear original, porque afirmó que esa petición de ayuda daría legitimidad a la administración Biden para negociar con Irán una vuelta al acuerdo nuclear original, lo que "Israel" niega por completo. 

En cualquier caso, aunque Netanyahu perdió conscientemente la oportunidad de solicitar y recibir ayuda militar adicional de Estados Unidos para "Israel", es muy probable que el ministro de Defensa, Benny Gantz, presente pronto una solicitud formal de ayuda especial estadounidense. No es seguro que la administración Biden responda, pero al menos lo intentaremos, concluye Ynet.